CUANDO LA IZQUIERDA BUSCÓ POR PRIMERA VEZ LA PRESIDENCIA

Por Guillermo Romero Salamanca

 

En 1934 gobernaba Enrique Olaya Herrera, quien en 1930, había resultado ganador por el Partido Liberal, gracias a la división conservadora que se presentó con dos candidatos: Guillermo Valencia y Alfredo Vásquez Cobo.

Olaya obtuvo casi 370 mil votos, mientras que sus contendores: el poeta Valencia y tatarabuelo de Paloma, sólo alcanzó los 240 mil sufragios y su copartidario, Vásquez Cobo, 213 mil.

Las disputas políticas crecían a diario, sin embargo, para las elecciones que se celebraron el 11 de febrero de 1934, habría un hecho sin precedentes: Por primera vez se presentaría a la contienda para la Presidencia de la República, un candidato del Partido Comunista.

Alfonso-Lopez-Pumarejo-

Fue una elección atípica, además. El Partido Conservador, determinó por cuestiones de verse en desventaja, no participar en la contienda. El Partido Liberal, en cambio, emprendió una fuerte campaña en pro de su candidato, el tolimense y empresario Alfonso López Pumarejo.

Inspirados por los pensamientos de Karl Marx y Vladimir Lenin, un grupo de jóvenes cansados de las reyertas entre liberales y conservadores y para darle un cambio al pensamiento económico, social y político fundaron el Partido Comunista Colombiano.

Total, para las elecciones de 1934 sólo se presentaron dos candidatos: Alfonso López Pumarejo, quien logró más de 938 mil votos y su contendor, el indígena Eutiquio Timoté, unos 3 mil 400 votos.

Quintin Lame

Eutiquio –un personaje olvidado por la historia, por el Partido Comunista y por sus seguidores—era un dirigente indígena coyaimuno de la comunidad pijao, del Tolima y con Manuel Quintín Lame y José Gonzalo Sánchez habían creado el Supremo Consejo de Indios, antecedente de la Organización Nacional Indígena.

La determinación de Eutiquio de lanzarse a la presidencia de la República por el Partido Comunista, también trajo sus consecuencias. A don Manuel Quintín Lame no le gustó el detalle y buscó otros caminos de lucha indígena. Él pensaba que los indígenas debían de estar alejados de cualquier partido político.

Mayores datos no se consiguen sobre el futuro de Eutiquio, ni siquiera hay en internet una sola foto suya y mucho menos algún cartel de su publicidad.

Han pasado 84 años de esa contienda y ahora Colombia se prepara para una nueva, en mayo, para elegir entre un candidato liberal, uno de extrema derecha y varios de izquierda. La historia seguirá contando los sucesos extraños de este país.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *