Al prevenir la obesidad en su hijo, le está regalando siete años de vida

En las vacaciones que inician para muchos de los niños en el país uno de los problemas de salud más recurrentes es la obesidad, que básicamente es el exceso de peso por el aumento de la grasa corporal y es resultado de múltiples factores, entre ellos la poca actividad física y exceso en el consumo de alimentos (en especial aquellos ricos en grasas y azúcares), dos elementos comunes por esta época del año.

Ser obeso significa una disminución en la expectativa de vida de por lo menos 7 años, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esta realidad se presenta debido a que la acumulación de la grasa corporal favorece el desarrollo de enfermedades del corazón, hipertensión y otras alteraciones metabólicas como la diabetes,

Así las cosas, el área de Promoción y Prevención de NUEVA EPS, trae estos son algunos consejos para que los padres tengan en cuenta, pensando en prevenir la obesidad infantil en sus hijos:

  • Al hacer mercado, ten en cuenta que tú decides lo que se va a comer en casa. Incluye más fruta y verdura en la cesta de la compra, y menos grasas y productos azucarados. Acostumbra a los niños, desde pequeños, a tomar jugo de fruta o yogur de postre en vez de dulces.
  • No llenes la casa de pasteles, chocolate, galletas, caramelos, papas fritas refrescos y todo aquello que aporte pocos nutrientes y muchas calorías.
  • Es importante que el desayuno sea abundante y completo. Hay que distribuir las comidas a lo largo del día (cuatro o cinco al día).
  • Se debe limitar el consumo de refrescos azucarados, sobre todo durante las comidas, porque además de engordar, sacian al niño temporalmente y este deja de comer alimentos sanos.
  • Hay que procurar comer en familia siempre que sea posible para supervisar lo que come el niño.
  • No utilizar nunca los alimentos como recompensa o castigo.
  • Al comer fuera de casa, hay que elegir restaurantes donde se sirvan alimentos saludables y nutritivos, en vez de comida rápida.
  • Desde pequeño, acostúmbrale a jugar al aire libre y a permanecer activo, y reduce las horas de televisión, videojuegos, y otras actividades sedentarias.
  • Anímale para que se interese por la práctica de algún deporte, en grupo o individual. Seguro que hay alguno que le gusta y lo puede realizar como una actividad extraescolar, o los fines de semana

Recuerde que lo que no se consigue cambiar durante su infancia, será más difícil en las décadas posteriores. Facilitémosles la vida a nuestros hijos fomentándoles buenos hábitos desde sus primeros años.

También puede leer:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *