Fáciles recetas para sobrevivir en casa al coronavirus

Ha llegado el momento de aprender a cocinar una tortilla de papa o unas croquetas.

Si hace 2 meses nos llegan a decir que no se iba a poder salir de casa, probablemente no lo hubieras creído. Pero la realidad supera la ficción y ha llegado el momento de aprender a cocinar una tortilla de papa, unas croquetas o un rico bizcocho. Recetas sencillas pero que seguro nos sacarán de un aprieto el tiempo que dure el confinamiento por el coronavirus.

Tortilla de papa

La tortilla de papa es uno de los platos clásicos de las mesas españolas, pero además en Cuaresma es perfecta para cumplir con la abstinencia.

Pelar las patatas, lavarlas, secarlas bien y cortarlas ya sea en dados o en finas tiras. Si se opta por la tortilla con cebolla, pelar las cebollas y cortarlas en juliana. Poner aceite abundante en la sartén e incorporar las patatas y la cebolla. Dejar cocer a fuego vivo unos 4 minutos sin remover. Bajar el fuego a una intensidad moderada y remover de vez en cuando hasta que se ablanden y se doren ligeramente. Estarán cocidas a los 20-25 minutos, aproximadamente. Retirar y escurrir.

Batir los huevos, salarlos, agregar las patatas y las cebollas, remover bien y dejarlos reposar 40 segundos. Mientras, poner la sartén para tortillas a fuego alto con unas gotas de aceite bien esparcido. Cuando el aceite empiece a humear un poco, añadir la mezcla, dejarla cocer unos 40 segundos sin remover y darle la vuelta. Cuece durante 40 segundos como máximo por el otro lado y ya estará lista para disfrutarla.

Ingredientes (para 4 personas)

6 huevos

1 kg de patatas

400 g de cebollas

Aceite de oliva virgen extra

Sal

Ensalada de pasta

Una ensalada de pasta es perfecta como plato único y gusta por igual a mayores que a pequeños. A base de pasta -la de espiral es la más utilizada- cebolleta, aceitunas negras, tomate pelado y maíz, esta sencilla receta nos sacará de un aprieto sin necesidad de ser un gran cocinero.

Lo bueno de la ensalada de pasta es que podemos añadir todo lo que nos guste o que tengamos en la nevera. A la pasta, como ingrediente principal, se le puede añadir productos más ligeros como tomate o aceitunas, pero si queremos no hacer un segundo plato podemos ponerle una pechuga de pollo cocida y desmigajada, trocitos de jamón, huevo duro o una lata de bonito en conserva.

Albóndigas

Al hacer unas buenas albóndigas influirá mucho la materia prima. La carne de ternera deberá ser de primera. Para preparar las albóndigas lo primero que haremos es freír la cebolla hasta que quede transparente y dejar enfriar.

En un bol mezclar bien la carne, la cebolla frita, el queso rallado, los huevos, el perejil, el pan rallado, la sal y la pimienta. Con las manos hacer bolitas pequeñas y dorarlas levemente en aceite.

Para preparar la salsa:

Pasar el tomate por la licuadora. En una olla dorar el ajo cortado en láminas finas y agregar el tomate pasado por la licuadora y la sal por 30 minutos o hasta que se espese. Colocar en la olla con la salsa de tomate las albóndigas y cocinar 5 minutos más.

Ingredientes

1 kg de carne molida

80 g de queso ideal parmesano rallado

5 cucharadas de perejil picado

1 cebolla grande picada en cubitos (o a gusto)

Pan rallado sin gluten (optativo)

2 huevos

Aceite

1 tarro de tomates pelados (500 g)

Aceite de oliva

1 ajo (optativo)

Sal y pimienta al gusto

Lentejas con verduras

Un buen plato de lentejas con verduras no tiene precio. No solo es una receta económica, sino que también es un alimento que destaca por su alto contenido en fibra, hidratos de carbono, hierro y vitaminas.

Pelar, lavar y cortar la verdura en cubos pequeños y lavar las lentejas. Introducir todo en una cazuela junto con una hoja de laurel, el ajo pelado, una cucharada de pimentón dulce y sal. Cubrimos con agua y un buen chorro de aceite de oliva. Cuando llegue a ebullición se baja el fuego y se deja cocer 40 minutos.

Ingredientes:

-Lentejas

-Zanahoria

-Patatas

-Ajo

-Pimentón dulce

-Aceite de oliva

-Sal

Sopa castellana

Para preparar una sopa castellana lo primero que hacemos es pelar los ajos y dejarlos reservados. A continuación, calentamos el aceite en una cazuela e introducimos el ajo hasta que esté dorado entonces cuando añadimos el jamón cortado en trozos pequeños y seis rebanadas de pan duro y les damos unas vueltas. Retiramos del fuego y espolvoreamos con el pimentón dulce.

Removemos todo bien y se vuelve a colocar la cazuela al fuego, rehogamos todo durante tres minutos más y sin dejar de remover agregamos el caldo de carne. Cocemos a fuego moderado durante unos 20 minutos.

Pasados los 20 minutos añadimos las otras seis rebanadas que previamente hemos tostado con un poco de aceite de oliva. Colocamos en la superficie y las dejamos flotar hasta que se ablanden. Añadimos sal y pimienta negra recién molida.

Rompemos los huevos y los echamos a la sopa. Dejamos cuajar durante unos tres minutos.

Ingredientes

– 150 gr. de jamón serrano

– 10 dientes de ajo

– 6 huevos

– 12 rebanadas de pan duro (apto para celiacos)

– 2 litros y medio de caldo de carne (apto para celiacos)

– Sal y pimienta

– 2 cucharadas de pimentón dulce (apto para celiacos)

– 50 ml de aceite de oliva

Croquetas de jamón

Las clásicas croquetas están rellenas de jamón o pollo y su forma suele ser alargada. Se pueden usar restos de pollo o bien taquitos de jamón.

Lo primero es preparar la bechamel y antes de agregar la leche a la masa de harina añadir el jamón o el pollo. También están muy ricas con morcilla o chorizo.

Una vez hecho el relleno y dejado enfriar en la nevera ya se pueden empanar para freír. En este punto también hay distintas formas de hacerlo. Lo mejor es coger dos cucharas para tomar la medida y pasar por harina, huevo batido y pan rallado. Pueden ser alargadas -las clásicas- pero también podemos hacerlas redondas.

En este punto podemos congelar las croquetas o bien pasarlas por la sartén hasta que queden doradas y crujientes por fuera y suaves por dentro.

Cómo hacer una bechamel

El secreto de una buena croqueta es un buen relleno, una bechamel suave y cremosa y un rebozado ligero y crujiente.

Para preparar una buena bechamel lleva su tiempo y en este caso la experiencia es un grado. No hay que desanimarse si las primeras no salen perfectas.

Lo primero es poner a calentar la leche en un cazo sin que hierva o bien utilizar una leche que no esté fría. En otro caso y a fuego lento derretir la mantequilla para a continuación agregar la harina -mejor si está tamizada-. Con la ayuda de unas varillas y sin dejar de remover hay que esperar a que cueza bien la harina durante unos minutos a fuego lento hasta conseguir una mezcla de color amarillento.

A continuación, y poco a poco se añade la leche, los ingredientes que se deseen, como el clásico jamón y se sigue batiendo con las varillas. Hay que tener paciencia y seguir removiendo hasta que la leche se integre y quede una bechamel cremosa. Salpimienta al gusto de cada uno para seguir removiendo durante unos 10 minutos a fuego bajo-medio para que la bechamel esté bien hecha. Suele espesar algo más al enfriarse así que si en caliente está muy espera es mejor añadir un poco más de leche para corregir su textura. Ya tienes preparada esta estupenda bechamel para croquetas que debes dejar enfriar en la nevera unas dos horas.

Aunque lo normal es preparar la bechamel con mantequilla a quien utiliza aceite de oliva virgen extra. Un truco: por cada vaso de tamaño de vino de aceite le corresponden dos de harina.

Torta de limón

La torta de limón es fácil de hacer y nunca defrauda. Lo primero que hay que hacer es batir los huevos en un recipiente (el vaso de la batidora suele quedarse pequeño) y añadir el yogur. El vaso de este se utiliza como medida para el resto de los ingredientes. Ir añadiendo harina, levadura, azúcar y aceite. Batir todo bien hasta que la mezcla quede sin grumos. Dejar reposar 10 minutos y volcar en un recipiente para el horno. El bizcocho estará listo en 40-45 minutos a una temperatura de 180 grados.

Ingredientes:

– Un yogur de limón (puede de otro sabor o natural)

– 3 huevos

– 3 vasos de yogur de harina

– 2 vasos (de yogur) de azúcar

– 1 vasos (de yogur) de aceite de oliva

– 1 sobre de levadura

Si se prefiere hacer de chocolate en lugar de un yogur se utilizará un vaso de leche -que será lo que se utilice de medida- y en lugar de dos vasos de azúcar uno de ellos se sustituirá por uno de cacao en polvo.

Textos y fotos: elmundoalinstante.com

También puede leer:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *