AVISPAS: UN NUEVO ENEMIGO DE LA UVA DEL VALLE

Agencia UN.

El estudiante Eryiden Castro Salazar, de Ingeniería Agronómica de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Palmira, explica que “mientras una baya sana pesa en alrededor de 4 g, una afectada pesa unos 3 g”.

Según dice, estos organismos provocan que las uvas pasen de tener 15,6 grados brix –unidad con la que se mide la concentración de sólidos solubles totales, constituidos en su mayoría por azúcares– a tener 15,3, lo cual afecta la calidad del fruto. Además de las avispas, identificó otras 17 especies de artrópodos asociados con el cultivo.

Así mismo, en su investigación fueron hallados los géneros de nematodos fitoparásitos Meloidogyne, Pratylenchus y Criconemoides. Se trata de microorganismos de forma similar a la de los gusanos, que perforan las raíces y algunos las deforman interfiriendo con el transporte de nutrientes y, en muchos casos, llevando la planta a la muerte. Otras afectaciones se evidencian en las heridas que abren en las raíces, al favorecer la entrada de hongos y bacterias.

¿QUÉ AFECTA MI CULTIVO? 

La avispa Prodecatoma spermophaga abre las bayas para alimentarse de ellas, reduciendo el peso de estas en un 25 %. Foto Eryiden Castro Salazar.

La investigación se desarrolló en el municipio de Ginebra (Valle del Cauca) durante la poda y la cosecha, periodo que dura alrededor de cuatro meses. Se tuvieron en cuenta cuatro etapas de formación del fruto: floración (33 días después de la poda), cuajamiento del racimo (40 días después de la poda), envero (102 días después de la poda, cuando ya empieza a madurar el fruto), y cosecha.

Con el fin de conocer el insecto y determinar el periodo en el que prefiere colocar sus huevos sobre las bayas, se usaron bolsas de tul que cubrieron los racimos florales, los frutos de tamaño arveja y los frutos cuando inician su periodo de maduración. Las bolsas se mantuvieron hasta la cosecha.

Se encontró que las avispas de la familia Eurytomidae y de la especie Prodecatoma spermophaga colocan los huevos sobre las bayas de la uva cuando están en etapa de cuajamiento del racimo.

Después los insectos se desarrollan dentro de la semilla y salen como adultos cuando las bayas estan en estado envero. Los ejemplares de estos artrópodos fueron enviados para su identificación al Museo Nacional de Historia Natural de los Estados Unidos (administrado por la Institución Smithsoniana).

“Los resultados sirven como insumo para diseñar un plan de manejo integrado de plagas. Ahora sabemos de algunos organismos que afectan al cultivo y en qué etapa de desarrollo de la planta empiezan a hacerlo”, sostiene el estudiante.

La uva Isabella se cultiva desde hace más de 30 años en el municipio de Ginebra. Dentro de sus posibles usos se encuentra la elaboración de vinos, mermeladas y jugos con un alto contenido de compuestos fenólicos y antioxidantes importantes en la prevención de enfermedades.

Las condiciones climáticas de Colombia permiten que cada año se obtengan dos cosechas de uva Isabella, lo que resulta favorable frente a otros países de clima templado, en donde solo se produce una.

Plantas acompañantes 

El investigador Eryiden Castro Salazar. Foto UN.

Otro resultado de la investigación es el hallazgo de 34 especies de plantas acompañantes, pertenecientes a familias como gramíneas, euforbiáceas, ciperáceas y asteráceas.

La importancia de identificarlas reside en incentivar el estudio de su bioecología y conocer los servicios ecosistémicos que presta cada una, en un contexto en el que muchos agricultores las descartan porque las ven solo como maleza.

“Algunas de estas plantas ayudan a la conservación de la humedad en el suelo, la incorporación de nitrógeno y la oferta de néctar para polinizadores. Además, pueden ser utilizadas como plantas aromáticas o coberturas vivas en el cultivo, entre sus múltiples bondades”, concluye el investigador.

 



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Mostrar Botones
Ocultar Botones