Por Rafael Camargo

Fabio Zuleta Díaz, hermano de los famosos cantantes y padre de Iván Zuleta, es conocido como humorista y le pareció “gracioso” subir a sus redes sociales una entrevista que realizó a Roberto, un indígena guajiro en el programa “Buenas tardes con Fabio”, en el Sistema Cardenal en Valledupar.

El tema central se desarrolló sobre la venta de 3 mujeres de la etnia wayúu, entre ellas una joven virgen.

Después del escándalo mundial sobre la atrocidad, la defensa de los acusados fue la de comentar que “serían prácticas ancestrales en varias regiones de La Guajira como Uribia, Maicao, Cabo de la Vela, Media Luna y Riohacha, sobre la comercialización de “chinitas”, como despectivamente se refieren a las mujeres wayúu.

La Procuraduría General de la Nación le pidió a la Fiscalía investigar “hasta las últimas consecuencias” sobre el hecho que compromete la libertad de las personas, la explotación sexual y la trata de personas.

“El atroz hecho que presenta el video, donde se acuerda cobrar hasta 5 millones de pesos por una mujer indígena, exhibe solamente una parte de la realidad que viven muchas niñas, adolescentes y mujeres en el país, sobre quienes los hombres han tomado el control para vender y comprar sus cuerpos en un macabro juego de oferta y demanda, donde poco o nada importan los derechos, la integridad y dignidad de las mujeres”, afirmó el Procurador General, para quien la naturalidad con la que Zuleta Díaz y su interlocutor acuerdan la compraventa de las mujeres, como si se tratase de compra venta de animales o cosas, debe ser un hecho censurado por la sociedad al unísono.

AdobeStock_211761759.jpeg
Las niñas son las que se llevaron la peor parte: representan el 74,4 por ciento de las denuncias por violación en 2018. Foto Vaticannews.va

PERSEGUIDAS DESDE EL NACIMIENTO

Se calcula que, en Colombia, cada año, se comenten unos 450 mil abortos. Atacadas, solitarias y perseguidas las mujeres –por decenas de razones—llegan a este punto extremo. Se recuerda como las jóvenes reclutadas por las guerrillas fueron y son sometidas a esta cruel experiencia.

La trata de personas ha ido en aumento en los últimos años. Con la llegada de venezolanos al país, miles de niñas e infantas son sometidas a esta esclavitud. Se conocen casas de ventas de personas en Cartagena y Cúcuta.

Según un informe presentado en el 2019 por la oficina de la ONU contra la Droga y el Delito, a nivel mundial, el 49 % de las víctimas de trata son mujeres, el 23 % son niñas, el 21 % son hombres y el 7 por ciento son niños.

VEJÁMENES Y VIOLACIONES

En un informe de El Tiempo, con cifras de Medicina Legal evidencian que entre enero y noviembre de 2018 se practicaron 24.532 exámenes forenses por la presunta comisión de violencia sexual contra menores, mientras que en el mismo periodo del año anterior se hicieron 21.804. Según esa entidad, se estima que cada día del año pasado 64 niños fueron sometidos a violencia sexual.

“El 2018 fue un año funesto: entre enero y noviembre se reportaron 21.515 denuncias, y eso sin tener en cuenta los números del mes de diciembre, que todavía no se han hecho públicos. Esto se traduce en que cada día fueron abusados 64 niños y jóvenes entre los 0 y los 17 años, uno cada 22 minutos. 
El 2017 cerró con un balance de 20.663 casos –57 cada día–, y en el 2016 hubo 18.416 –50 diarios–. Haciendo un comparativo, entre 2016 y 2018 el aumento de la violencia sexual infantil fue del 16,8 por ciento.

Las niñas son las que se llevaron la peor parte: representan el 74,4 por ciento de las denuncias de 2018. En 2016 y 2017, la tendencia fue prácticamente la misma: 85,4 por ciento y 73,9 por ciento, respectivamente.
Otro de los hallazgos que se desprende del informe de Medicina Legal es que los menores de entre 10 y 14 años fueron los que más sufrieron este flagelo: 9.896, frente a los 6.015 de entre los 5 y los 9 años, y los 2.835 con edades comprendidas entre los 15 y los 17. También es preocupante el número de niños de entre los 0 y los 4 años que fueron víctimas: 2.767. Así, los menores de edad se consolidan como el grupo poblacional que más exámenes forenses por abuso sexual concentraron en 2018 del total de la población afectada (24.525). Son el 87,7 por ciento”, reveló el diario.
LA SOLEDAD DE LAS MUJERES

Se calcula que más de 12.3 millones de mujeres son cabeza de familia en Colombia. Según datos del Dane, que en el país actualmente hay 22 millones de mujeres, de las cuales el 56 % son madres cabezas de familia y menos de la mitad, el 41,9 %, tiene alguna ocupación laboral fuera del hogar.

Este número de mujeres asumieron la jefatura de sus casas, ante múltiples situaciones que van desde el desplazamiento, el asesinato de sus parejas o, simplemente, el abandono de sus compañeros.

giornata-internazionale-contro-la-violenza-su-1542991022881.jpg
Según la ONU, la violencia contra mujeres y niñas es una de las violaciones de los derechos humanos más extendidas, persistentes y devastadoras del mundo actual sobre las que apenas se informa debido a la impunidad de la cual disfrutan los perpetradores, y el silencio, la estigmatización y la vergüenza que sufren las víctimas. Foto Vaticannews.va

AUMENTAN LOS FEMINICIDIOS

En 2019 hubo más de 500 casos en el país, según el Observatorio de Feminicidios Colombia. Y cada dos minutos y medio una mujer es víctima en América Latina, dice la ONU. La ley establece que el feminicidio se presenta cuando la muerte de las mujeres está relacionada con su condición de ser mujer o por motivos de su identidad de género.

“En Colombia hay normativas de protección a la mujer e incluso el país ha ratificado dos convenios internacionales que exigen al Gobierno garantizar la integridad de las mujeres sancionando la violencia contra ellas, pero las cifras demuestran que hay vacíos como la falta de presupuesto para poner en marcha las medidas necesarias. “En el papel está bien, pero en la práctica no estamos viendo las asignaciones presupuestales adecuadas. De nada nos sirve tener políticas públicas si no tienen asignaciones presupuestales específicas y que sean transversales”, explicó Gloria Roncancio, directora de la Fundación Feminicidios Colombia, en una entrevista para El Espectador.

FEMINICIDIOS PRESENTADOS COMO SUICIDIOS

“Las cifras de suicidios en Colombia del 2016 al 2019, fueron de 10.127 personas; de este total, 1892 fueron mujeres, es decir el 18,68%. Es importante destacar que entre las razones que aducen para que las mujeres se suiciden, se encuentran, en primer lugar, enfermedad física o mental y en segundo, conflictos con las parejas, para un total del 54,04%, como primeras razones para argumentar el suicidio de las mujeres como estrategia de evasión e impunidad de los sujetos feminicidas”, revela informe de marzo del 2020 del Observatorio de feminicidios de Colombia.

PROSTITUCIÓN UNIVERSITARIA

“La indiferencia de la Universidad ante la prostitución de sus estudiantes”, así tituló el portal universidad.edu.co sobre el incremento en la prostitución en las Instituciones de Educación Superior en Colombia.

“Es una situación casi común en instituciones, públicas y privadas. Más allá de lo moral, es un debate de salud pública frente al que las IES deberían actuar más categóricamente.

Si bien el debate se cruza con el libre desarrollo de la personalidad y la realización de una actividad que en Colombia no es ilegal ni está penalizada, la situación devela la necesaria intervención de las IES en programas de Bienestar para incentivar los procesos de reflexión ética y de contexto social de los y las universitarias, así como de los impactos indirectos que trae esta situación, como el del tráfico y consumo de drogas”, dijo en su informe sobre la duración situación femenina en las universidades.

El principal argumento de quienes ejercen esta actividad (tanto hombres como mujeres y personas con diversas expresiones sexuales) es que el motivo para ello es la difícil situación económica y los altos precios de las matrículas.

También está la modalidad de intercambiar sexo por calificaciones, que es otra extensión crítica de la situación.

Continúan también los acosos estudiantiles, laborales y sociales.

Las cifras, por lo tanto, van más allá del chistecito del supuesto humorista vallenato, al burlarse de una mujer colombiana. Es, en realidad, una preocupación nacional.

Fotos: vaticannews.va

También puede leer: