Leer genera reacciones que tu cerebro percibe como reales

Leer es mucho más que una actividad para pasar el rato. Los libros son capaces de transportar a otra realidad, mejorar la memoria, corregir ortografía, aumentar el vocabulario, entre otras muchas ventajas.

Además de estos beneficios, leer tiene un impacto en el cerebro porque activa zonas que empleamos para percibir lo que nos rodea y para determinar cómo actuar con los demás. Un artículo del New York Times destacó que estas sensaciones son 100% reales. Estos son cuatro de los efectos más interesantes que la lectura causa al cerebro humano.

Percibimos olores

Un estudio publicado en NeuroImage demostró que cuando leemos palabras que se relacionan con aromas, las partes del cerebro que se encargan del olfato se activan y hasta podrían hacer que los percibamos. Lo mismo ocurre cuando leemos frases relacionadas a texturas: la corteza sensorial empieza a funcionar.

Nos identificamos con los personajes

El profesor de la Universidad de Toronto, Keith Oatley, defiende la hipótesis de que al leer las descripciones de lo que sienten los personajes, se estimulan las regiones neurológicas que manejan esas emociones. Si el protagonista está triste, molesto o se siente solo, nosotros nos identificaremos fácilmente con él pues en algún momento de nuestra vida hemos sentido lo mismo.

Somos empáticos

Leer no solo permite entender cómo se sienten los personajes, sino también ayuda a comprender mejor a las personas al percibirlo como un “reflejo” de la realidad. El doctor Raymond Mar de la Universidad de York en Canadá, concluyó que las conexiones cerebrales que hacemos para entender la historia del libro son similares a las que necesitamos para entender los pensamientos y sentimientos de las personas, lo cual nos hace más empáticos.

No permiten “viajar”

Cuando el cerebro se activa, afecta en cierta forma la manera como percibimos las cosas. No solo nos permite “ponernos en los zapatos” del personaje principal, sino que vivimos lo que él está pasando, como un viaje a un mundo imaginario que sentimos como real.

Textos y fotos: elmundoalinstante.com

También puede leer:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *