DIEZ ANOCHECERES COLOMBIANOS

En esos momentos cuando se confunden las tardes con los primeros instantes de la noche, entre los últimos destellos del sol y los instantes de luna u oscuridad engalanan los paisajes colombianos.

El poeta bogotano José Asunción Silva describió una noche y se convirtió en uno de los poemas más queridos por los colombianos.

NOCTURNO III
Una noche
una noche toda llena de perfumes, de murmullos y de música de alas,
Una noche
en que ardían en la sombra nupcial y húmeda, las luciérnagas fantásticas,
a mi lado, lentamente, contra mí ceñida, toda,
muda y pálida
como si un presentimiento de amarguras infinitas,
hasta el fondo más secreto de tus fibras te agitara,
por la senda que atraviesa la llanura florecida
caminabas,
y la luna llena
por los cielos azulosos, infinitos y profundos esparcía su luz blanca,
y tu sombra
fina y lánguida
y mi sombra
por los rayos de la luna proyectada
sobre las arenas tristes
de la senda se juntaban.
Y eran una
y eran una
¡y eran una sola sombra larga!
¡y eran una sola sombra larga!
¡y eran una sola sombra larga!
Esta noche
solo, el alma
llena de las infinitas amarguras y agonías de tu muerte,
separado de ti misma, por la sombra, por el tiempo y la distancia,
por el infinito negro,
donde nuestra voz no alcanza,
solo y mudo
por la senda caminaba,
y se oían los ladridos de los perros a la luna,
a la luna pálida
y el chillido
de las ranas,
sentí frío, era el frío que tenían en la alcoba
tus mejillas y tus sienes y tus manos adoradas,
¡entre las blancuras níveas
de las mortuorias sábanas!
Era el frío del sepulcro, era el frío de la muerte,
Era el frío de la nada…
Y mi sombra
por los rayos de la luna proyectada,
iba sola,
iba sola
¡iba sola por la estepa solitaria!
Y tu sombra esbelta y ágil
fina y lánguida,
como en esa noche tibia de la muerta primavera,
como en esa noche llena de perfumes, de murmullos y de músicas de alas,
se acercó y marchó con ella,
se acercó y marchó con ella,
se acercó y marchó con ella… ¡Oh las sombras enlazadas!
¡Oh las sombras que se buscan y se juntan en las noches de negruras y de lágrimas!…

FRASES DE FAMOSOS SOBRE LA NOCHE

Cuanto más oscura es la noche, más brillantes son las estrellas. Cuanto más profundo es el dolor, más cercano está Dios. (Fëdor Dostoievski)

Anochecer en Santa Rosa de Cabal, foto tomada por la periodista Nancy Smith Pinilla.

 

A menudo pienso que la noche está más viva y más rica de colores que el día. (Vincent van Gogh)

Foto captada por el periodista Luis Enrique Osorio, director de Boyacá Radio en San Eduardo, en ese departamento.

 No puedo caminar por los arrabales en la soledad de la noche, sin pensar que ésta nos agracia porque suprime los ociosos detalles, como el recuerdo: Jorge Luis Borges.

Foto captada por Nemecio Ruiz, desde el Restaurante El Pobre Antonio, de Paipa, Boyacá.

Noche, la amada. Noche, cuando las palabras desaparecen y las cosas cobran vida. Cuando el destructivo análisis del día ha concluido y lo que es realmente importante se convierte de nuevo entero y resuena. Cuando el hombre zurce su ser fragmentado y crece con la calma del árbol. (Antoine de Saint Exupéry)

Panorámica de Medellín tomada por la periodista Margarita Salazar.

La noche es el momento más tranquilo para trabajar. Ayuda al pensamiento. (Alexander Graham Bell).

La luna hace compañía al productor discográfico Javier García en La Vega , Cundinamarca.

En el corazón de todos los inviernos vive una primavera palpitante, y detrás de cada noche, viene una aurora sonriente. (Khalil Gibran)

Desde Ginebra, tierra del sancocho de gallina y epicentro del Festival del Mono Núñez, tomó esta placa Angélica Orozco.

El día es el padre del trabajo y la noche es la madre de los pensamientos. (Proverbio)

No podía faltar un anochecer en Concepción, Antioquia, en fotografía captada en su momento preciso por el periodista y director de E Radio, Carlos Villada.

En la noche, un ateo cree a medias en Dios. (Edward Young)

Adiós a la tarde, bienvenida la noche en Apiay, Casanare. Foto de Fernando Romero.

La hora más oscura es la que viene antes del nacimiento del sol. Paulo Coelho.

Bogotá también tiene sus grandes noches. Foto tomada por Guillermo Romero Salamanca desde el Gimnasio de Los Cerros.

¡Buenas noches buenas noches! La despedida es una pena tan dulce que diré buenas noches hasta que sea mañana. (William Shakespeare)

Anochecer desde El Castillo, El Cerrito, Valle del Cauca. A lo lejos se ve Santiago de Cali. Foto Angélica Orozco.

Lea también:

ESOS LINDOS AMANECERES DE COLOMBIA


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *