Alejandro Muñoz: PREMIO MOMENTOS AL MÉRITO EN FILANTROPÍA

Por Édgard Hozzman

Es el presidente de la Fundación para el Reencuentro. Lleva más de 25 años reuniendo familias. Está radicado en Estados Unidos, vinculado con el programa Testigo Oculto de Univisión.

En 25 años de búsqueda ha logrado más de 15 mil felices reencuentros. Adoptados que buscan a sus familiares biológicos y casi unos 5.000 casos resueltos de desaparecidos fallecidos, lo que ha traído paz y sanación a sus familiares.

Resultado de imagen para revista momentos
A partir de este año, cuando se celebra la VI Versión de este importante evento, cada uno de los galardonados recibirá una escultura creada especialmente para este Premio por el reconocido artista, Pintor y Escultor, Alfredo Araújo Santoyo, quien ha dedicado su vida y su obra a conocer y comprender al ser humano en su fragilidad, su intimidad y su esencia.

Por esta labor humanitaria, el próximo 14 de noviembre, en la biblioteca del Gimnasio Moderno en Bogotá, a las 7 de la noche, recibirá el PREMIO MOMENTOS AL MÉRITO EN FILANTROPÍA.

La Revista MOMENTOS, medio independiente con edición impresa y digital que circula bimestralmente desde el 2011, realiza cada año la entrega de los Premios al Mérito MOMENTOS para destacar a quienes sobresalen en cada una de las temáticas que cubre esta publicación. Personajes como Hilda Strauss, Hernán Peláez Restrepo, Julio Sánchez Vanegas, Jorge Barón, Alfonso Lizarazo, Alí Humar, Rebeca López, Carlos Muñoz, Amparo Grisales, Juan Diego Alvira, Felipe Arias, Juan Eduardo Jaramillo, Carlos Benjumea, Carolina Cruz y Linda Palma, entre otros, han recibido esta distinción.

UNA VIDA EN MEDIOS DE COMUNICACIÓN

A los seis meses de edad vivió el flagelo de la desaparición: una mujer intentó secuestrarlo, acto que fue frustrado por su padre.

Desde sus años de escolar dio muestras de su vocación histriónica, bailarín, cantante, payaso y actor que siempre estaba dispuesto a brindarle esparcimiento a sus compañeros y vecinos.

Estudió periodismo en la Universidad Jorge Tadeo Lozano donde tuvo la oportunidad conocer a su maestro el inolvidable Humberto Martínez Salcedo, quien le marcó el norte a su vocación de comunicador.

Su primer contrato como periodista fue en el extinto El Bogotano. Luego trabajó al lado de Jorge Enrique Pulido en Todelar.

Su condiscípulo Rodrigo Beltrán lo llevó a la Programadora de Jorge Barón TV. Escuela que benefició a Muñoz, quien se proyectó como periodista, humorista y actor.

Amparo Peláez no dudó en recomendarlo para que reforzara el equipo periodístico de Caracol Televisión. Su periplo por las programadoras lo llevaron a PUNCH donde realizó el programa TV. Notas, espacio en el que invitaba a la Crema y nata del Jet Set criollo, al que sorprendía con reencuentros con personas que habían marcado su existencia. Esta experiencia fue el punto de partida para su labor altruista el que tanta felicidad ha llevado a los hispanoamericanos y el nacimiento de la Fundación para el reencuentro, IV-29-1999.

“Llegué a los medios gracias al Dr. Humberto Salcedo Martínez, el inolvidable “Salustiano Tapias”, quien fue mi profesor en la Universidad Jorge Tadeo Lozano. Él me dio la primera oportunidad en “El Corcho” y más tarde en Sábados Felices, donde hice mis pinitos como humorista”, recuerda ahora.

La imagen puede contener: 4 personas, personas sonriendo, personas de pie y traje
Con don Francisco, Alejandro Muñoz ha desarrollado también su trabajo filantrópico. Foto Archivo personal. Facebook.

Su primer gran modelo como periodista fue el famoso “Condorito”. “Condorito” era un comunicador anónimo, empírico, analfabeta, un todo terreno, pintor de brocha gorda, mandadero y panadero. Era el primero en llegar al escenario de la noticia, chiviaba a todos los reporteros judiciales. Era el reportero estrella del amanecer en Radio Súper y más tarde de Radio Melodía. También admiro a Gonzalo Guillen, excelente investigador”, dice.

Laboró con don Julio Sánchez Vanegas. “Es un profesional, sencillo, sin ninguna pretensión de protagonismo, quien matiza su existencia con humor y optimismo. Nada lo derrumba, siempre me repetía tenga en cuenta: “No somos dueños de nada, todo es prestado mijo”

–¿Cómo fue a parar a la programadora de Jorge Barón?

–Me llevó Rodrigo Beltrán. La programadora necesitaba un periodista para el Magazín 20/20. Donde hice “La noticia en rima”, sección en la que resumía el acontecer nacional e internacional rimando los sucesos imitando las voces que dan identidad a las diferentes regiones de Colombia, paisas, pastusos, costeños etc.

A BUSCAR PERSONAS PERDIDAS

–¿Cómo nació su afán de encontrar personas perdidas?

–La obsesión de mi padre, que en paz descanse, por encontrar a su hermano, quien había desparecido en las selvas de la Amazonía a donde huyó con la herencia que debía repartir con sus hermanos. Para darle gusto a mi padre me dediqué a buscar a mi tío a quien encontré en la frontera con Perú. No pude reunirlos por la presión de Las Farc. Cuando pude sacarlo de la zona, mi padre había fallecido. Fueron 15 años tratando de reunir a mi tío con su hermano, lapso en el que me prometí ayudar a felices reencuentros.

–¿Las redes sociales son un buen medio para encontrar a personas desaparecidas?

–Las redes sociales es un nexo muy bueno para encontrar, amigos, excompañeros y trabajo. Para encontrar seres queridos el proceso nace en el corazón de quien busca a una madre, un padre, un hijo o un ser amado. Quien busca a un desparecido debe ser asistido por un profesional, que le enseñe a perdonar a dominar sus emociones.

En las redes, se encuentran, nombres, rostros, más no sensibilidad. He conocido personas que se han reencontrado con seres queridos en Facebook, mas no se han abrazado. El reencuentro es una actitud del corazón propiciada.

–¿Por qué se residenció en EE. UU.?

–Para dar más proyección a La Fundación Internacional para el Reencuentro, la que ya tiene licencia para funcionar en Los EE. UU., y el aval de La Haya para mediar en conflictos familiares. Desde la sede de la Fundación en La Florida, apoyamos y guiamos a hispanoamericanos que buscan a familiares desaparecidos, especialmente centroamericanos.

–¿Lo han amenazado por su labor altruista?

–Muchas veces, padres irresponsables, personas en las que el odio, el resentimiento alimentan su ser, militares, sacerdotes, abogados y comerciantes que buscan el anonimato y permanecer ocultos para sus familiares.

La amenaza que me preocupó me llegó en el 2007, de tres reinsertados de la guerrilla que me buscaron pistola en mano en la sede de la Fundación, afortunadamente no estaba, sin embargo, me continuaron amenazando vía telefónica. Ellos deseaban encontrar a varias personas, no sé con qué fin. Las autoridades me recomendaron abandonar el país, me exilé en México. Los autores de las amenazas murieron en un atentado en el barrio Teusaquillo.

–¿Cómo llegó a Don Francisco?

–En el 2005, Helena Friedman, quien había investigado mi labor me invitó a “Sábados Gigantes” para que hablara de la Fundación y sus logros, también fui invitado a “Don Francisco presenta” donde recibí el reconocimiento como, “Héroe Anónimo de América Latina”. En sábados Gigantes he sido invitado en cinco oportunidades, gracias a mi labor en Pro de la unificación familiar.

–¿Las angustias y tristezas fueron su razón de sus logros?

–Mis angustias y tristezas me han dado la razón para entender el dolor que viven quienes buscan a sus seres amados.

–¿Ha entendido y vivido lo que para muchos fue una locura, buscar perdidos?

–Cuando me comprometí con mi causa, La Fundación para encontrar desaparecidos, me fui quedando solo, fallecieron mis padres, me separé. Esta realidad me comprometió más con mi causa, para algunos una locura, para mí un compromiso con la vida.

–¿Es rentable su labor o es un afán humanitario?

–El servir a la humanidad no se tasa, mi gran satisfacción es una sonrisa una lagrima de alegría el abrazo de un reencuentro. Quien da recibe.

–¿Dónde buscar la paz de Colombia?

–La Paz está en el departamento de Bolívar. Allí la encontré, un pueblito, sin hospital, sin escuelas, sin servicios públicos, con calles polvorientas, flagelado por la insurgencia y desangrado por los gobernantes e ignorado por sus propios habitantes, esa es la paz que muchos deberían buscar.

–¿Un momento amargo de su existencia?

–La pérdida de mis padres, partieron con una diferencia de dos años el uno del otro. No me he repuesto de estas pérdidas, su legado el compromiso con quien me necesite.

La imagen puede contener: 2 personas, personas sentadas
Uno de tantos reencuentros. Foto Archivo personal. Facebook.

–¿Su mayor felicidad?

–Liria Aurora Benítez, mi esposa a quien amé en silencio desde que la conocí a los 14 años. Ella iluminó y dio calidez a mi existir.

–¿Ha hecho realidad sus fantasías?

–Con “Los Patuma”, “Los Isleños” y “El Trío Martino” con ellos canté mis mejores serenatas, han sido testigos de un 30% de los encuentros que he logrado.

–¿Dónde comienza una sonrisa?

–En el vientre de la madre. Ginecólogos amigos me han comentado que los hijos no deseados no sonríen.

–¿A quién escuchaba antes de llegar a los medios?

–A Don Américo Rivera en Radio Súper, recuerdo a Yamid Amat, en Radio Juventud y desde luego a, Efrén Yépez Lalinde en Radio Santafé.

–¿Qué extraña de la tierrita de su adolescencia?

Mi inolvidable adolescencia, lo demás se consigue acá en Miami o le llega a uno a través de un familiar o amigo.

–¿Cómo ve a Colombia a la distancia?

–No la veo, la siento cada día peor.

–¿A quién escucha?, ¿qué lee?, ¿cómo se informa?

–Escucho a mi esposa, leo muchas historias de personas que buscan a sus seres queridos, me informo a través de 500 amigos periodistas que viven en los cinco continentes y están en las redes.

TARDE O TEMPRANO SE CONOCERÁ LA HISTORIA DE LOS ESTUDIANTES DE MÉXICO

–¿Cómo llegó a Telemundo?

-Gracias a una entrevista que me hizo Rodrigo Morales, corresponsal de Telemundo en Colombia. La vicepresidente se interesó por mi obra, me invitó a Miami para discutir la oferta como director e investigador de reencuentros para ese canal, el que se lanzó en el programa, “Al Rojo vivo”

–¿Dónde se desaparece más gente, en qué país?

–En México, la violencia intrafamiliar es muy cruel.

–¿Cree en los extraterrestres, ellos secuestran humanos?

–Creer o no creer, la gran incógnita. Lo definitivo es la huella que han dejado en la historia de la humanidad, luego existen. Hay que capturarlos para que respondan por los delitos de que se les acusa.

–¿A qué medios recurre para encontrar desaparecidos?

–A los que son lícitos y cumplen con las leyes y reglamentos del país donde busco personas.

–¿Usted habría encontrado al hijo de Charles Lindbergh?

–No, mi fundación trabaja casos de desaparición voluntaria, por violencia intrafamiliar. A Lindbergh, le secuestraron a su hijo y posiblemente los plagiarios lo asesinaron, por la presión de los medios y el acoso de las autoridades.

La imagen puede contener: 1 persona, de pie
“Se necesitaría un canal de televisión para tratar el tema de los desaparecidos. Definitivamente si, la realidad es triste, hay canales de televisión para perros, para caballos, para cocinar, para edificar casas, pero no hay un canal dedicado a 100% a la familia”, dice Alejandro. foto Archivo personal. Facebook.

–¿En Colombia han creído en su labor? ¿Lo han apoyado?

–Un reencuentro genera desconfianza, temor y prevención. Ni los mismos interesados muchas veces creen en el proceso. Estoy preparado para continuar adelante y trabajar con los que llegan, quienes se han beneficiado, es muy poco lo que nos apoyan.

–¿Cómo funciona su fundación?

–Quienes llegan a la fundación en busca de un ser querido, aporta $ 10.000 pesos por cada año de su desaparición, es decir $ 27 pesos por cada día. La Fundación recibe ayuda de benefactores de un plan Padrino Internacional. La fundación, trabaja con 120 expertos en documentación, seguimiento, rastreo genético, quienes cortejan, fotografías y bancos de datos.

–¿Usted amplió su campo de acción ahora es a nivel iberoamericano?

–Mi gestión tuvo eco en los medios y las redes sociales, por lo que aumentó el número de solicitantes, especialmente en Centroamérica, hispanoamericanos radicados en Los EE. UU. y México, además de adoptados de origen iberoamericano que viven en Europa. La necesidad de quienes buscaban a seres queridos y nuestros logros nos proyectaron internacionalmente.

–¿Cuál es la diferencia en la solicitud de ayuda para encontrar un ser querido de un colombiano y un extranjero?

–El colombiano, cuando se le solicita el aporte económico, traslada la deuda al desparecido, argumentando que es el quien debe pagar.

El extranjero, siempre está dispuesto a colaborar, sin ninguna prevención, agradeciendo nuestra gestión la que apoya y difunde.

–¿Quién se pudo llevar a los estudiantes de México?

–Los estudiantes, llegaron al escenario y el momento equivocado, fueron testigos de algo que no deberían comentar, por lo que los criminales los desaparecieron. La verdad llegará, cuando menos lo pensamos.

–¿Cómo ve los trabajos que se hacen en Pro de los desaparecidos en la ruta de la migración que hacen los centroamericanos?

–A cuenta gotas, por personas que han sufrido el flagelo de la desaparición. Los estados no hacen eco a la gestión de este voluntariado, el que no tiene una representación seria.

–¿Ha viajado en el tren de las moscas en México?

–Una vez para realizar un documental, pero no pude concluir. Espero repetir esta experiencia.

–¿Hay que endurecer las leyes contra las personas que desaparecen a otras?

–La desaparición no la solucionan las leyes, la solución es AMOR Y AFECTO, a los seres amados.

–¿La globalización es causante de este problema?

–Los sofistas, culpan a la globalización y lo que les convenga, la realidad de la desaparición está en los hogares donde no hay amor, si das amor, la respuesta es amor, si das apoyo, te lo agraden.

La imagen puede contener: 2 personas, personas sentadas e interior
“De cada cien padres que ubico, uno desea abrazar a su hijo, de cien madres, desaparecidas que encontramos cuarenta desean el reencontró y de cada cien hijos, que encontramos, treinta quieren conocer a sus padres”, dice Alejandro. Foto Archivo particular.

–¿Debería de existir un canal de televisión solamente para tratar este tema?

–Definitivamente si, la realidad es triste, hay canales de televisión para perros, para caballos, para cocinar, para edificar casas, pero no hay un canal dedicado a 100% a la familia.

–¿De cuántos sicólogos se apoya para llevar la misión?

–He sido testigo de rescatados que rechazan los consejos de sicólogos y reaccionaban favorablemente a las palabras de un cocinero, conductor o de un neófito.

Por lo anterior buscamos que los rescatados, sean guiados por sicólogos, para que reflexionen y se reencuentren consigo mismos.

–¿Las policías latinas están preparadas para este fenómeno?

–La Policía se prepara para contener la violencia, y esta los contagia. El reencuentro requiere de recuperación, afectiva e integración a través del amor y el perdón, lenguaje que muchos policías del mundo no asimilan, con excepción de la Policía Suiza, que ha creado una guardia civil, que trabaja juntamente con profesionales para contener la violencia intrafamiliar y evitar así las desapariciones.

–¿Qué hace falta, leyes o educación en valores humanos?

–Seres humanos con una información genética noble pretorita en amor, con sentido de pertenecía por el planeta, con ideas altruistas y filantrópicas.

–¿Dónde comienza el fenómeno de los desaparecidos?

–En el hogar, en Colombia hay siete millones de padres que no reconocen a sus hijos. Los que se ven obligados a aceptarlos, los tratan, con deprecio y violencia. Estos “padres” están en todos los estratos sociales. Hay cuatro millones de madres a las que les han robado a sus hijos con violencia, tres millones de hermanos se buscan entre sí, otros tres millones de hijos buscan a sus padres, esta es la realidad de nuestro país.

–¿Por qué se le pierde miedo a la vida y a desaparecer a otras personas?

–Hace 2000 años un hombre flagelado y crucificado lo identificó con el INRI, de la violencia, el ser humano ama la violencia y en ella muere. A un alto porcentaje de colombianos los “culturiza” la televisión violenta, los resultados son lamentables.

–¿Qué es lo primero que debe hacer un familiar con una persona que desaparece?

–Desde el mismo instante en que se nota su ausencia, comenzar a ubicarlo, la búsqueda debe ser inmediata. Jamás tener en cuenta la recomendación de la policía, que hay que esperar 24 o 72 horas, cada minuto perdido puede significar la desaparición definitiva.

–¿En las cédulas o en qué documento debería ir el código de ADN?

–En Suiza y Francia para el 2020, las tarjetas de identidad de cada ciudadano tendrán el código genético. En Colombia para esa fecha no habrá voto electrónico.

–¿Cuántos desaparecidos hay en el mundo y en América Latina?

–Si lográramos reunirlos a todos ellos no cabrían en América. Al final de cada reencuentro, siempre quedamos en deuda, nos piden que ahora busquemos a una madre, un hermano, una hija, entre muchos más seres queridos.

–¿Hacen algo los estados por combatir este fenómeno?

–Absolutamente nada en Hispanoamérica, ni en otras latitudes. La excepción es Suiza, donde la policía tiene el récord de eficiencia, en la búsqueda de menores. En Colombia la policía no sabe por dónde comenzar.

–¿Qué es lo difícil de hacer estos reencuentros?

–De cada cien padres que ubico, uno desea abrazar a su hijo, de cien madres, desaparecidas que encontramos cuarenta desean el reencontró y de cada cien hijos, que encontramos, treinta quieren conocer a sus padres. En mis veinte años de labor he notado que cada día es mayor el desafecto, al ser humano le falta amor, este es el gran mal de la humanidad.


Lea también: http://www.pantallazosnoticias.com.co/news/por-su-responsabilidad-social-directv-recibira-el-premio-al-merito-momentos/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Mostrar Botones
Ocultar Botones