Estos son los buses autónomos que ya operan en Columbus. (Foto: Smart Columbus)

A través de un proyecto de ciudades inteligentes, ya empezó a operar un bus autónomo en EE. UU.

Cuando la carretera interestatal 71 llegó a Columbus, Ohio (EE. UU.) en la década de 1960, el barrio de South Linden quedó en gran parte aislado del resto de la ciudad, atrapado entre las vías ferroviarias que iban del sur al oriente y una nueva autopista de cemento que iba hacía el occidente.

Más de medio siglo después, la tecnología autónoma está ayudando a reconectar a South Linden con el resto de la capital de la ciudad. ¿Cómo?, con un transbordador eléctrico, financiado principalmente por el Gobierno, que le dará a los residentes del barrio acceso a servicios que habían desaparecido lentamente de la zona.

El proyecto se llama Linden LEAP y, también, proporciona datos muy necesarios para otras ciudades que contemplan alternativas de transporte similares. Hoy, South Linden se convirtió en el hogar de lo que se denominó como el primer transbordador autónomo residencial publico diario de Estados Unidos.

Siete días a la semana durante los próximos 12 meses, los residentes podrán viajar gratis en vehículos altos y coloridos que se asemejan a una fusión entre un bus y una camioneta. Con este podrán viajar por una ruta de casi 5 kilómetros.

Este transbordador autónomo es uno de los varios experimentos que nacieron del Smart Cities Challenge, un programa creado durante la administración del expresidente de EE. UU. Barack Obama destinado a alentar a las ciudades de medio tamaño a desarrollar modos de transporte avanzados utilizando (entre otras nuevas tecnologías) vehículos eléctricos y autónomos.

Columbus se impuso ante otras seis ciudades finalistas: Austin; Denver; Kansas City, Missouri; Pittsburgh; Portland, Oregon; y San Francisco, que hicieron parte de las 78 que participaron. “Smart Columbus” nació de una subvención federal de $ 40 millones de dólares, otros $ 10 millones de dólares de Vulcan más algunas contribuciones y servicios de empleadores regionales como Ohio State University y Honda Motor Co.

El alcance del programa es audaz para una ciudad estadounidense de tamaño medio. Financia proyectos que van desde pruebas de conducción de vehículos eléctricos hasta automóviles conectados digitalmente.

También está construyendo quioscos con sistemas de pago que permiten a los usuarios planificar viajes que combinan múltiples tipos de transporte, incluidos scooters eléctricos, bicicletas, Uber, Lyft y el sistema de autobuses de la ciudad, la Autoridad de Transito de Central Ohio (COTA).

“Columbus fue elegida para modelar como funcionan las nuevas tecnologías en una ciudad real, con personas reales, resolviendo problemas reales”, dice Smart Columbus en su sitio web.

“Realizar pruebas será nuestra nueva forma de hacer frente a las dificultades”. Pero detrás de los artilugios y la magia técnica se esconden problemas de la vida real.

Textos y fotos: elmundoalinstante.com.co

También puede leer: