Aprende cómo extender la fecha de vencimiento de los alimentos

Nadie quiere tirar alimentos que aún se pueden usar; nadie quiere comer alimentos que ya se echaron a perder. Se trata de encontrar un equilibrio, y la mayoría de nosotros cometemos errores en cuanto al desperdicio. El hogar estadounidense promedio tira casi un tercio de la comida que compra, según las últimas estimaciones de investigadores de la Universidad Estatal de Pennsylvania.

“Todos lo hemos hecho alguna vez: las bayas o moras en el supermercado se ven tan tentadoras o tu marca favorita de pasta está en oferta y compras demasiado”, dice Amy Keating, RD, nutricionista de Consumer Reports. “O crees que prepararás la cena todas las noches durante la semana, pero luego surgen cosas y la comida caduca antes de que puedas usarla “.

Afortunadamente, son varias las cosas que puedes hacer para asegurarte de que la comida permanezca en buen estado, e incluso fresca, por más tiempo.

Directrices básicas

La primera regla para mantener los alimentos frescos es comprobar la temperatura en los lugares donde los almacenas. Los gabinetes de cocina deben estar entre 50 °F y 70 °F, dice Jackie E. Ogden, agente de ciencias de la familia y del consumidor en la Extensión de la Universidad de Georgia y presidente de la Asociación Americana de Ciencias de la Familia y del Consumidor (AAFCS). Ajusta el refrigerador a 37 °F y el congelador a 0 °F o menos.

Luego, no tomes esas fechas de “preferiblemente usar antes de” en los paquetes como una ley, incluso para alimentos frescos como el yogurt, la leche o los huevos. “Es fácil interpretarlos como “tíralos en esta fecha” cuando realmente podría significar algo como “esta comida probablemente tenga mejor sabor antes de esta fecha”, dice Keating. “Sin embargo, los consumidores deberían examinar sus alimentos después de esas fechas de ‘preferiblemente usar antes de’ para detectar signos de deterioro y, en caso de duda, sí hay que tirarlos “.

Y cuando almacenas productos secos, la palabra clave que debes recordar es “hermético”, dice Nancy Bock, directora sénior de comunicaciones y mercadeo de AAFCS. Eso ayuda a evitar que se contaminen con bacterias y por la humedad.

Finalmente, asegúrate de etiquetar los envases y bolsas con la fecha en que los alimentos fueron envueltos, refrigerados o congelados.

Consejos para que 15 alimentos se mantengan frescos

Bananas
Una vez que las frutas lleguen a estar tan maduras como tú las quieras, ponlas en el refrigerador. Seguirán madurando, pero a un ritmo mucho más lento. Recuerda que las cáscaras se oscurecerán, pero eso no afecta la fruta en el interior. Si al final, las bananas terminan madurando demasiado, pélalas, envuélvelas bien y guárdalas en el congelador. Puedes usarlas para hornear o en batidos.

Pan
Nunca se debe refrigerar el pan o cualquier producto horneado como los bagels, de acuerdo con la National Wheat Foundation. Estos productos pueden arruinarse hasta 6 veces más rápido que si los almacenas en una caja de pan, un gabinete de cocina o en otro lugar oscuro y fresco.

Pero Ogden señala que, especialmente en climas cálidos y húmedos, la elección básicamente tendría que ser entre rancio o mohoso. Para almacenar el pan durante más tiempo, puedes congelarlo entero o en rodajas, dependiendo de si los vas a descongelar por rebanada o entero. Envuélvelo bien en papel aluminio o plástico y ponlo en un recipiente sellado (como una bolsa de plástico con cierre) y se mantendrá bien durante 3 meses. Puedes sacar lo que necesites y dejarlo reposar para que alcance la temperatura ambiente y usarlo, o del refrigerador ponerlo directamente en la tostadora.

Caldo, sopa sin crema o salsa para pasta
Si solo has usado la mitad de la caja, el frasco o la lata, el resto no tiene que quedar en tu refrigerador hasta que se dañe. Pasa el resto a un recipiente hermético para congelar, dejando espacio adicional en la parte superior ya que el líquido se expandirá y hará que se pegue en el congelador.

Mantequilla
Para ser un producto lácteo, la mantequilla es sorprendentemente resistente. En el refrigerador, dura 1 o 2 meses. Pero también puedes almacenarla en un recipiente hermético en el congelador, allí te durará de 6 a 9 meses.

Queso
Ya sean duros (cheddar, suizo) o blandos (brie, Bel Paese), los quesos se pueden congelar hasta por 6 meses. Pero, toma esto en cuenta, la textura se va a deshacer con más facilidad, por lo que es mejor planear usarlo para cocinar, no para picar. Es probable que los quesos duros se conserven mejor, pero de todos modos también duran hasta 6 meses en el refrigerador. (Los quesos blandos se deben comer en 1 o 2 semanas). El queso rallado dura un mes si lo refrigeras, pero puede durar entre 3 a 4 meses si lo congelas.

Granos de café
¡No los refrigeres! Los granos absorben fácilmente la humedad, los olores y los sabores del refrigerador. Puedes mantener el suministro de la semana en un recipiente opaco y hermético en algún lugar fresco y oscuro para que conserve su mejor sabor. Pero, puedes almacenar los granos en paquetes pequeños a prueba de congelación hasta por un mes si compras a granel.

Huevos
Si planeas comerlos o cocinar con ellos dentro de 3 a 5 semanas después de comprarlos, ponerlos en el refrigerador generalmente está bien (aunque recuerda que cuanto más frescos estén cuando los comas, mejor sabrán). Pero si no vas a terminar la caja a tiempo, los huevos se pueden congelar para usarlos después en la cocina y se mantendrán bien en el congelador durante aproximadamente un año.

Rompe y bate ligeramente los huevos enteros antes de congelarlos en recipientes herméticamente cerrados. (Al descongelarlos, las yemas pueden endurecerse y no mezclarse bien, de acuerdo con el USDA, de ahí la necesidad de batir el huevo antes de congelarlo). Las claras de huevo se pueden congelar sin batir.

Las yemas de huevo solo necesitan un tratamiento especial antes de congelarse para que puedas usarlos al descongelarlos. Si planeas usarlos en algo dulce, bátelas con 1½ cucharadita de azúcar por cada 4 yemas; si vas a preparar algo salado, agrega una cucharadita de sal por cada 4 yemas. Luego congela en un recipiente adecuado.

Harina

“Los consumidores piensan que la harina nunca se descompone”, dice Bock. “Usan una libra y media en Navidad, doblan la bolsa y la dejan en la alacena hasta la próxima Navidad, y luego se preguntan por qué no funciona tan bien o por qué tiene insectos”. Refrigerar o envolver la harina (harina panificable o para todo uso) herméticamente no solo la mantiene libre de insectos, sino que puede extender su vida útil a 2 años. Si eres de los que no usan harina con frecuencia, puede ser más práctico que la almacenes en el congelador, donde se mantendrá indefinidamente.

Pero, ten en cuenta que la harina integral se degrada más rápidamente debido a los aceites en el germen del grano. Puede durar de 1 a 3 meses (Ogden aconseja solo un mes) en un lugar fresco y seco; si la congelas puedes duplicar ese tiempo.

Uvas
Incluso en el refrigerador, estas frutas pueden arruinarse en menos de una semana. Pero las puedes conservar durante meses congelándolas. Simplemente lávalas y sácalas (quítales los tallos). Luego, ponlas en una bandeja para hornear cubierta con papel encerado y congélelas. Una vez congeladas, puedes ponerlas en un recipiente hermético en el congelador.

Verduras
No hay mucho que se pueda hacer para extender la vida en el refrigerador de, por ejemplo, la lechuga, más allá de mantenerla envuelta en el cajón de verduras, donde puede durar hasta por una semana, dice Ogden. Sin embargo, las espinacas pueden durar 10 meses si se congelan. “Primero, blanquéalas (sumérgelas en agua hirviendo) para eliminar las enzimas que las descomponen, luego enfríalas rápidamente para detener el proceso de cocción, sécalas completamente y por último congelarlas en un recipiente hermético”, dice ella. Este proceso de blanquear y congelar funcionará para el brócoli, la coliflor, los granos de maíz o la okra.

Hierbas
El perejil, la salvia, el romero, el tomillo, la albahaca y otras hierbas frescas tienen una duración muy limitada. Puedes hacer puré de albahaca fresca, cilantro, perejil u orégano con un poco de aceite de oliva y luego congelar el puré en una bandeja para cubitos de hielo. Coloca los cubos en una bolsa de plástico para congelar y úsalos para sazonar pasta o sopa, o para hacer un aderezo para pollo o pescado.

Si las cultivas, puedes conservarlas si las enjuagas y secas, y las dejas en un lugar bien ventilado fuera del sol (la luz del sol puede reducir el sabor) y luego las almacenas (desmenuzadas o enteras) en un recipiente hermético.

Leche
Dependiendo de cómo se haya transportado y almacenado, un cartón de leche pasteurizada podría o no estar bien unos días después de la fecha de vencimiento, con tan solo olerla puedes saberlo. Pero, según Ogden, si congelas la leche, se podrá usar hasta por tres meses. “Puedes mezclarla, pero es posible que no tenga la misma textura”, dice ella, “por lo que puedes usarla para cocinar en lugar de beber. Y asegúrate de dejar “espacio libre” en el contenedor si la vas a congelar, porque se expandirá”.

Pasta
La pasta seca en un paquete sin abrir se puede almacenar y usar hasta por dos años, incluso después de su fecha de “preferiblemente usar antes de”, pero refrigerarla no extenderá su vida útil. Si ya has abierto el paquete, puede durar hasta por un año. (Solo de 1 a 3 meses para fideos de huevo). Meredith Carothers, MPH, especialista en información técnica de la Oficina de Asuntos Públicos y Educación del Consumidor, Servicio de Inspección y Seguridad Alimentaria, USDA, recomienda almacenarla en recipientes herméticos para ayudar a evitar que se deteriore. Sin embargo, la pasta fresca dura solo de 4 a 5 días en el refrigerador, pero hasta 6 a 8 meses en el congelador.

Fresas
Para que las bayas o moras no se enmohezcan rápidamente quítales los tallos y colócalas en un recipiente forrado con toallas de papel. Refrigera y no las laves hasta que las vayas a usar.

Granos enteros
Estos granos saludables, como los granos de trigo, no se conservan tan bien como los granos refinados menos saludables, en gran parte debido a los aceites en el germen del grano (parte del grano). Si almacenas los granos enteros en un recipiente hermético en un lugar fresco y seco, como tu alacena, se conservarán durante unos 6 meses. Mantenerlos en el congelador puede duplicar ese tiempo. También puedes congelar granos ya cocinados.

Para obtener mayor información sobre cómo manejar y almacenar alimentos de manera segura, puedes usar la aplicación gratuita FoodKeeper  del USDA, dice Carothers. “La aplicación ofrece tiempos de almacenamiento específicos para el refrigerador, el congelador y la despensa para una diversidad de productos, incluidos carne, pollo, productos agrícolas, mariscos, lácteos y huevos, y más”, dice, y agrega que los tiempos de almacenamiento enumerados son como una guía, pero no son reglas precisas.

Textos y fotos elmundo al insante.com

También puede leer:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *