Bogotá, 05 de junio_ RAM_ De acuerdo con las cifras epidemiológicas de Médicos sin Fronteras, cerca del 80% de los contagiados por Covid-19 sentirán síntomas leves o moderados y no necesitarán hospitalización, de ellos un 15% padecerán la enfermedad de forma grave y requerirán servicios hospitalarios, de este porcentaje el 5% evolucionará a un estado grave y necesitará servicios de UCI.

En Colombia alrededor de 2.5 millones de personas requerirán de dispositivos de ventilación mecánica para recuperarse del virus, sin embargo, el país sólo cuenta con 5.845 camas de cuidado crítico, de acuerdo con el Ministerio de Salud. Esta capacidad hospitalaria no cubriría ni el 2% de la población afectada.

Teniendo en cuenta que aproximadamente 2,5 millones de las personas contagiadas con Covid-19 terminará padeciendo de un síndrome respiratorio, el cual solo puede ser tratado con ventilación mecánica ya que esta fortalece su sistema respiratorio y lo lleva a que su organismo reaccione positivamente venciendo el cuadro viral. Por esto es de vital importancia, que los sistemas de salud fortalezcan su capacidad instalada tanto en las UCI como en equipos ventilatorios no invasivos que puedan tratar al paciente y evitar que avance la enfermedad respiratoria.

La ventilación mecánica no invasiva puede tratar al paciente fuera de las unidades de cuidados intensivos pero manteniendo el aporte de la asistencia ventilatoria de forma continua o intermitente, además, el paciente no requiere estar bajo sedación, reduce las complicaciones ocasionadas por la intubación, es más cómoda para el paciente permitiéndole comer y hablar, y preservan los mecanismo de defensa de la vía aérea superior .

Este tipo de ventilación permite hacer una intervención en las primeras fases de la insuficiencia respiratoria reduciendo los elevados costos de tratamientos para fases avanzadas y por supuesto, reduciendo significativamente la ocupación de unidades de cuidados intensivos.

El principal reto de los sistemas de salud del mundo es evitar el colapso de las unidades de cuidados intensivos durante el pico de la pandemia. En España, el hospital Gregorio Marañón de Madrid, utilizó estos equipos concluyendo que “…el uso de los DPAP lograron retrasar e incluso evitar la necesidad de tratar al paciente en las UCI´s, debido a que suministra una mezcla rica en oxígeno que permite atender las necesidades de oxígeno y la presión de los pacientes”

De esta manera, los DPAP de apoyo respiratorio de presión positiva “Bi-level” están siendo utilizados en la lucha mundial contra el Covid-19 en tres casos específicos: para pacientes en deterioro hacia su previsible ingreso a la UCI con el objetivo de retrasar e incluso evitar su ingreso, para pacientes en UCI en una situación no demasiado comprometida y en modo asistido o, para pacientes que ya pueden dejar el ventilador invasivo y dejar disponible el respirador convencional para otros pacientes.

En Wuhan, China se llegaron a utilizar 7 mil ventiladores no invasivos durante el pico de la pandemia, incluso fueron utilizados para la ventilación en casos de emergencia.

Colombia hoy necesita fortalecer la capacidad de atención a estos pacientes y encontrar una solución costo efectiva y disponible en el mercado mundial.

El uso de los DPAP para los pacientes cuyos pulmones han sido afectados por el virus y que estos dispositivos le pueden proporcionar el tiempo que necesita para combatir la infección y salvarse de la muerte.

También puede leer: