Por Guillermo Romero Salamanca

La narradora revelación de Colombia nació en el corregimiento Mesopotamia de La Unión, Antioquia, es hija de doña Ana María Valencia y de don Luis Fernando Toro, tiene 27 años, le gusta tomar apuntes para no abusar de la memoria, hizo parte del equipo de Señal Colombia para transmitir el Giro de Italia y siempre soñó con ser protagonista de las grandes competencias, contando los sucesos de cada etapa.

Desde hace 16 años vive en Santiago de Cali, trabaja en Radio Súper y dirige el programa “Último kilómetro” en la emisora de internet de Marino Millán  y ha cubierto varias Copas Mundo de Pista y el Campeonato Mundial de esa modalidad.

En el pasado Giro de Italia laboró para Señal Colombia al lado de Georgina Ruiz Sandoval, Iñaqui Berrueta y Andrés Páez, sobresaliendo por su acento, su dicción, su modulación y su sapiencia en cuando a los ciclistas, los equipos, las etapas y hasta las carreteras.

Experimentados comentaristas deportivos como Ramiro Dueñas aseguran que Marisol es una gran conocedora del ciclismo. “Es una enciclopedia”, sostiene.

Estudió Locución y Comunicación Social en la Academia de Comunicación de Jaime Echeverry Loaiza en Cali.

El periodista deportivo Marino Millán le cambió su visión sobre el medio y le dio la oportunidad de desarrollar su potencial. “Él me mostró que era posible mantenerme en la idea de especializarme en otro deporte que no fuera el fútbol, me enseñó que un periodista no sólo debe conocer a fondo el tema en el que se especializa. También es necesario complementarse con otros conocimientos, como la parte técnica  de la radio y la televisión, y ser muy riguroso con la literatura, geografía e historia. Fue en la emisora virtual de Marino Millán  donde pude enfocar mi carrera únicamente en el ciclismo”, cuenta ahora.

“Mi familia siempre ha sido aficionada a la radio y a los deportes, mi padre nos influenció mucho más hacia el ciclismo. Cuando ingresé al bachillerato comencé a seguir con más detalle las carreras nacionales y algunas internacionales, escribía un poco sobre lo que escuchaba y vivía. Desde entonces quise enfocar mi carrera en la comunicación, dándole prioridad al deporte y en especial al ciclismo”, relata.

Le gusta entrevistar, comentar los sucesos, analizar los equipos, contar historias….Está metida de tiempo completo en el deporte de las bielas.

Equipo Señal Colombia

“HAY QUE PREPARARSE”

Siempre sobresalía en clase por su gusto por el deporte, cuando se encontraba finalizando sus estudios, el profesor Julio Carvajal que trabajaba como productor en Radio Súper Cali, le habló de una oportunidad para ingresar como practicante al programa deportivo que dirigía Óscar Rentería Jiménez. “No dudé en aceptar, pues era una gran oportunidad para empezar a conocer un mundo que  había seguido y admirado siempre”, relata ahora cuando rememora los tiempos en los cuales iba a los circuitos, llevaba apuntes sobre los deportistas y se los pasaba a los periodistas, quienes admirados, simplemente los leían y le daban las gracias.

“Considero que tengo buena memoria, pero también soy consciente que puede fallar en cualquier momento, me gusta llevar datos, leer sobre los corredores y tratar de seguirle la pista a los que más puedo, no sólo a los colombianos”, dice ahora tranquilamente.

En Señal Colombia se enteraron de su existencia a través de las redes sociales y por su espacio radial Último Kilómetro. En 2016 se hizo una convocatoria a personas que integraban medios especializados en ciclismo para la transmisión de la Vuelta a España. Luego de un proceso de selección fue escogida junto a Andrés Páez.

“Trabajar en Señal Colombia es un gran compromiso para mí, estar al lado de grandes profesionales requiere estar a la altura. Es un gran equipo. Siempre trato de prepararme lo mejor posible antes de cada evento. La idea es satisfacer a un público muy exigente  como el del ciclismo y cumplir con el objetivo del canal en estas transmisiones, que es proporcionar al televidente mucho más que un marcador”, manifiesta.

RUBENCHO TIENE UN ESTILO MUY ESPECIAL

En el próximo Tour de Francia comentará a través de las emisiones diarias de su programa Último Kilómetro, el cual realiza en marinomillan.com.co

–¿A quiénes admira en la narración del ciclismo?

–Me gusta el trabajo de varios especialistas, no tengo uno en especial.

–¿Ya trabajó con Rubén Darío Arcila?

–No he tenido esa oportunidad.

–¿Qué opina de Rubén Darío?

–Su estilo es especial, creo que una buena parte de los colombianos recordamos esas narraciones de los momentos más importantes en el primer capítulo de gloria, en la historia del ciclismo colombiano.

–¿Qué admira de Georgina Ruiz Sandoval, la Goga?

–Su  seriedad y rigurosidad en la preparación de cada transmisión. También el camino que ha recorrido, ha sido muy especial compartir set con alguien que seguía desde que estaba en el colegio.

–¿López salvó el Giro de Italia?

–Considero que López ganó su propio Giro, a pesar de que las circunstancias no le han permitido destacar en algunas carreras como él ha querido, ha tenido la capacidad de sobreponerse y seguir buscando con gran ímpetu, el lugar que le corresponde según sus condiciones. El Astana le apostó a su talento para lograr la mejor actuación del equipo en la carrera, y el colombiano respondió con creces, pues no sólo garantizó el podio con la camiseta blanca de mejor joven, también se ubicó tercero en la clasificación general, al lado de dos grandes del ciclismo mundial.

–¿Qué sería lo que le pasó a Esteban Chávez?

–Creo que es una pregunta que aún está evaluando el propio Mitchelton Scott. Cuando se dice que una gran vuelta se gana o se pierde en un “abrir y cerrar de ojos”, no es una afirmación de libreto. Es algo real y común. Además del colombiano, vimos otros ejemplos como Simon Yates y Thibaut Pinot. Tal y como lo he escuchado de los propios ciclistas, cuando las piernas no van, no van.

–¿Cómo ves a Egan Bernal para el Tour?

–Sería una buena experiencia para él, su talento le ha permitido escalar rápidamente a la élite del ciclismo mundial. Sería un buen momento para explorar y aprender todo sobre competir en las grandes vueltas.

–¿Qué hay detrás de Froome, hay algún misterio?

–No hay misterio, sólo un proceso complejo y dilatado, propio de una figura del  deporte mundial que quiere agotar hasta el último recurso para salir bien librado. Es el ciclista más representativo de la década, su equipo igualmente uno de los más destacados de este tiempo, pero a su vez son los más señalados. Es una lástima que cada vez que hay una gran estrella en este bello deporte, sea inevitable referirse al dopaje.

–¿Qué equipo está mejor armado para este año para el Tour?

–La nómina del Sky es muy fuerte, muy completa en cada uno de los roles necesarios para acompañar a un gran líder. Tampoco hay que desestimar el conjunto que presentará el Movistar.

–¿Quién es el mejor director técnico?

Admiro mucho el trabajo y recorrido del profesor Luis Fernando Saldarriaga de Manzana Postobón.  Ha sido uno de los protagonistas en este resurgir del ciclismo colombiano. Preparación constante y mucha disciplina, hacen parte de su premisa.

COLOMBIA YA PUEDE COMPETIR

Para Marisol, equipos como el Manzana Postobón, demuestran que es posible soñar con la máxima categoría del ciclismo mundial, con mucho trabajo y patrocinio.

“Hay talento a granel en nuestro país y no necesariamente tendría que estar conformado por las grandes estrellas nacionales. Sería muy interesante ver a esa nueva camada de jóvenes talentos representando al país a lo largo del  calendario internacional”, explica.

–¿Por qué hubo este resurgimiento del ciclismo colombiano?

–Considero que fue una unión de muchas cosas. La globalización permitió que se abrieran mucho más las puertas a nuestro talento en Europa, el apoyo a procesos serios como Colombia es Pasión, la representación de quienes no tuvieron mayor atención de la prensa, pero que siguieron demostrando que Colombia es un país de calidad ciclística y las ganas de la juventud colombiana por sobresalir en un campo del que siempre se nos ha dicho, existe mucho talento.

–Ecuador ya está mostrándose como fortaleza en el ciclismo…

–En nuestro país llevan un buen tiempo dando de qué hablar, necesitaban ese valor agregado que les permitiera creer más en sus condiciones. Richard Carapaz es el abanderado de un nuevo camino del ciclismo ecuatoriano. Tienen varias figuras que sobresalen en diferentes terrenos y de aquí en adelante habrá que tenerlos en la cuenta.

–¿Conoce a Cochise, cuál es su impresión sobre él?

–He tenido la oportunidad de saludarlo en algunas carreras nacionales, es un gran ser humano y me alegra mucho verlo siempre como figura representativa de un mundo al que le regaló tantas alegrías. Pienso que el país está en mora de brindarle un gran homenaje. Como corredor no tuve el privilegio de verlo competir, pero sus registros y pedaladas históricas hablan por él, no cabe duda que ha sido el más completo de nuestra historia.

–¿Cómo armaría un equipo vencedor del tour?

Debería tener por lo menos tres muy buenos escaladores que acompañen al líder hasta las más duras cuestas, unos tres clasicómanos o corredores con muy buen rendimiento en recorridos planos y de media montaña y un buen rodador como pieza clave en momentos de persecución.

–¿Tendrá Rigoberto su oportunidad en este año?

–Volverá a ser protagonista, en eso ha enfocado su preparación en esta temporada. Es un corredor experimentado, que trabaja de manera minuciosa para este tipo de retos.

–¿A cuáles ciclistas ha admirado?

–No puedo negar que en su momento Lance Armstrong fue uno de mis ciclistas favoritos, su condición de salud y su capacidad de sobreponerse, me hizo seguirlo por mucho tiempo. Después disfruté de las pedaladas de Alberto Contador, Fabián Cancellara y Andy Schleck, todos muy diferentes pero con un aporte excepcional al espectáculo del ciclismo. De Colombia a Mauricio Soler y Nairo Quintana.

–¿Salía a las Vueltas a Colombia a ver pasar a los ciclistas?

–Sí. Conté con la fortuna de que en mi época de bachillerato se realizaron muchos eventos ciclísticos en Cali, asistía con gran entusiasmo junto a mi familia, llevaba escritos sobre las carreras y los narradores de turno los leían al aire en las transmisiones. También pintaba camisetas con temas ciclísticos y las regalaba a los corredores que admiraba.

–¿Soñaba con estar en la narración del ciclismo?

–Siempre, lo he visualizado desde que estaba en el colegio, narrar y comentar ciclismo, a eso quiero dedicar mi vida.

–¿Cuándo no hay ciclismo a qué se dedica?

–Es difícil que no haya ciclismo, casi siempre hay algún evento en el mundo. Y con la alta demanda de ciclistas nacionales en tierras europeas, casi siempre se encuentra participación colombiana. De no haber ninguna competencia veo y leo sobre otros deportes.

Familia-hermanos

Clásico RCN – 50 años

Vuelta a Colombia 2016