Por Guillermo Romero Salamanca

Se quedaron en la memoria los años en los cuales algún tema de salsa, merengue, tropical, cumbia o vallenato se destacaba por la cantidad de transmisiones radiales o por las peticiones en las discotecas.

De 1979 los amantes del baile recuerdan “El revoliático” de Alcides Díaz y El Combo Nutibara. El Binomio de Oro impactó en 1989 con “Qué será de mí”. César Mora Hernández puso a consideración “Canela” y se convirtió en todo un suceso en 1999. Maelo Ruiz obtuvo el primer lugar en el 2009 con la canción de la chilena Miryam Hernández, “He vuelto por ti”.

Todo va y todo viene. El locutor, programador, director de emisoras y presentador de espectáculos James Fuentes sostiene que el fenómeno de Yeison rompió los récords establecidos hasta el momento. “Es indiscutiblemente un ídolo, es un muchacho con un gran talento y una voz para respetar”, comentó.

Este 2019 será recordado por el tremendo hit de Yeison Orlando Jiménez Galeano, un cantante y compositor de música popular colombiana y nacido en Manzanares, Caldas, el 1991.

Aunque llegó al escenario musical con canciones como Te Voy a Olvidar, No Critiquen mi Dolor, Ya No Queda Nada y Esperando un Pin fue en este marzo cuando conquistó al público con “El aventurero”, canción que había subido en redes a finales del 2018, pero que subió lentamente hasta convertirse en el himno del sentimiento popular.

“Yo soy un vagabundo, que ando por el mundo, derrochando amor”, dice la primera estrofa de este tema que ya cuenta con 107 millones de visitas en YouTube y al menos diez veces más en las emisoras del país.

En las calles del país se escucha en coro cuando el tema prosigue con “Me gusta la farra, las mujeres buenas, Vivir con amigos, vaciando botellas, Me gusta la vida, me encanta el amor, Soy aventurero, con el corazón”.

Y hasta las mismas mujeres se les escucha cantar lo que sigue: “Y a mí me gusta la parranda, A mí me gustan las mujeres, Escucharme una buena banda y darles gusto a mis placeres”.

Yeison, un cantante que comenzó su vida vendiendo aguacates en una equina, anduvo por las plazas de mercado, pero usurpó el corazón de su fanaticada con sus temas que hablan de la vida de bohemia y que les fascina a quienes liban por despecho.

El hijo de don Orlando Jiménez y doña Luz Genny Galeano, dos comerciantes paisas, llevó a la cima de sus canciones “El aventurero”.

Tal como decía Fernán Martínez Mahecha hace unos meses, el futuro musical de Colombia está por el lado de la música popular y el caso de Yeison es una demostración total. Ya ha realizado presentaciones en Europa y los Estados Unidos y con la proliferación de talentos con este estilo, muy pronto el país tendrá nuevos embajadores en las tarimas más valoradas del mundo.

También puede leer: