La fe de un hincha

El país más corrupto (¿De acuerdo?), la quinta mejor liga del mundo, el rechazo a la tv futbolera, impuesta sin consideración al aficionado; el VAR con su confusión y desconfianza, el preolímpico con caídas y resurrecciones de una selección con talento discontinuo y el reinicio de la Liga con sus expectativas.

Temas y polémicas de actualidad con o sin el ruido de la pelota.

En corrupción los hechos hablan por sí solos.

La quinta mejor liga, parece una broma… produce risa, así los mercaderes del espectáculo suelten pirotecnia para celebrarlo.

El frenesí de las apuestas no es tema marginal. Con patrocinio generoso a clubes y eventos y crecimiento desmesurado. Se requiere, a propósito, un control para evitar la manipulación de resultados.

Tampoco lo es el control al dopaje, que en Colombia poco se ve, con tolerancia oficial.

 El Var no da confianza. No se hay en él, aun, la legitima herramienta para garantizar “el futbol sin error”.

La selección preolímpica pelea una opción de ir a Tokio. El partido con Chile, marcará el camino. Demuestra que los talentos son naturales. Que ese es nuestro futbol. Que el estilo es la pelota y con ella la gambeta. Que ganamos por arte y no por fuerza.

El regreso del balón que castiga con su ausencia en las fiestas, trae el placer masoquista de ver lo mismo.

Que ejemplar es la fe del hincha. Cierra heridas con gran velocidad. Cae, se levanta y vuelve a creer. Es la razón fundamental de este espectáculo.

También puede leer:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *