Hugo Núñez EL PRIMER PIANISTA DEL ROCK COLOMBIANO.

Por Édgard Hozzman

Está radicado en Quito. Recuerda con nostalgia su paso por “Los Dangers”, el primer grupo de rock  colombiano, al que llegó cuando fue descubierto por Fredy Wilson, cantante de la agrupación. Eran los comienzos de los inolvidables y románticos años sesenta los de una Bogotá, ortodoxa, religiosa en la que el testimonio de la violencia política eran los escombros y ruinas de algunas edificaciones en el centro de la otrora Atenas suramericana.

Violencia que se ensañó en la indefensa  sociedad rural. La familia de Hugo fue víctima de la chusma, como él define a quienes  asesinaron y robaron a su padre, Jesús Núñez en Ricaurte Cundinamarca, lo que obligó a su madre, María del Rosario Ortiz a emigrar a Bogotá e instalarse en el barrio de invasión, Policarpa Salavarrieta.

Doña María, estaba convencida de la vocación sacerdotal de su hijo menor, ya que no perdía oportunidad de asistir a los oficios religiosos e involucrarse con los integrantes de los coros y los organistas de las iglesias. Cuando descubrió la verdadera vocación de su hijo, no dudó en apoyar a quien sería el primer pianista del rock colombiano, Hugo Núñez.

–¿Cómo descubrió su vocación musical?

–Por mi madre. Ella interpretaba aires folclóricos en una armónica, esto me encantaba y trataba de imitarla.

–¿Cuál fue el primer instrumento que ejecutó?

–La flauta. Mi madre me compró una de esas que vendían en las misceláneas del centro de Bogotá. Recuerdo que el primer tema que intérprete siendo muy niño fue, El limonar.

–¿Dónde estudió música?

–Mi madre, al darse cuenta de mi vocación musical, me llevó al conservatorio, donde estuve por un corto lapso estudiando solfeo. Tomé clases de acordeón con el maestro Luis Enrique Rojas y más tarde me matriculé en La Academia Luis A Calvo, la que dirigía, Darío Garzón, integrante del Dueto, Garzón y Collazos.

–¿Dónde comenzó artísticamente?

–En los coros de la Iglesia del Barrio San Antonio y más tarde en Emisora Mariana como pianista del programa dominical para aficionados, “Sintonía”, que se emitía de 3 a 5 pm.

–¿Qué artistas dieron sus primeros pasas en” Sintonía”?

–La que más recuerdo es a Gladys Caldas, quien cantaba muy bien. Yo fui quien la bauticé como Claudia. Recuerdo que le pregunté como se llamaba, cuando se identificó, le dije: niña  usted con ese nombre no va a llegar a ninguna parte, a partir de hoy usted se va a llamar Claudia.

–¿A quiénes admira usted por aquella época?

–Asistía al radio teatro de Radio Santa Fe, únicamente para ver actuar a los maestros, Oriol Rangel y Jaime Llano González. Más tarde cuando pertenecía a “Los Dangers” y Carlos Pisón nos llevó a Emisoras Nuevo Mundo, me sorprendía ver y escuchar al maestro, Manuel Jota Bernal a quien admiré por su sapiencia.

–¿Cuál fue su primer trabajo?

–Ayudaba a mi madre y familia, dando clases particulares de música y enseñando a interpretar el acordeón.

–¿Cómo llegó al “Dangers”?

–Fredy Wilson, cantante de la agrupación me escuchó seguramente en Emisoras Mariana me ubicó y me invitó a ingresar a la agrupación.

–¿Dónde ensayaban?

–En la casa de Edgar Ávila, que vivía en el Barrio Eduardo Santos. Edgar me enseñó a pulsar la guitarra.

–¿Quién promocionó a “Los Dangers “?

–Un buen relacionista era Fredy Wilson. En ese tiempo el único que creía en la gente joven era Carlos Pinzón, él nos ayudó mucho. Nos presentó en Los teatros México y Colombia, además hablaba de nosotros en Emisoras Nuevo Mundo y Mil XX.

–¿Además de Carlos Pinzón quien más creyó en “Los Dangers”?

–Jaime Arturo Guerra Madrigal. Él nos promocionaba en sus programas de Emisoras Nuevo Mundo, nos consiguió muchos contratos y entrevistas. Jaime Martínez, fue quien nos llevó a Emisoras Nueva Granada, por el también llegó el Club de Clan a RCN, cuando salimos de Radio Cordillera de Todelar.

–¿Cuáles fueron sus primeros ídolos del Rock and Roll?

–Elvis Presley, Chubby Checker, Enrique Guzmán, César Costa.

–¿Con quienes alternaban?

–Había dos cantantes a quienes acompañábamos, Guillermo Valderrama “Pipo” y Humberto Plazas. En el 63-64 aparecieron “Los Speakers”. Carlos Pinzón organizó algunos mano a mano en el Teatro Colombia, los primeros los ganamos nosotros, luego ellos nos ganaron, gracias a los buenos equipos de amplificación e instrumentos. También acompañamos a dos cantantes mexicanos: Miguel Ángel y Fabricio.

–¿Recuerda como estaban conformados “Los Dangers”?

–Edgard Ávila, guitarra; Fredy Wilson, cantante; Manuel Jiménez, batería; Raúl Clavijo, contrabajo y yo en el piano. Manuel, excelente baterista el mejor, Fredy muy buen cantante, tenía mucha escena.

–¿Además de los teatros donde más se presentaron?

–En el Salón rojo del Hotel Tequendama, Grill Los Tres Ases. En los auditórium de Emisoras Nueva Granada allí nos llevó Jaime Martínez  y Emisoras Nuevo Mundo gracias a Carlos Pinzón.

–¿Fueron teloneros de  Enrique Guzmán en 1965?

–Cuando actuó Enrique Guzmán en Colombia, era el ídolo más querido y admirado en toda la América, quien nos recomendó para esta presentación fue Carlos Pinzón.

Para mí era increíble conocer a Enrique Guzmán y actuar en el mismo Show. Ese día también actuaron, Guillermo Valderrama “Pipo” y “Los Ángeles”, los futuros “Speakers”.

–¿Cómo llegó al Club del Clan?

–Esto fue en 1965, reemplacé como pianista y director musical a Oscar Lasprilla, quien salió para conformar “Los Gold Fingers”. Guillermo Hinestrosa, nos contrató a “Los Dangers” como agrupación base del Club del Clan. Este nexo me dio la oportunidad para dirigir el elenco del Club del Clan, con el que grabamos dos álbumes para Sonolux .

–¿Dónde grabaron los álbumes del Club de Clan?

–En Suramericana de Grabaciones, el ingeniero fue Armando Benavides. Allí también grabé para Harold y otros artistas de Estudio 15. Fui parte del elenco musical que inauguró los Estudios Ingeson, los que en 1968 eran los más modernos. El ingeniero de sonido era David Ocampo.

–¿A quiénes recuerda de los pioneros del rock?

–Manuel Jiménez el mejor baterista, Edgar y Luis Dueñas, hijos del Maestro Luis Dueñas Perilla, Luis hijo excelente guitarrista y persona, Édgar buen baterista. Oscar Lasprilla, el mejor guitarrista de los pioneros y a Fredy Wilson muy buen cantante.

–¿Quién lo llevó a “Los Caminantes “?

–Oscar Machado, baterista de la agrupación a quien conocí en el Grill Candilejas donde actuaba al lado del maestro, Lucho Bermúdez.

–¿Por qué se radicó en Quito?

En 1969 viaje con “Los Caminantes”, me gustó Ecuador, el tiempo fue pasando, eche raíces y me quedé.

 

ehozzman1@yahoo.com




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *