Cáncer de colon: La importancia de la prevención

El cáncer de colon es el tercer tipo de cáncer más común en todo el mundo y la segunda causa principal de muertes relacionadas con cáncer entre hombres y mujeres. Es importante conocer sobre la patología de cáncer de colon en Colombia para educar sobre factores de riesgo, signos de alarma y detección temprana. Durante estos días de aislamiento social es necesario insistir que una alimentación saludable le puede ayudar a disminuir el riesgo de cáncer de colon. Una dieta basada en plantas con una variedad de frutas, verduras, legumbres y granos enteros puede reducir el riesgo.

Por Redacción Enfoque

De acuerdo con el Observatorio Global del Cáncer, el cáncer de colon cobró la vida, en 2018, de 4.405 personas y representó alrededor de 9.000 nuevos casos en el país; convirtiéndose en una patología que surge de una combinación de factores de riesgo genéticos y medio ambientales.

Este es el tercer tipo de cáncer más común en el mundo, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud la cual concluye que, en las Región de las Américas, cada año se producen alrededor de 240.000 nuevos casos y aproximadamente 112.000 muertes.

En Colombia, este tipo de cáncer causó 9.140 casos nuevos y 4.405 muertes en 2018. Según el Registro de Cáncer de Cali, el riesgo de este cáncer se había duplicado en los últimos cincuenta años tanto en hombres como en mujeres. El riesgo acumulado (0-84) en Colombia es del 3,6%; significa que una de cada 27 personas podría desarrollar este tipo de tumor.

Es importante resaltar que el cáncer de colon se puede detectar en etapas tempranas a través de exámenes de tamizaje que están establecidos según los países y que varían de acuerdo con la edad, presencia de factores de riesgo y hábitos de vida de cada persona.

De acuerdo con el Dr. Héctor Posso, Director Médico de Oncología de Bayer, en algunas personas existe un riesgo aumentado de desarrollar la enfermedad, por esta razón, es importante conocer la historia médica familiar para informarse sobre los factores de riesgo genéticos y así contrastarlo con estilos de vida e iniciar un esquema de prevención de la mano del especialista. Para las personas que no presentan antecedentes, siempre es recomendable hacerse los chequeos médicos establecidos y cuidar los hábitos de vida saludables.

Signos de alarma del cáncer de colon

El cáncer de colon se desarrolla lentamente y tarda mucho tiempo antes de extenderse lo suficiente como para iniciar los síntomas. Cambio en los hábitos de defecación (diarrea o estreñimiento).

  • Sensación de que el intestino no se vacía por completo.
  • Presencia de sangre en la materia fecal (de color rojo brillante o muy oscuro).
  • Heces más delgadas que de costumbre.
  • Dolores abdominales frecuentes por gas o cólicos.
  • Tener la sensación de estar lleno constantemente o hinchazón del vientre.
  • Masa en el abdomen que se puede tocar.
  • Pérdida de peso sin razón conocida.
  • Cansancio constante.
  • Náuseas y vómitos.
  • Anemia inexplicable.

El Dr. Posso agrega que, aunque este tipo de cáncer se diagnostica, analiza e inicia un esquema de tratamiento, algunos casos requieren cirugía, un procedimiento clave cuando se realiza de manera oportuna pues significa entre un 70% y 90% de posibilidades de cura para la patología. Estas posibilidades disminuyen si el cáncer se diagnóstica en etapas avanzadas. Por esta razón el diagnóstico temprano y el conocimiento de los factores de riesgo se convierten en parte fundamental del proceso.

Conozca los factores de riesgo:

Dentro de los factores de riesgo se encuentran los no modificables, que se atribuyen al origen familiar o genético. Dentro de estos se encuentran:

  • Enfermedad inflamatoria intestinal, como la enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa.
  • Antecedentes personales o familiares de cáncer colorrectal o de pólipos colorrectales.
  • Síndromes de origen genético como poliposis adenomatosa familiar (FAP) o cáncer colorrectal hereditario no poliposo (síndrome de Lynch).

Asimismo, los factores de riesgo modificables involucran el estilo de vida que cada persona adopta y pueden contribuir a que aumente y/o disminuya el riesgo de contraer cáncer colorrectal; estos pueden ser:

  • Falta de actividad física habitual.
  • Alimentación pobre en frutas y verduras.
  • Alimentación pobre en fibra y rica en grasas, o rica en carnes procesadas.
  • Sobrepeso y obesidad.
  • Consumo de alcohol.
  • Tabaquismo.

Es importante que las personas se informen sobre esta enfermedad y conozcan también los síntomas que se ven reflejados como problemas o cambios en los hábitos intestinales (frecuencia y consistencia de las evacuaciones), fatiga, anemia y fuertes dolores abdominales.  “Para determinar este cáncer es recomendable seguir el esquema de tamizaje, y pruebas como una colonoscopia y de química fecal, entre otros”, precisó el Dr. Posso.

La clave está en la prevención: coma sanamente, haga ejercicio regular y reduzca su consumo de alcohol.

Durante estos días de aislamiento social es necesario insistir que una alimentación saludable le puede ayudar a disminuir su riesgo de cáncer colorrectal. Una dieta basada en plantas con una variedad de frutas, verduras, legumbres y granos enteros puede reducir el riesgo. Recuerde que los alimentos que contienen fibra reducen el riesgo de cáncer colorrectal; también los vegetales contienen una amplia variedad de sustancias: tales como carotenoides, selenio, licopeno, que Pueden proteger contra el cáncer de muchas maneras. Asimismo, la avena, el arroz y otros cereales integrales reducen el riesgo de cáncer colorrectal.

El cáncer de colon es una patología compleja que se puede presentar en hombres y mujeres, significando una alerta. Sin embargo, la prevención es la clave y la invitación en este mes es hablar sobre el tema, conocer los factores de riesgo y tener acciones de autocuidado que permitan tener un estilo de vida más saludable.

Igualmente, hay que recordar que el diagnóstico temprano permite una detección oportunidad para así empezar un tratamiento preciso, de acuerdo con la necesidad del paciente, con resultados efectivos. “Es el momento de hacer un llamado a la comunidad para conocer la importancia de la prevención y que existen distintos tratamientos que permiten que las personas diagnosticadas tengan un mejor panorama con respecto a su cura” concluye el Dr. Posso.

También puede leer:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *