Anirban Acharya: el indio que viaja en bicicleta para hablar de cáncer

Por Martha Díaz

Anirban Acharya, dejo su familia, su trabajo y cumplió su sueño de realizar un largo viaje alrededor del mundo en bicicleta. Quería disfrutar de su libertad, ver lugares deslumbrantes, conocer culturas diversas y gente distinta. Pero siempre con un objetivo claro durante su travesía: concientizar al mundo sobre la prevención del cáncer.

Hace 32 años nació en Kolkata, una ciudad en el Estado de West Bengal en la India y es que desde que cumplió 6 años, aprendió que su bicicleta era su mejor compañía, que siempre estaría a su lado, ahora mucho más, compartiendo una causa noble con ella.

El Embajador de la India en Colombia Sanjiv Ranjan y el Agregado Cultural Señor Vishnu Kumar, recibieron al visitante en bicicleta Anirban Acharya.

Para él viajar es aprender siempre cosas nuevas, pero al mismo tiempo transmitir sus conocimientos sobre el cáncer, una enfermedad que cada año mata a 8,2 millones de personas en el mundo.

Y es que en la India fue difícil para él como voluntario de varias organizaciones de salud, ver que sus amigos y muchísimos niños que se estaban muriendo de cáncer oral o muchas mujeres combatiendo el cáncer seno.

En su país visitó varios colegios y centros de salud, siempre pensando en la prevención de la enfermedad. Y fueron cientos de jóvenes los que en la India escucharon sus mensajes, para que no se iniciaran en el hábito del cigarrillo.

Sus viajes comenzaron en el 2007, cuando hizo una gira en bicicleta por todo el estado de Bengala Occidental, hasta el Himalaya. En el 2012 viajó desde Kolkata (capital de Bengala Occidental) a Srinagar (capital de Jammu y Cachemira), recorriendo en total 2500 kilómetros, siempre concientizando sobre el cáncer.

Del 2014 al 2015, recorrió la India en bicicleta, cubriendo 25 estados y 4 territorios y en el año 2017 emprendió la gira por el sudeste asiático, cubriendo Bangladesh, Myanmar, Tailandia, Laos, Camboya y Vietnam.

Su segunda travesía larga comenzó en agosto del 2019 en la ciudad de San Francisco, siguió a New York, California, Texas, Nuevo México, Kansas, Oklahoma, Missouri, Illinois, Washington D.C. y hace una semana, llegó a Bogotá.

Y nos cuenta que en cada lugar siempre hay una embajada o un consulado de la India, que le tiende una mano. Pero también amigos de varios clubes de bicicletas, que le ayudan en su travesía y le dan el apoyo económico que necesita.

Y precisamente ya se prepara para llegar en bicicleta al Putumayo y para seguir su viaje hacia el Perú, Bolivia, Brasil y Argentina. Son varios meses los que gastará, pero no tiene afán, porque sabe que sus mensajes quedarán en el corazón de muchísimas comunidades, porque la cruda realidad es que el cáncer es una enfermedad global que requiere mayor prevención.

Su ligero equipaje incluye algo de ropa sport, elementos de aseo y un sleepping por si tiene que descansar en la selva. Su preparación incluye yoga y artes marciales, para mantenerse en forma.

Es un modo de vida diferente que escogió porque le permite aprender muchas cosas y conocer gente linda de todos los países.

Está consciente de que se ha embarcado en una aventura peligrosa, pero su mayor satisfacción es saber que gracias a sus mensajes, ha salvado muchísimas vidas que han valorado sus conocimientos sobre esta terrible enfermedad.

Y es que su mensaje también incluye promover el ejercicio y mejorar la calidad de vida de la población al aire libre, aprovechando además las frutas y alimentos naturales.

Así que su plan ya es una realidad y lo ha cumplido a cabalidad. Y después de terminar esta travesía por suramérica, su sueño es llegar a Äfrica, en donde está convencido que la población también necesita de sus mensajes.

Buen viento y Buena mar.

También puede leer:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *