Día mundial de la tapa española: una tradición de cocina en miniatura

Por Guillermo Romero Salamanca

Desde el 2018, el Día Mundial de la Tapa, se celebra el tercer jueves del mes de junio, mientras que en sus primeros años se celebraba en el mes de septiembre.

Uno de los placeres de los españoles es la buena comida y el vino. Pero antes de pasar al comedor, se deleitan con las tapas.

Según datos oficiales de la Hostelería de España más de 10 millones de turistas visitan ese país cautivados por el tapeo.

Pan tumaca
Pan, tomate, aceite de oliva, ajo (opcional) y sal. Es típico de Cataluña, donde también se le llama “pa amb tomàquet”. Según los gustos, se le puede añadir jamón, embutidos, tortilla, o quesos.

A la hora de tapear, la bebida más común para tapear es la cerveza (68%), seguido del vino con un 28%. El resto de bebidas –refrescos, agua y zumos–, suponen un 4% en su conjunto.

En todos los pueblos y ciudades de España hay bares y tabernas, incluso barrios enteros, especializados en tapas. Las hay con trozos de tortilla española, con queso manchego. Unos más son pinchos morunos, ensaladas de pimiento rojo, pedazos de pescado frito. Otras llevan pollo al ajillo, albóndigas, papas con picante, jamón serrano y aceitunas.

Gildas
Es un clásico del País Vasco, en donde a las tapas se las llama “pintxos”. Es un pincho o banderilla compuesto de anchoa, oliva y guindilla.
Imagen cedida: Turismo Euskadi

Pero también hay de pan con aguacate y jamón, envueltos de panceta, con camarones, trocillos de jamón. De pronto se encuentran gazpachos, de tomate y aceite de oliva y pescadillas. Se ofrecen de colores como amarillos, verdes, rojos o verdes. En la variedad está el placer.

Diversa presentación

Pinchos, banderillas, montaditos, cazuelitas son denominaciones diferentes que se aplican a las distintas formas de servir las tapas, desde la más sencilla, insertada simplemente en un palillo, hasta las más sofisticadas que se sirven en pequeños recipientes con aderezos y salsas que les aportan personalidad. Esta última forma es la elegida para ofrecer al cliente muestras de los platos típicos de las diferentes regiones españolas, entre los que no faltan la paella valenciana, la fabada asturiana, los callos a la madrileña, y todo tipo de sabrosos pescados en sus preparaciones más diversas.

Sepia a la plancha
A la plancha y acompañada de mayonesa o salsa alioli. En muchos sitios, son populares los chopitos fritos (parecido a la sepia pero de menor tamaño) y que en Andalucía se les conoce como “puntillitas”.

Todo por una orden del rey

Cualquier porción de alimento sólido capaz de acompañar una bebida es una tapa dice el diccionario de la Real Academia Española y el origen se lo dan a dos versiones. Una con Alfonso X “el sabio” –rey que gobernó España en el 1.200–, quien ordenó que nadie podía beber vino si no tenía algo que comer y no se emborracharan por ahí simplemente.

Los comensales deberían de comer entonces o un trozo de queso o de jamón, o, aunque fuera una morcilla. Por eso en bares y restaurantes en España se volvieron obligadas las tapas mientras se degusta un vinillo. Claro, para que no se equivocaran de copa, cada quien, le ponía un trozo de pan encima y de allí salió de lo “tapa”.

Pulpo a feira
Se sirve habitualmente en una tabla de madera y es propia de Galicia. Por ello, se la conoce como “pulpo a la gallega”. Se presenta cocido y troceado, espolvoreado con sal y pimentón y acompañado de aceite de oliva.

De todas formas, no fue por este hecho que llamaron a Alfonso X como “el sabio”, sino por sus aportes a la cultura en general.

La otra historia la relacionan con el rey Alfonso XIII, a quien llamaban como “el africano” y que comenzó a gobernar a los 16 años en 1902. A quien se le recuerda también porque el día de su matrimonio con una nieta de la reina Victoria de Inglaterra le hicieron un atentado los anarquistas y murieron unas 100 personas.

Un día llegó a Cádiz y pidió una copa de jerez. Cuando abrieron la puerta de la posada, un ventarrón traía arena y entonces el camarero pensó en colocarle rodajas de jamón serrano encima de la copa. Al rey y a su séquito les gustaron las tapas y siguieron pidiendo y les traían entonces rodajas de pan con aceite, rebanadas de queso y más platos que iban inventando para complacer al monarca y a sus amigos.

Migas
Lleva principalmente pan desmenuzado y frito con aceite de oliva y numerosos ingredientes que suman sabor al plato. Éstos pueden ser chorizo, panceta, pimientos, ajos, cebollas… Existen muchas variantes, algunas añaden uvas, otras sustituyen la carne por bacalao…

Cocina en miniatura

La “tapa” es referencia en la cocina en miniatura española, es ya una palabra incorporada a decenas de lenguas, habitualmente se consume en pie y en grupo, ayuda a difundir valores de convivencia, diversión y de forma de vida.

Mejillones
Se elaboran principalmente al vapor y se pueden servir con limón o acompañados de tomate, cebolla y pimiento muy picados y aliñados.

España es líder mundial en gastronomía. De los 82 millones de visitantes que tuvo España en 2017, unos 10 millones realizaron experiencias culinarias. España ofrece las mejores bodegas y algunas de las mejores Rutas del Vino del mundo donde la gastronomía también juega un papel importante.

Las bodegas de renombre de España están presentes en Colombia y se espera que esta cultura del vino aumente su presencia aún más.

Lea también:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *