Nancy Matthews Elliott, su nombre no es muy recordado, pero si no fuera por ella, seguiríamos usando velas para iluminarnos. Fue la mamá de Thomas Alva Edison, quien registró 1.300 inventos, siendo el más reconocido, la bombilla. ¿Por qué digo que fue por ella?

Nancy (Matthews) Elliott (1810-1871) | WikiTree FREE Family Tree
Nancy Matthews Elliott, madre de Thomas Alba Edison

Al pequeño Thomas lo retiraron del colegio, porque su profesora consideró que no tenía la capacidad de aprender; que tenía problemas mentales.  Nancy, sin duda una persona que conocía a su hijo mucho más que la profesora, le dijo: “el colegio dice que eres muy inteligente, que no tiene la capacidad de captar tu atención, que mejor estudies en casa”, palabras muy diferentes a las que lo calificaban como un tonto.  Esa mamá genial, supo captar la ATENCIÓN de esa mente que se asombraba, que tenía curiosidad por todo, que cuestionaba el mundo a su alrededor.    

Los papás de Nicolás trataron de sonreír, antes de ingresar al salón de clases. Esta escena se había repetido durante los últimos cinco años: cada informe escolar se convertía en recriminaciones entre ellos. Nicolás otra vez estaba reportado en varias materias. Amanda, la directora del curso, llenó un formato donde los papás se comprometían a hacer “magia”, Nicolás debería prestar ATENCIÓN en las clases y subir sus notas; era un juego de poderes y de compromisos que mes a mes no se cumplían.  

Mientras tanto, a pocos kilómetros de distancia, Gloria con los ojos humedecidos, mirando a su amiga, le dijo, siento que mi esposo ya no presta ATENCIÓN, es cómo si lo que yo siento, pienso o me pasa, no le importa. Hablamos de las cosas rutinarias del día a día; no hay emociones o sentimientos.

El recurso más valioso en las relaciones humanas y el aprendizaje es la atención.

La atención implica dedicar su tiempo, su interés, su energía a otra persona, a un tema, a un concepto o una imagen. El cerebro humano no puede orientar la atención a varias cosas a la vez; lo que hace es rotarla de actividad en actividad y esto puede hacerlo muy rápidamente. El mejor ejemplo es cuando se maneja y se trata de hacer otra cosa, como cambiar la emisora, ver el celular. La atención se pierde en el camino; ya son muchos los automóviles que llevan el control del radio en el timón, tratando de minimizar los recursos del cerebro al utilizar el radio. Obviamente, si se escribe texto en el celular, la mayor parte de la atención se dedica al celular; si una persona o carro se cruza, habrá un accidente. ¡Los multitareas no existen!

Si se tiene una gran preocupación, los recursos del cerebro estarán dedicados a procesos internos. Las personas dicen que caminaron o manejaron sin darse cuenta de cómo llegaron. Si alguien les habla, hasta saludarán, pero, difícilmente tendrán una conversación profunda.    

Obra del maestro Santiago García.

El cerebro en esencia, es utilitario. No derrocha energía; se dedica a lo básico y a lo que le llame la “atención”. En este mundo, donde todos los préstamos implican que el recurso que se está dando se devuelva enriquecido, se espera que con la atención suceda lo mismo. Las personas salen de las segundas terceras partes de una película, diciendo: ¡no era lo que esperaba que desilusión!, “perdí mi tiempo”. La atención, es el recurso más importante en las relaciones humanas y en el aprendizaje.  

Saber captar la atención es el secreto de lograr buenas relaciones, algo que excite la mente del otro, que le haga girar la cabeza y le mire, e indague qué dijiste, que te haga reír, que olvide que está mirando el celular, que te asombre, que despierte tu curiosidad, que quiera saber más de ti.

Las clases tradicionales comienzan diciendo “pongan atención”.  Esta solo se logra si la mente se asombra, si los niños abren sus bocas cómo tratando de captar todo, como pasa cuando un mago saca un conejo del sombrero. Nadie en ese momento les tiene que decir que pongan atención.

Si la pareja no le pone atención porque está dedicado al celular, y le dices “estoy embarazada”, de inmediato el celular deja de ser el foco de su atención.

El internet y los dispositivos electrónicos, nos dan acceso a millones de datos, en forma de palabras, imágenes, sonidos y videos, todos compitiendo por captar la atención. Unos organizados por temas, otros por edades, y otros más por intereses.

Las redes sociales están llenas de información de personas y lo que estas quieren compartir. Es normal que sean imágenes alegres, impactantes, que generan emociones positivas hacia ellos. Por eso se convierten en adictivas; la vida que se muestra atrae “likes”, hace sonreír; la foto retocada con filtros hace que se vea más atractiva, de manera que hasta se hacen cirugías para parecerse a su propia imagen retocada digitalmente: lo que sea por captar la “atención”. Lo grave es que la edad no deja de trabajar; luego si toda su estima se basa en la atracción por la imagen, será una partida que ya perdió.

Es fácil entender que las personas, en especial los estudiantes, no quieran dejar de ver las redes; ese mundo virtual tiene la capacidad de capturar la atención mucho más que los docentes con métodos tradicionales. Es como si ahora todos fueran Thomas Alva Edison. Es necesario despertar el asombro antes de empezar a dar contenidos; una vez se les haya llamado la atención, ellos descubrirán lo que les interesa saber.

La base de las relaciones sociales es captar la atención: puede ser de muchas maneras, pero una conversación interesante es garantía de muchos años juntos, no importa la imagen, las arrugas, las canas, y si en esa conversación se meten las risas entonces será para siempre.

El estudio y el saber son la forma para pasar del asombro natural a tener curiosidad a cuestionar, a tener un pensamiento propio, crítico.

¿Qué tanta capacidad tiene usted de captar la atención?

Para ampliar sobre estos temas y otros en busca de la productividad y el bienestar, te invito a escuchar los podcast  Xmaseducacion y Xmasempresas

También puede leer:

Cuando José Luis Perales no quería dar una entrevista

Please follow and like us:
Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial