Las mejores frases de Lao-Tse, un icono de la cultura oriental

Lao-Tse es una importante figura de China, cuya veracidad histórica se pone en entredicho incluso hoy. Se cree que fue el autor del libro Tao Te Ching, la obra principal por la cual se rige el taoísmo (una religión y filosofía asiática).

Se cree que pudo ser contemporáneo de Confucio, pero la falta de pruebas sobre la vida de Lao-Tse, convierte estas fuentes en meras especulaciones. Indistintamente de si existió o no como persona real, las obras literarias de Lao-Tse o que hablan de él, son muy conocidas y relevantes en la cultura china.

Grandes frases y reflexiones de Lao-Tse

Si quieres conocer más sobre esta misteriosa figura, a continuación, podrás disfrutar de 90 grandes frases de Lao-Tse, que nos pueden ayudar a entender un poco más la filosofía que este pensador predicaba.

  • Quien pretende el dominio del mundo y mejorar éste, se encamina al fracaso. El mundo es tan sagrado y vasto que no puede ser dominado. Quien lo domina lo empeora, quien lo tiene lo pierde.

Debemos ser conscientes de nuestras limitaciones, de otra manera nuestra soberbia nos pasará factura.

  • Quien no es feliz con poco, no lo será con mucho.

La felicidad no se encuentra en los bienes materiales, sino en nuestros propios sentimientos.

  • Aquel que obtiene una victoria sobre otro hombre, es fuerte; pero quien obtiene una victoria sobre sí mismo, es poderoso.

Nuestro mayor rival en la vida siempre seremos nosotros mismos, somos nuestro mayor detractor.

  • Debido a un gran amor, uno es valiente.

El amor puede llevarnos a realizar grandes proezas, siempre ha sido una fuerza muy poderosa en la vida.

  • El que sabe, no habla; el que habla, no sabe.

Aquél que es sabio, nunca se pronunciará en balde; por el contrario, el ignorante hablará sin conocimiento.

  • Un árbol enorme crece de un tierno retoño. Un camino de mil pasos comienza en un solo paso.

Todo en la vida comienza por un pequeño paso, nada se consigue de la noche a la mañana.

  • El agradecimiento es la memoria del corazón.

Cuando agradecemos algo a alguien le demostramos el cariño que le profesamos.

  • Darte cuenta de que no entiendes, es una virtud; no darte cuenta de que no entiendes, es un defecto.

Ser conscientes de nuestras propias limitaciones nos llevará a poder superarlas.

  • Para conducir la gente, camina detrás de ellos.

Debemos saber adoptar una posición de sumisión para conseguir lo que queremos de alguien, el respeto nos llevará a lograrlo.

  • Con buenas palabras se puede negociar, pero para engrandecerse, se requieren buenas obras.

Las buenas obras son siempre las que harán de este mundo un lugar mejor. Las palabras no son suficientes.

  • Deja de pensar y termina con tus problemas.

En la mayoría de las ocasiones le damos demasiadas vueltas a los problemas, no debemos darles tanta importancia.

  • Cuando sobre la tierra todos reconocen la belleza como belleza, así queda constituida la fealdad.

La belleza es un término subjetivo, que muchas veces acaba dictando la sociedad, pero no debemos dejarnos llevar por ella.

  • No vayas contra lo que es justo, para conseguir el elogio de los demás.

No debemos buscar la aceptación de la sociedad, debemos ser aquellos que somos realmente.

  • Las palabras elegantes no son sinceras; las palabras sinceras, no son elegantes.

En muchas ocasiones decir la verdad puede causar dolor a la persona que recibe esta verdad, pero debemos ser honestos.

  • Observa todo lo blanco que hay en torno tuyo, pero recuerda todo lo negro que existe.

En la vida siempre existirán problemas que deberemos atajar, sin ellos no seriamos capaces de valorar lo bueno que la vida nos aporta.

  • Sólo aquellos que conocen la paz interna, pueden entregársela a otros.

Para demostrarles a los demás lo que es la paz interior, debemos estar en paz con nosotros mismos.

  • La vida es una serie de cambios naturales y espontáneos. No te resistas a ellos sólo crea dolor. Deja que la realidad sea la realidad.

Aceptar la vida tal y como se nos presenta, puede llevarnos a alcanzar un estado de felicidad pleno.

  • El malvado líder es aquel a quien la gente desprecia. El líder bueno es aquel a quien la gente admira.

Como dirigentes debemos buscar siempre la satisfacción de nuestros súbditos, con ella nos revelaremos como grandes líderes.

  • Diez mil cosas florecen, y entonces cada una regresa a la raíz de la que vino.

La vida solo es un paso más en el camino hacia la muerte, todo lo que en un momento empezó, en algún momento llegará a su fin.

  • Saber que uno no sabe, es lo mejor.

Ser conscientes de que no tenemos el conocimiento absoluto, nos realiza como mejores individuos; debemos escuchar a los demás.

  • Las palabras verdaderas no son bonitas; las palabras falsas son bellas. Las buenas palabras no son persuasivas; las palabras que no son buenas son persuasivas.

En muchas ocasiones, las mentiras pueden sonar mejor que las verdades; no debemos dejarnos llevar por ellas.

  • El que mucho promete, rara vez cumple su palabra.

No debemos prometer, a no ser que vayamos a cumplir lo prometido, nuestra palabra representa la persona que somos en la sociedad.

  • Aquello que está bien establecido no se puede mover. Lo que está agarrado fuertemente, no se puede soltar. Y será honrado, de generación en generación.

Con el pasar del tiempo en la sociedad, se implantan valores que perdurarán con el pasar de los siglos.

  • Las armas del reino no se muestran al extranjero.

No debemos enseñar las cartas que tenemos, debemos ser cautelosos y no revelar mucho de nosotros a terceros, pues de otra manera, podemos salir perjudicados.

  • La amabilidad en palabras crea confianza. La amabilidad en el pensamiento crea profundidad. La bondad de dar crea amor.

Debemos ser amables con quienes nos rodean, de esta forma nuestras relaciones personales mejorarán.

  • Preocúpate por lo que piensen los demás y siempre serás su prisionero.

No debemos dejarnos llevar por la imagen que los demás puedan tener sobre nosotros, debemos ser auténticos y fieles a nosotros mismos.

  • Debes rendirte a tu propio interés. Ama a los otros tanto como a ti mismo. Entonces podrás confiar en todas las cosas bajo el cielo.

Cómo nos cuidemos a nosotros mismos y cómo cuidemos a aquellos que nos rodean, nos llevará o no a alcanzar grandes metas.

  • Las personas tienen hambre, esto sucede porque los que tienen autoridad comen demasiado en impuestos.

La injusticia ha estado siempre presente en el mundo, debemos combatirla desde nuestras posibilidades.

  • Los que tienen conocimiento, no predicen. Los que predicen, no tienen conocimiento.

Cuando somos lo suficientemente sabios, somos conscientes de que no podemos adelantar acontecimientos.

  • El conocimiento es un tesoro, pero la práctica, es la clave para ello.

Para alcanzar cualquier conocimiento, este, viene dado por el camino de la acción, ya sea leyendo o practicando cualquier tipo de arte.

  • Responde inteligentemente incluso al tratamiento poco inteligente.

Cuando alguien no nos trata con el respeto que merecemos, debemos ser más listos que él y no actuar de la misma manera.

  • Las cosas suaves de la vida superan las cosas más fuertes del mundo.

En muchas ocasiones las cosas no son lo que parecen y algo que puede parecer delicado, puede ser mucho más fuerte de lo que pensábamos.

  • El que sabe contentarse con lo que tiene, siempre estará feliz.

Aquél que no necesita mucho en la vida, será irremediablemente siempre, mucho más feliz.

  • Cuando un país está lleno de conflictos, florecen los patriotas.

En las situaciones extremas es cuando florecen los sentimientos más profundos.

  • Si quiere tomar, primero debes dar; este es el comienzo de la inteligencia.

Para conseguir cosas en la vida, primero debemos haber hecho algo para poder conseguirlas.

  • Ser profundamente amado por alguien te da fuerza, mientras que amar a alguien profundamente, te da coraje.

El amor que sentimos hacia una persona y que recibimos de ella, puede ayudarnos en todos los aspectos de la vida.

  • El hombre sabio no acumula. Cuanto más ayuda a los otros, más se beneficia él mismo. Cuanto más da a los otros, más obtiene él mismo.

Cuando mejoramos la vida de aquellos que nos rodean, de forma indirecta, también mejoramos la nuestra.

  • La gente es difícil de gobernar porque tiene demasiado conocimiento.

En un pueblo culto el dirigente debe ser mucho más astuto, por eso, muchos dirigentes deciden no invertir en la educación de sus ciudadanos.

  • Pocas cosas bajo el cielo traen más beneficios que las lecciones aprendidas desde el silencio y las acciones tomadas sin haberse esforzado.

Todo lo que consigamos en la vida como conocimientos y técnicas siempre nos serán de gran ayuda durante toda ella.

  • Los enemigos del hombre no son demonios, sino seres humanos como él.

El ser humano es el mayor depredador de la Tierra, para todos los seres vivos, incluido el mismo ser humano.

  • La moderación es la mejor virtud para gobernar a los hombres y servir al cielo.

Como dirigentes debemos ser moderados en nuestras acciones, saber actuar con proporcionalidad en cada situación.

  • La pérdida no es tan mala como querer más.

Cuando perdemos algo que no necesitábamos, realmente no habremos perdido nada.

  • Haz las cosas difíciles mientras son fáciles y hazlas grandes cosas mientras son pequeñas.

Debemos atajar los problemas cuando tenemos margen de maniobra, si dejamos que estos crezcan y se compliquen serán definitivamente mucho más duros de solucionar.

  • Aquél que habla, se cansa más rápido.

Durante un ejercicio, hablar no nos permite controlar nuestra respiración y por eso mismo nos cansamos más.

  • Aquel que insiste demasiado en sus puntos de vista, encuentra pocas personas que estén de acuerdo con él.

Debemos aceptar los puntos de vista de los demás, no debemos querer imponer nuestro criterio.

  • La clave para el crecimiento es la introducción de mayores dimensiones de conciencia en nuestra conciencia.

Para absorber un mayor conocimiento, debemos expandir nuestra mente y nuestras ideas, nunca debemos dejar de aprender.

  • Sé el jefe, pero nunca el señor.

Podemos dirigir a alguien, pero este nunca será de nuestra propiedad, todas las personas somos poseedoras de los mismos derechos universales.

  • En el pensamiento, mantente en lo simple. En el conflicto, se justo y generoso. En el trabajo, haz lo que disfrutes. En la vida familiar, mantente presente.

Esta frase enumera muy bien las cualidades que todos debemos tener y cómo debemos actuar en la vida.

  • Que tu cuerpo y tu alma vital estén unidos en un abrazo sin separación.

Debemos estar en contacto con nuestro espíritu, saber quiénes somos realmente y qué queremos conseguir en la vida.

  • La vida y la muerte son un hilo, la misma línea vista desde diferentes lados.

La muerte es parte de la vida, una experiencia más por la que todos pasaremos en un momento u otro.

  • No hay mayor peligro que subestimar a tu oponente.

Subestimar a nuestro oponente nos llevará hacia la derrota, debemos ser precavidos y siempre estar preparados para lo peor.

  • El buen hombre es el maestro del malo, y el mal hombre es la lección del bueno.

En la vida podemos aprender de aquellas personas como las que no queremos ser, pues de esta forma tendremos un claro ejemplo de cómo no debemos actuar.

  • Palabra adornada no es sincera.

Para transmitir las cosas de la forma más fidedigna, debemos hablar sin tapujos.

  • La naturaleza no tiene un corazón humano.

El medio ambiente no mira por los intereses de las personas, debemos valernos por nosotros mismos.

  • El éxito es tan peligroso como el fracaso. La esperanza es tan hueca como el miedo.

No debemos adelantar acontecimientos, ser prevenidos es una gran cualidad.

  • Sin moverse externamente, uno puede conocer todo el mundo: sin mirar por la ventana, uno puede ver el camino hacia el cielo. Cuanto más te mueves, menos sabes.

Los conocimientos, los adquirimos muchas veces con la introspección, debemos conocernos a nosotros mismos para conocer todo lo demás.

  • La perfección es la voluntad de ser imperfecto.

Cuando somos conscientes de nuestras imperfecciones, las aceptamos y podemos vivir con ellas.

  • Dirige una gran nación de la forma en que cocinarías un pez pequeño. No exageres.

Incluso los dirigentes más poderosos deben ser cautelosos y ser prevenidos.

  • Ver las cosas en la semilla, eso es genialidad.

Cuando valoramos algo por el poder que este puede alcanzar, podremos adelantarnos y sacar provecho de dicho poder.

  • Anticipa lo difícil gestionando lo fácil.

Debemos ser precavidos y actuar cuando aún estamos a tiempo.

  • Llena tu tazón hasta el borde y se desbordará. Continúa afilando tu cuchillo y se desgastará.

No debemos apurar demasiado las cosas siendo ambiciosos, debemos saber cuándo es suficiente de algo.

  • Un líder es mejor cuando la gente apenas sabe que existe. Cuando su trabajo está hecho, su objetivo cumplido, ellos dirán: lo hicimos nosotros mismos.

El trabajo de un líder está bien hecho cuando hace fácil lo difícil y parece que todo sea de forma natural.

  • Grande es en verdad la sublimidad de lo creativo, a lo que todos los seres le deben su comienzo y que llena todo el cielo.

La creación es algo maravilloso de lo que todos podemos disfrutar, vivimos en un gran planeta.

  • Sé honesto con aquellos que son honestos, y también sé honesto con aquellos que no son honestos.

La honestidad es algo que siempre debe estar presente en nuestra personalidad.

  • Conocer a los demás es sabiduría, conocerse a sí mismo es la Iluminación.

El mayor conocimiento que podemos poseer es el autoconocimiento.

  • Actúa sin esforzarte. Trabaja sin interferir. Encuentra el sabor en lo que no tiene sabor.

Debemos valorar las pequeñas cosas y también sacar el máximo partido de nuestras acciones.

  • Un erudito que aprecia el amor sólo por la comodidad, no está preparado para ser un erudito.

Ser conscientes de todo lo positivo que tenemos en nuestra vida, nos llevará a alcanzar la meta que perseguimos.

  • La naturaleza no se apresura, sin embargo, todo se logra.

Con el tiempo y la dedicación suficiente todo será posible.

  • Si practicas la equidad, aunque mueras no perecerás.

Ser equitativos con lo que damos y recibimos de los demás es una gran cualidad.

  • Aquél que obtiene tiene poco. Aquél que dispersa tiene mucho.

Debemos dar para poder recibir, pues en la vida siempre recibimos la misma moneda con la que pagamos.

  • Las armas no son herramientas apropiadas para las personas amables; las personas amables las usan sólo cuando no tienen otra opción. Ellos valoran la paz y la tranquilidad. No encuentran gloria en la victoria.

La gloria que alcanzamos con el poder de las armas, siempre manchará nuestras manos de sangre.

  • El que todo lo juzga fácil, encontrará la vida difícil.

Cuando lo damos todo por sentado nos puede dar la sensación de que la vida no tiene ningún misterio.

  • La persona verdadera gobierna cuando vacía a su corazón del deseo y llena la barriga con comida, debilitando sus ambiciones y fortaleciendo sus huesos.

Cuando pensamos con mayor claridad, es cuando debemos tomar las decisiones más difíciles.

  • La salud es la posesión más grande. La satisfacción es el tesoro más grande. La confianza es el amigo más grande. No ser es la alegría más grande.

Debemos dar gracias por todos los dones que nos da la vida y debemos ser más conscientes de ellos.

  • Si el Gran Camino perece habrá moralidad y deber. Cuando surjan la inteligencia y el conocimiento, grandes mentiras florecerán.

La sociedad puede llevarnos a encontrarnos con personas que nos puedan envidiar, no debemos dejarnos llevar por sus artimañas.

  • Cuando estás contento con ser simplemente tú mismo y no te comparas o compites, todo el mundo te respetará.

Cuanto más honestos somos con nosotros mismos, la gente mejor podrá apreciar nuestras cualidades.

  • La conveniencia es simplemente la sombra del bien y de la verdad, es el inicio del desorden.

Hacer las cosas porque nos son convenientes, nos puede llevar por un mal camino, debemos ser honestos con nuestros actos y pensamientos.

  • El que sabe atar no usa cuerdas ni nudos, y, sin embargo, nadie puede desatar lo que él ha unido.

Aquellas personas que saben manipular los hilos que mueven la sociedad, alcanzan un gran poder dentro de ella.

  • Nosotros convertimos la arcilla en un maceta, pero lo que queremos es su interior vacío.

Una buena moraleja que nos indica que hasta un espacio vacío guarda un gran valor.

  • Cuando la virtud está perdida, aparece la benevolencia, cuando la benevolencia está perdida, aparece la conducta correcta, cuando está perdida la conducta correcta, aparece la conveniencia.

Ser honestos con las acciones que llevamos a cabo, nos hará nunca arrepentirnos de ellas.

  • El amor es de todas las pasiones la más fuerte, ya que ataca al mismo tiempo la cabeza, el corazón y los sentidos.

El amor puede cambiar totalmente nuestra mente y hacernos cambiar de opinión sobre muchas cuestiones.

  • Lo débil y lo tierno vencen lo duro y lo fuerte.

Las cosas pueden no ser lo que parecen, el agua por ejemplo puede atravesar cualquier roca.

  • Las personas fracasan cuando están a punto de triunfar. Si uno es cuidadoso hasta el final, tal y como cuando inició, no existirá el fracaso.

No debemos dar las cosas por finalizadas hasta que no hemos llegado a su fin real, no debemos vender la piel del oso antes de cazarlo.

  • El tiempo es algo creado. Decir “No tengo tiempo” es igual a que dijeras “No quiero”.

Cuando deseamos hacer algo o estar con alguien, siempre encontraremos el tiempo suficiente para hacerlo.

  • El ganso de la nieve no necesita un baño para hacerse blanco. Asimismo, tú tampoco necesitas hacer nada más que ser tú mismo.

Debemos querernos y valorarnos por la persona que somos, la autoestima es algo fundamental que debemos cultivar en nosotros.

  • Cuando dejo de ser lo que soy, me convierto en lo que podría ser.

Para crecer como individuos debemos cambiar nosotros mismos, adquirir sabiduría y ponerla en práctica en nuestra vida.

  • Si no cambias la dirección, puedes terminar donde has comenzado.

El mundo es una esfera y si caminamos siempre en la misma dirección le daremos la vuelta, una buena moraleja de en lo que puede convertirse nuestra vida.

  • El hombre corriente, cuando emprende una cosa, la echa a perder por tener prisa en terminarla.

Ser pacientes nos llevará a alcanzar nuestros objetivos, las prisas nunca son buenas compañeras.

  • La manera de hacer, es ser.

Para realizar aquello con lo que tanto soñamos debemos convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos.

  • Diferentes en la vida, los hombres son semejantes en la muerte.

La muerte es omnipresente en todos los seres vivos. Cómo vivamos nuestra vida, es lo que nos diferencia entre nosotros.

Textos y fotos: el mundo al instante.com

También puede leer:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *