“La semana que viene nos vacunaremos. Ya tengo mi cita. Hay que hacerlo”, dijo el Pontífice en una entrevista transmitida parcialmente este sábado en el Canale 5 de Italia.

“Creo que desde el punto de vista ético todo el mundo debe vacunarse, porque no solamente pones en peligro tu salud, tu vida, sino también las de los otros”, dijo el Papa en la entrevista, según informa la agencia AFP.

“Cuando yo era chico, me acuerdo de la epidemia de la poliomelitis, a causa de la cual muchos niños quedaron paralizados y todo el mundo esperaba ansiosamente una vacuna” y cuando esta llegó, “la daban con azúcar”, recordó el Papa Francisco.

“Luego crecimos a la sombra de las vacunas, contra el sarampión, contra esto, contra aquello… vacunas que se daban a los niños”, agregó.

“No sé por qué algunos dicen ‘no, la vacuna es peligrosa’ pero si los médicos la presentan como algo que puede ser bueno, que no presenta riesgos particulares, por qué no hacerlo”, indicó luego.

El Papa en el rezo del Ángelus de este 10 de enero.

EL ROSTRO DE DIOS ES MISERICORDIA

Este 10 de enero, día de la solemnidad del Bautismo del Señor, el Papa Francisco participó en el rezo del Ángelus desde el Vaticano. Jesús, “baja al río para sumergirse en nuestra misma condición”.

Llamó la atención sobre lo que sucede en el Jordán: “Después de este gesto de compasión de Jesús, sucede algo extraordinario, los cielos se abren y se desvela finalmente la Trinidad. El Espíritu Santo desciende en forma de paloma y el Padre dice a Jesús: «Tú eres mi Hijo muy querido» Dios se manifiesta cuando aparece la misericordia, porque ese es su rostro”.

En este contexto, Jesús es proclamado Hijo, subraya Francisco: Jesús se hace siervo de los pecadores y es proclamado Hijo; baja sobre nosotros y el Espíritu desciende sobre Él. Amor llama amor. Vale también para nosotros: en cada gesto de servicio, en cada obra de misericordia que realizamos Dios se manifiesta y fija su mirada en el mundo.

“Pero incluso antes de hacer algo, insiste el Papa, nuestras vidas están marcadas por la misericordia que nos ha llegado. Estamos salvados, pero de forma gratuita. La salvación es gratis. Es el libre acto de misericordia de Dios hacia nosotros. Sacramentalmente esto se hace el día de nuestro Bautismo, pero incluso los que no están bautizados siempre reciben la misericordia de Dios, porque Dios está ahí, esperando. Espera a que se abran las puertas de los corazones. Se acerca, diría, nos acaricia con su misericordia”.

IGLESIA ACOGE MEDIDAS DEL GOBIERNO FRENTE A INCREMENTO DE CONTAGIOS

La Conferencia Episcopal de Colombia, a través del padre Jorge Enrique Bustamante Mora, Director de los Departamentos de Doctrina y de Promoción de la Unidad y el Diálogo, ha expresado que, ante la gravedad de la situación de la pandemia en estos momentos y siguiendo las directrices establecidas en la circular conjunta de los Ministerios de Salud y del Interior, en la cual se establecen normas de confinamiento y restricción de la movilidad y la circulación en los municipios con alta ocupación de las unidades de cuidados intensivos (UCI), invita a los fieles al cumplimiento de las normas establecidas por los mandatarios locales y exhorta a los creyentes a elevar continuas y fervientes oraciones a Dios para que con su misericordia podamos superar prontamente este momento difícil que vivimos.

Igualmente, el sacerdote recuerda que “corresponde a cada Obispo en su respectiva jurisdicción, según las medidas que se hayan adoptado por las autoridades locales, determinar los procedimientos a seguir y brindar el acompañamiento espiritual a toda la comunidad”. 

EN LA ARQUIDIÓCESIS DE BOGOTÁ

Monseñor Luis José Rueda Aparicio, arzobispo de Bogotá y Primado de Colombia

Por su parte, Monseñor Luis José Rueda Aparicio, arzobispo de Bogotá y Primado de Colombia, en un comunicado dirigido a los sacerdotes de su jurisdicción, ha dado instrucciones para que se cierren las puertas de los templos ante el creciente número de contagios, atendiendo las disposiciones impartidas por el Gobierno Nacional y la Alcaldía Mayor de la capital del país.

El Prelado pide a los sacerdotes mantener los templos cerrados, mientras dure la declaratoria de “restricción total de movilidad”, es decir, desde el jueves 7 de enero a medianoche, hasta el martes 12 de enero a las 4 de la mañana. Indica que, luego de esta fecha, sólo se podrán reabrir las iglesias en las localidades que no se encuentren en estricta cuarentena. Por otra parte, para el caso de las exequias, recuerda que éstas se podrán seguir realizando con los debidos protocolos de bioseguridad ya establecidos por la arquidiócesis.

Monseñor Rueda Aparicio invita a los sacerdotes a cuidarse y a cuidar la salud de todas las personas, por lo que los anima a continuar con sus tareas pastorales y las celebraciones eucarísticas valiéndose de los medios virtuales “de modo que todos los fieles se sientan acompañados y fortalecidos espiritualmente en este tiempo de confinamiento”.

EL PAPA FRANCISCO REZA POR LOS VENEZOLANOS PROBADOS POR LA PANDEMIA Y LA POBREZA

El Papa Francisco dirigió esta semana una breve pero sentida carta al cardenal Baltazar Porras Cardozo, arzobispo de Mérida y Administrador Apostólico de Caracas, al celebrar ayer, su onomástico. En ella, no faltó una nueva expresión de cercanía del Santo Padre para con el pueblo venezolano que en los últimos años es víctima de una grave crisis humanitaria y socioeconómica, agudizada por la pandemia de Covid-19, según informó Vatican News.

“Qué Dios te siga dando fortaleza y parresia para que con corazón de padre sepas acompañar y reconfortar a Su Santo pueblo fiel, probado por el sufrimiento causado por el azote de la pandemia, la arrogancia de los poderosos y la creciente pobreza que lo estrangula”, expresó el Pontífice.

En la fiesta de la Epifanía, “día de la manifestación de la humildad de Dios que se hace luz que derrota las tinieblas que cubren al mundo”, el Papa felicita al purpurado venezolano y eleva su plegaria al Señor por su ministerio episcopal y su vida personal. Por último, lo encomienda a la protección de la Virgen María y de San José y al patrocinio del Santo Rey y Baltazar, con su bendición apostólica.

La misiva también acompaña una “cordial felicitación” del Secretario de Estado, cardenal Pietro Parolin, quien ejerció su último cargo diplomático precisamente en la Nunciatura de Venezuela. Una oportunidad también aprovechada por el Sustituto de la Secretaría de Estado, el venezolano monseñor Edgar Peña Parra, quien manifiesta su “consideración y estima” al cardenal Porras. (GRS-Orbedatos).

También puede leer: