ANÍMESE A COMER CABEZA DE GATO

Por Guillermo Romero Salamanca

Dicen que el plato típico nacional es el sancocho. En cada región lo hacen de una manera diferente, pero siempre con plátanos, yuca y papa, como ingredientes principales y luego lo acompañan con carne, pollo, gallina o pescado.

La otra gacha famosa es la bandeja paisa que reúne ensalada, fríjoles, chicharrón, chorizo, carne molida y plátano.

En Bogotá predominan también el ajiaco y una gran variedad de sopas.

La cabeza de gato nuevo plato típico nacional que reúne más seguidores en la actualidad nació en el Caribe y en la costa atlántica.

Con la llegada de un millón de costeños a Bogotá, este plato comienza a tener más adeptos a la hora del desayuno. Ya lo habían hecho con las arepas de huevo, que llegaron tímidamente a la capital y que ahora se rellenan con carne, pollo o en forma mixta.

Los costeños han llegado con sus productos como el queso costeño –generalmente de Valledupar—y el suero costeño, de las sabanas del caribe.

La cabeza de gato se consume en la región de Córdoba, Sucre y Bolívar y Atlántico principalmente.

Resultado de imagen para cabeza de gato plato
Machacando el plátano para hacer puré. Foto YouTube.

La receta es sencilla. Se pone agua en una olla con sal y cuando esté hirviendo se meten los guineos o los plátanos verdes. Se cocinan y después se machacan. Se le añade mantequilla, sal, ajos y pimienta al gusto. Después de esta mezcla se deja reposar unos segundos y se sirve con queso rallado, carne frita o huevos revueltos.

En Córdoba se hacen unas bolas y quedan con algunos turupes, que por la forma y el tamaño parecieran unas cabezas felinas.

En Cuba lo llaman como fufú –pero es hecho con ñame –, en Ecuador le dicen bolón, en Perú tacaho, en Puerto Rico es el mofongo y en República Dominicana mangú.

Todas las versiones tienen un solo origen: África. Cuenta el historiador Fernando Ortiz que los ingleses llegaron a Cuba con los esclavos negros y que la comida que generalmente se les daba, por lo económica, era el plátano hervido y machacado. Lo habían visto preparar en regiones de Ghana y Sierra Leona.

Cuando les avisaban la hora de comer les gritaban en inglés: “Food, food!” y luego quedó simplemente como fufú.

El plátano fue una de las primeras plantas domesticadas. Se cultiva desde el Neolítico, hace unos 10.000 años. Los hombres prehistóricos lo plantaban a partir de los retoños del rizoma. Hubo variaciones locales y hoy existen más de 500 variedades de plátanos.

La especie llegó a Canarias en el siglo XV y desde allí se llevó a América en el año 1516.

El plátano macho y el bananito son propios del Sudoeste Asiático. Por su facilidad de siembra, los conquistadores lo llevaron al África y luego, con la llegada de la esclavitud se extendió por Centro América y Sudamérica.

Cuando lo inviten a comer cabeza de gato no piense en denunciar a nadie en la Asociación Defensora de Animales, simplemente, deguste una nueva forma de consumir plátano y degustar el paladar.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Mostrar Botones
Ocultar Botones