DOS GRANDES DE LA MASIFICACIÓN DE LA RADIO

Por Édgard Hozzman

En el día de la Radio, qué bueno hacer un reconocimiento a monseñor José Joaquín Salcedo y a Carlos Arturo Rueda, los gestores de la masificación de la radio en Colombia.

Salcedo fue el fundador de ACPO Acción Cultural Popular, de las Escuelas radiofónicas y de Radio Sutatenza, el modelo que revolucionario de la Educación a Distancia.

Recién egresado del Seminario Mayor de Tunja fue nombrado por el Obispo de Tunja, Crisanto Luque como coadjutor de una parroquia en el Valle de Tenza, Sutatenza. Allí comenzó en 1948 su proyecto el que se convirtió en modelo de educación a nivel mundial.

A mediados de 1950 se distribuyeron los primeros radios a los campesinos boyacenses, eran General Electric, que funcionaban con unas gigantescas pilas Eveready. Así comenzaba la educación a distancia y la masificación de la radio.

Fue Radio Sutatenza, la frecuencia que llevó educación y esparcimiento al campesinado colombiano, gracias a Monseñor Salcedo llegó la era del transistor a Colombia y en 1956 importó los primeros radios Toshiba del Japón.

Carlos Arturo Rueda fue el otro gran paladín de la masificación de la radio, a mediados de los años cincuenta, su voz era un eco en toda Colombia, Emisoras Nueva Granada RCN se escuchaba en cualquier rincón del territorio nacional. La Vuelta a Colombia era el evento que mayor audiencia convocaba.

Eran años en los que los equipos de Antioquia y Cundinamarca dividían a la afición ciclística a nivel nacional.

Hoy cuando las dos grandes cadenas radiales celebran sus setenta años de estar en antena y sufren más por las cuestionadas encuestas de sintonía, que por la calidad. Están más pendientes de los mercadotecnitas que por el respetable, que es al final el objetivo de la radio.

Mons. Salcedo. Foto Acpo.

En los años cincuenta, sesenta, setenta, se produjo una excelente radio gracias a profesionales que se hicieron al frente de consolas, tornamesas, micrófonos, trasmisores, donde aprendieron el oficio desde la base, lo que les dio mística y respeto por  su vocación de comunicadores.

Salcedo y Rueda: dos maestros pioneros de nuestra radiodifusión, cada uno a su manera hicieron grande y masificaron nuestra radiodifusión fueron maestros a distancia.

Radio Sutatenza, la potencia del pueblo la silenció la corruptela política y sus frecuencias –las que llevaron Educación a Distancia– hoy están al servicio de interés económicos que no favorecen sino a sus interesados.

Dos discípulos del maestro Carlos Arturo Rueda, han sido fieles a su escuela y legado, Rubén Darío Arcila y Jorge Eliécer Campuzano.

La triste realidad: hoy la radio  ya no es la gran compañía, como rezaba el eslogan de Caracol Radio en los años setenta, lapso dorado de nuestra radiodifusión.

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *