LAS EMPANADAS COLOMBIANAS: DE LA FAMA A LA OSCURIDAD

Por Guillermo Romero Salamanca

De un solo tajo, cuatro policías acabaron con una bella costumbre. Alguien preguntaba: ¿ahora qué hago? Y les contestaban casi en coro: “empanadas, que es lo que más se vende”.

Desde el pasado 15 de febrero, Steven Carlos pasó de la clandestinidad a la fama. Los medios de comunicación lo persiguieron y le pidieron sus declaraciones por haber cometido el delito de comer una empanada en la calle. Le pareció normal repetir su costumbre y no le importó que los vestidos de verde le grabaran. Cuando llevaba media empanada, le leyeron los derechos y el hombre casi se ahoga cuando le dieron la multa: 800 mil pesos.

Imagen relacionada
Steven recrea su pasaje consumiendo una empanada. Foto Blu radio.

Steven Carlos pasó, de ahora en adelante, a ser el “el hombre de la empanada”. Si quisiera, se podría lanzar al concejo de Bogotá argumentando el derecho al trabajo, pero sobre todo a consumir ese deleite de miles de colombianos.

El atropello se volvió viral. Decenas de “memes” inundaron las redes sociales.

La empanada es un pasaboca ancestral. Unos dicen que fueron las persas las que idearon ese bocado. Otros aseguran que la patente debe ser de los griegos. Unos más que los españoles, porque ya en 1500 existían las de camarones.

El hecho es que llegaron con Cristóbal Colón y su séquito al continente americano. Desde la Patagonia hasta el Canadá existen diversas presentaciones, hay quienes las preparan con harina de trigo y otras con cernido de maíz. Los rellenos son también variadísimos. Las chilenas llevan carne, huevo cocido y bastante cebolla y hay unas con piña como en Santander, Colombia.

Alejandra Guerrero, del portal vix.com ha sido una estudiosa profunda del tema de empanadas. Dice, por ejemplo, que “en Galicia y Portugal, una empanada se prepara de forma similar a un gran pastel que se corta en pedazos, por lo que es una comida portátil y abundante para los trabajadores. El relleno de la empanada gallega y portuguesa por lo general incluye atún, sardinas o chorizo. El relleno también incluye una salsa de tomate, ajo y cebolla”.

La periodista María Antonieta Collins le hace entrega al papa Francisco de su manjar: empanadas argentinas. Foto: @CollinsOficial

El propio Papa Francisco ha contado que algunos de sus platos favoritos son -como buen argentino- las empanadas de carne, la colita de cuadril a la parrilla, una pieza de carne sin hueso que corresponde a la parte baja, externa y transversal del cuarto trasero de la res, y el dulce de leche, un postre que le preparan con especial dedicación, que se cocina con leche, azúcar, bicarbonato, vainilla y un poco de coñac.

La periodista María Antonieta Collins, corresponsal principal de Univisión Noticias, sorprendió al papa Francisco durante su viaje en septiembre del 2015 desde Roma a La Habana con un regalo que el Pontífice no esperaba: empanadas argentinas. Ella sabía que le fascinaban.

En Colombia la empanada uno de los platos preferidos para las reuniones. Se acompañan con el típico ají –con una mezcla de cebolla larga, tomate, cilantro y picante—, con limones o alguna salsa, según la región.

Las hay con trenzas, lisas, pequeñas o grandes. Con rellenos que van desde arroz, carne, cerdo, pollo, verduras, huevo de gallina o de codorniz, pescado, mixturas o frutas. Miles de negocios existen en el país que se han hecho a base de la empanada. En Zipaquirá existe un vendedor (se omite el nombre para evitar alguna persecución policial) que, a partir de las diez de la mañana, va gritando por la calle: “llegaron” y de inmediato salen los ávidos hambrientos.

Empanadas Colombianas venden franquicias a quien lo desee. No sólo le enseñan cómo administrar un negocio, sino cómo preparar y vender las típicas y puntudos tronches.

En Medellín hay varios puestos conocidos como “El machete” que a partir de las 8 de la mañana, venden 4 pequeñas por 2 mil pesos y llevan ají, limón y servilletas. En segundos les piden 3 ó 4 paquetes. No damos la dirección para evitarles inconvenientes judiciales.

El notable litigante, escritor e historiador quindiano Horacio Gómez Aristizábal abre sus apetitosas comidas en su residencia con un buen plato de empanadas de pipián. Originarias del Cauca y que se hacen con papa amarilla y maní.  El doctor Gómez dice que son las mejores del país y sus comensales, embajadores, empresarios, periodistas y abogados aseguran que es cierto, además, porque son compatibles con su whisky Sello Rojo.

El mismísimo expresidente Juan Manuel Santos fue pillado en Pamplona en uno de sus recorridos consumiendo empanada y Pony Malta en la tienda de una vecina.

En esa época era normal. Dicen que ahora los policías perseguirán los chontaduros, las arepas y se saldrán de control cuando intenten acabar con los aguacates. Será una guerra de verdes.

El expresidente Juan Manuel Santos degustando una empanada en Santander. Foto: captada de video de Noticias Uno

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lea también:

VIENTOS DE GUERRA: MÁS ALLÁ DE UN SIMPLE VESTIDO


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *