Hace 1.300 años Mahoma pedía aislamiento para combatir enfermedades

Lavarse las manos con frecuencia, quedarse en casa, no tocar nada, aislarse de los demás… Con el planeta prácticamente paralizado y media Humanidad confinada en sus casas, los medios de comunicación bombardean a la población con consejos para tratar de evitar el contagio.

Científicos, políticos, periodistas e incluso famosos e influencers de todo el mundo nos repiten machaconamente lo que hay que hacer para tratar de mantenernos sanos. Y aun así, y en pleno siglo XXI, son muchos los que no se dan por enterados y violan a diario las normas, poniéndose en peligro tanto a sí mismos como a los demás.

Por eso, resulta casi increíble pensar que, hace ya 1.300 años, un pastor analfabeto y sin ninguna formación científica ya tuviera claro, paso por paso, qué hacer durante una pandemia. El pastor se llamaba Mahoma, fundó el Islam y plasmó en las páginas del Corán sus recomendaciones para eludir la enfermedad.

En un artículo publicado hace unos días por la revista Newsweek, Craig Considine, del departamento de Sociología de la Universidad de Rice y autor de varios libros sobre el Islam, resume las enseñanzas de Mahoma al respecto. Y resulta que la mayoría de ellas podrían aplicarse sin problema a los “protocolos” de prevención de la pandemia Covid-19. He aquí unas cuantas:

– Si te enteras de un brote de peste en una tierra, no entres en ella; pero si la plaga brota en un lugar mientras tú estás en él, no abandones ese lugar.

– Las personas con enfermedades contagiosas deben mantenerse alejadas de las personas sanas.

– La limpieza forma parte de la fe.

– Lávate las manos cuando te despiertes. No sabes dónde han estado tus manos mientras dormías.

– La santidad de la comida reside en lavarse las manos antes y después de comer.

Compensando fe y razón

Según Considine, los consejos del profeta no se limitan solo a la higiene personal, sino que van mucho más allá. Por ejemplo, si alguien cae enfermo, Mahoma está muy lejos de dejar el asunto en manos del Creador, y recomienda vivamente ir al médico: “Haced uso de los tratamientos médicos -dice-, porque Dios no ha creado ninguna enfermedad sin designar también un remedio para ella, excepto para una, la vejez”.

Pero quizá lo más importante, destaca Considine en Newsweek, “es que Mahoma sabía cuándo compensar la fe con la razón. Durante las últimas semanas, hemos visto cómo algunos han llegado a sugerir que la oración sería mejor, para evitar el coronavirus, que seguir las normas básicas de distanciamiento social y cuarentena”.

Para ilustrar la postura de Mahoma al respecto, Considine recurre a una historia sobre el profeta contada por el erudito persa del siglo IX Al-Timidji: “Un día, el Profeta Mohammad notó que un beduino dejaba su camello sin atarlo. Le preguntó al beduino: ‘¿Por qué no atas tu camello?’ El beduino respondió: ‘Confié en Dios’. Entonces el Profeta dijo: ‘Ata primero a tu camello y luego confía en Dios’”.

Es decir, que sin dejar de alentar a las personas para que buscaran orientación en la religión, Mahoma las instaba a que tomaran medidas de precaución básicas en beneficio de la seguridad de todos. En otras palabras, esperaba que la gente usara su sentido común.

También puede leer:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *