Conozca diez iglesias brasileñas que son patrimonio arquitectónico

Cerca de 60% de los brasileños se declaran católicos, y la historia de esa religión en el país vive en sus iglesias, donde se celebra la Pascua bajo el signo de la esperanza y la fe.  Un ranquin de emblemáticos templos que pueden explorarse de forma remota, a continuación.  

 10. Iglesia Sagrado Corazón de Jesús (Petronila, Pernambuco)

Fue inaugurada en 1929 y tiene reminiscencias de la Catedral de Notre Dame de París. Su estilo neogótico y su escala la convierten en una obra imponente:  57 vitrales provenientes de Francia la coronan y es considerada por especialistas como una de las más ricas y hermosas de la arquitectura católica brasileña. El templo fue construido mirando hacia el oeste, es decir, hacia Jerusalén. Allí se planta un reloj con más de dos metros de circunferencia, campanas de bronce con más de una tonelada y un tejado en formato de cruz. En su interior hay cinco capillas.

Foto Wikipedia

9. Iglesia de São Gonçalo (Vitória, Espíritu Santo)

Se caracteriza por el estilo colonial y elementos del barroco en la fachada y en el altar. Sus ricos grabados de madera y oro hacen que sea considerada patrimonio de Brasil por el Instituto del Patrimonio Histórico y Artístico Nacional (IPHAN). Ubicada cerca del Palacio Anchieta, la construcción tuvo inicio en 1707. Con el paso de los años, una demolición dio lugar a la verdadera iglesia, consagrada a São Gonçalo de Garcia e inaugurada en 1766. El lugar es conocido como la iglesia de los matrimonios duraderos y felices.

8. Iglesia Matriz de Nossa Senhora do Rosario (Pirenópolis-Goiás)

Edificado entre 1727 y 1738, corresponde al período del oro, en que la extracción y exportación aurífera dominaba la economía de Brasil. Posee un estilo portugués colonial sencillo, con arcilla perforada, torres y fachadas estructuradas en madera y base de piedra de sillería. Sin embargo, en 2002, un incendio devastador consumió todo su tejado que fue reconstruido después de tres años de refacciones. El templo forma parte del Centro Histórico de la ciudad, en el cual también están la Iglesia de Nossa Senhora do Carmo/Museo de Arte Sacro, la Iglesia de Nosso Senhor do Bonfim, el Teatro Pirenópolis, el Cine Teatro Pireneus y la Casa de Câmara y Cadeia, actual Museo do Divino. Declarado Patrimonio Histórico, el Centro puede ser recorrido totalmente a pie.

7.Catedral de Brasilia (Distrito Federal)

La catedral de Brasilia -ubicada en la explanada de los ministerios- es una de las obras emblemáticas del arquitecto Oscar Niemeyer. Está formada por dieciséis columnas idénticas de hormigón que confluyen en una estructura única de anillo en el techo del edificio, para volver a separarse hacia el cielo. La primera piedra de la Catedral Metropolitana de Brasilia se colocó en 1958, dos años después del comienzo de la construcción de la nueva capital brasileña, y no fue hasta 1970 que estuvo terminada. En su interior, los vitrales filtran la luz, entre tallas de ángeles que parecen estar flotando en el cielo límpido de la ciudad.

Foto: Roberto Castro/Mtur

6. Iglesia do Senhor do Bonfim (Salvador, Bahía)

Situada en la capital de Bahía, su construcción comenzó en 1754 y demoró casi 20 años. De arquitectura colonial portuguesa, con dos campanarios laterales, llama la atención por sus dimensiones y por la posición destacada en fue que instalada en la Sagrada Colina. La iglesia también representa elementos del candomblé, donde el Senhor do Bonfim se une a Oxalá, padre de todos los orixás. Esa fusión de religiones puede ser observada en el Lavagem do Bonfim: una ceremonia donde se lavan las escaleras del templo y se mezclan la religiosidad de raíz africana con la cristiana. Las cintas del Senhor do Bonfim son una tradición: se deben amarrar en la muñeca o tobillo y hacer tres nudos (cada nudo es un deseo); cuando se rompe la cinta los deseos se cumplen. 

5.Iglesia de San Francisco de Asís (Pampulha, Minas Gerais)

 Fue inaugurada en 1943, pero sólo en 1959 fue definitivamente consagrada. Es una pequeña obra maestra del Conjunto Arquitectónico de Pampulha, diseñado por el arquitecto Oscar Niemeyer (1907-2012). En su interior alberga a la famosa Vía-Sacra, compuesta por 14 paneles de Cândido Portinari. El edificio cuenta con el paisajismo de Burle Marx, bajorrelieves de bronce esculpidos por Alfredo Ceschiatti y un panel abstracto creado por Paulo Werneck. Del lado externo, los bellísimos paneles, también de Portinari, de azulejos azules y blancos, llamaron la atención al retratar a San Francisco al lado de un perro flaco, en vez del tradicional lobo.

4.Catedral Metropolitana (Río de Janeiro)

También conocida como la Catedral de São Sebastião de Rio de Janeiro, fue diseñada por el arquitecto Edgar de Oliveira da Fonseca y tiene una estructura cónica, con 106 metros de diámetro en la base y 96 metros de altura. Su puerta principal está decorada con 48 bajorrelieves de bronce con temas religiosos y la parte interior tiene vitrales de 60 metros de altura desde las paredes hasta la cúpula, lo que le confiere una bellísima iluminación natural.

3.Iglesia Nossa Senhora do Pilar (Ouro Preto, Minas Gerais)

Es considerada la iglesia más rica de Minas Gerais, gracias al refinamiento de su arquitectura y los metales preciosos utilizados en su construcción. Fue construida en 1696 y ampliada en 1712, en la ciudad de Ouro Preto, para la época llamada Vila Rica, por la gran cantidad de riqueza mineral que había en sus adyacencias. La arquitectura sigue el estilo barroco tradicional, y se estima que se utilizaron 400 kg de polvo de oro y plata para su decoración. En sus capillas hay cientos de ángeles tallados. La talla de la capilla principal, un retrato de la Virgen del Pilar rodeada de ángeles y querubines, se considera una obra de referencia del barroco brasileño. Su autor fue el escultor y escultor portugués Francisco Xavier de Brito.

2.Capilla del Corcovado (Río de Janeiro)

Ubicada en la base que soporta la estatua del celebérrimo Cristo Redentor, la capilla de Nuestra Señora de Aparecida es un templo de mínimas dimensiones, pero cuya condición de ícono es innegable. La capilla tiene una capacidad máxima de 50 personas, pero no sólo ofrece misas diarias, sino que está disponible para bautizos y casamientos. Con una apariencia minimalista -paredes de yeso blanco, piso de granito y banquetas forradas en terciopelo rojo- lo impactante del lugar es su ubicación: más de 700 metros sobre el nivel del mar, con maravillosas vistas de la capital carioca.

1.Santuario de Nossa Senhora da Aparecida (Aparecida, São Paulo)

Construida entre 1955 y 1980, este monumental edificio de cruz griega se hizo célebre en 2013 porque allí se celebró la primera misa pública en América del Papa Francisco. El templo está dedicado a la patrona de Brasil y es la iglesia más grande de América Latina, sólo superada por la Basílica de San Pedro en el Vaticano. Su origen data de 1717, tras el hallazgo de una figura en el río por parte de dos pescadores a quienes hizo el milagro de atrapar centenares de peces con sus redes. De ahí en adelante, la imagen pasó a venerarse y poco a poco fue ganando seguidores hasta guardarse en una modesta capilla. La cúpula, con 70 metros de altura y 78 de diámetro, junto a la torre de 100 metros de altura, constituyen una impactante silueta que puede verse a kilómetros de distancia. La capacidad total, entre el interior y el predio que la circunda, es de 75 mil personas. 

Con material de Embratur.

También puede leer:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *