Durante los últimos días se ha visto cómo paulatinamente los sectores de la economía han ido reactivando. Para el caso del turismo, desde hace unos días se inició la venta de tiquetes nacionales e internacionales con fecha de uso a partir del 1 de septiembre.

Una noticia, que si bien satisface a los empresarios de la industria no excluye su preocupación por el estado actual en el que se encuentran las Agencias de Viaje y la falta de una fecha precisa para la apertura de la conectividad aérea y terrestre en el país. 
ANATO, desde el principio ha mostrado su vocería al remitir al Gobierno aquellos alivios de gran necesidad para los empresarios del sector. Algunos han sido otorgados, pero en la actualidad y con una crisis que ha tomado más tiempo del pronosticado, se convierten en insuficientes. 
Para Paula Cortés Calle, presidente ejecutiva de ANATO, son tres aquellos aspectos en los que se está buscando insistir. El primero de ellos se relaciona con un alivio en los empleos, donde se establezca una regla aprobada por el Gobierno sobre la suspensión o terminación de contratos mientras las Agencias de Viaje puedan abrir su operación.
El segundo, tiene que ver con la exoneración, al menos por este año, en los temas tributarios, esto debido a que las empresas no están en capacidad de pagar ninguna obligación. 
Y el tercer punto hace referencia con la solicitud de créditos de largo plazo y periodos de gracia superiores a los planteados, pues algunos de esos tiempos ya se cumplieron y aún no se cuenta con una completa reactivación del turismo. 

“No bajaremos los brazos. Seguiremos velando por los intereses de nuestras empresas. Esta situación no ha sido fácil para ningún sector, pero sin duda el nuestro ha sido el más golpeado y requiere de más ayuda. Los días pasan y sin una operación normalizada, las medidas obtenidas se vuelven escasas”, concluyó la dirigente gremial. (GRS).

También puede leer: