Por Guillermo Romero Salamanca

Dice el viejo y conocido refrán: “Si del cielo te caen limones, aprende a hacer limonada”. Lo dice también Willie Colón en “El gran barón”.

Durante su juventud James Robert Davis –conocido simplemente como Jim Davis–padeció asma y en su natal Marion, Indiana en los Estados Unidos, pasaba horas en la cama mientras tomaba sus medicinas. De un momento a otro, para aliviar el mal, comenzó a dibujar, primero cualquier mamarracho, luego insectos y como en su casa había 25 gatos, empezó entonces a hacerles caricaturas a cada uno de ellos.

Estudió en la Universidad Estatal Ball y cuando se graduó se casó y después se fue a trabajar a una agencia de publicidad. Años después recordó aquellos dibujos que hacía de los gatos en su convalecencia, hizo uno regordete, lo pintó de naranja y con una amplia sonrisa.

Por un tiempo pensó en darle el nombre de Gaspi, pero cuando lo fue a registrar ya existía ese nombre y entonces le debió pagar a la empresa que lo tenía, la suma de 200 mil dólares, pero después se puso a pensar que ese título no tendría éxito.

Se acordó también de sus lecturas de historia y determinó hacer un homenaje a su abuelo, James Abram Garfield, el segundo presidente asesinado de su país cuando llevaba 6 meses y 15 días en el cargo.

Jim bautizó como Garfield a su creación porque deseaba también un gato que tuviera el genio del presidente. Un tanto irascible y caprichoso, pero reconocido por su posición antiesclavista.

Lo convirtió en un filósofo mañoso, amante de la lasaña, que odia los lunes y no caza ratones.

Al principio no tuvo gracia el minino y debió insistir, agregarle personajes como el perro Odie y un amo, el inepto Jon. Hubo un momento en el cual la tira cómica tenía más de 120 personajes, pero poco a poco se redujo por cuestión de presupuesto.

Garfield odia los lunes

El primer trazo apareció el 19 de junio de 1978 en 41 diarios simultáneamente. Hoy se publica en más de 2.500 diarios y tiene más de 220 millones de personas que siguen sus historias. Este cuarentón se le conoce también como Gustav en países como Noruega, Finlandia y Suecia.

Jim ha dicho muchas veces que “Si nosotros tratamos bien al gato el gato nos tratará bien a nosotros”.

Además de sus tiras cómicas, Garfield ha salido en 33 libros –que han sido best sellers, cortometrajes y dos películas. Tiene un gran mercado en afiches, platos, juguetes, lápices, camisetas, toallas, servilletas y símbolo para algunos comerciales de televisión.

Hoy, a sus 40 años, planea seguir en el primer lugar de las tiras cómicas.