Hace 21 años callaron a Edulfamid Molina Díaz

Por Guillermo Romero Salamanca

Tal vez sus padres lo llamaban como Edulfamid. Lo cierto es que pasó a la historia musical de la salsa colombiana como Piper Pimienta Díaz.

Con Joe Arroyo y Wilson Manyoma conformaron el trío más popular de la salsa nacional. El inolvidable negro Palomina se burlaba de él. Decía que Piper cuando prestó servicio militar, lo pudieron a limpiar fusiles. “Como era tan flaco se metía entre ellos y los dejaba brillantes”.

Nació en Puerto Tejada, al norte del Cauca y a orillas del río Palo, el 4 de agosto de 1939. Tendría unos 3 años cuando su familia determinó trasladarse a Santiago de Cali. A los 15 años comenzó a trabajar como latonero, albañil, mensajero y todero. Pero quizá lo que más le gustó fue bailar y en los grilles caleños encontró el futuro de su vida: la música.

Unos dicen que un tío fue quien lo bautizó como Piper, pero un presentador lo llamó como “el gran Piper Pimienta”, algo redundante, pero que gustó. El hecho es que el bailarín, flaco, alto, con pantalones bota campana, corbatines gigantes y ropa de colores agresivos descubrió otra facera: la de cantante.

Santiago de Cali era un hervidero de música caribeña que llegaba por el puerto de Buenaventura y Piper tenía su estilo para danzar sobre las brillantes baldosas. Se movía como un títere y desfilaba por la pista con gracia y donaire.

El loco Arturo Jota Ospina le entregó un tema que se convirtió en un éxito de manera inmediata: “Las caleñas son como las flores”. Piper comenzaba gritando: “Cali, tierra de linda y hermosas mujeres”. Luego se dejaba escuchar con dos versos: “Las caleñas son como las flores, que vestidas van de mil colores, ellas nunca entregan sus amores, si no están correspondidas”.

Luego agregaba: “Caminando van por las aceras, contoneando llevan su cintura, ellas mueven las caderas, como los cañaverales”. Después venía un pregón. El tema le gustó a Julio Estrada “Fruko” y Mario Rincón lo grabó en Discos Fuentes. Éxito total.

Resultado de imagen para piper pimienta
Piper, el chato y Fruko. Foto Diario Occidente.

Después vinieron canciones como “A la memoria del muerto” –composición suya–, “Buscándote”, “Cachumbambé”, “A la loma de la Cruz”, “Valluna”, “Duelo de picoteros”, “La Fruta Bomba”, “Que no muera la rumba”, “La Guagua”, “Nunca fui tan feliz” y “Dale al bombo”, entre otros.

Con The Latin Brothers recorrió Colombia, Venezuela, Perú, Ecuador y parte de los Estados Unidos.

El agite, la vida, la rumba le cobraron en quebrantos de salud. En 1992 una trombosis le paralizó medio cuerpo. Colegas y la misma disquera pagaron parte del tratamiento. Tenía consultas permanentes de terapia en el centro de la ciudad. Allí se le veía con su bastón. Sus paisanos como Fredy Mafla le pedían que hiciera algún movimiento salsero, él lo intentaba, luego se iba sonriente por la calle.

Resultado de imagen para piper pimienta
Estatua que erigió la alcaldía de Santiago de Cali en
carrera 10 con calle 23. Foto: viajarenverano.com

Organizó una orquesta con la cual cantó en algunos lugares de Santiago de Cali y proyectaba también grabar un disco con canciones que había compuesto en esos días.

El 4 de junio de 1998, después de llegar de su terapia, salió al antejardín de su casa en La Ribera, al oriente de Cali, se dispuso a leer un libro como lo hacía de manera frecuente, cuando llegaron dos sujetos. Alcanzó a saludarlos, pero uno de ellos lo atacó a tiros y después se fue calle abajo, con el otro tipo en una moto.

Los sabuesos llegaron a la escena del crimen, pero 21 años después no se ha determinado quiénes ni por qué mataron al mejor cantante bailarín que ha tenido Colombia: Piper Pimienta Díaz o como lo llamaban cuando era pequeño: Edulfamid.

Lea también:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *