Por Guillermo Romero Salamanca

En el Día Mundial sin Tabaco hay una nueva preocupación en Colombia: los dispositivos electrónicos que están dirigidos a los jóvenes y amantes de la tecnología.

La denuncia la hace la doctora Esperanza Cerón de Educar Consumidores. “A pesar de que la Ley 1335 de 2009 sobre control al tabaco frena toda forma de su publicidad, promoción y patrocinio, y que el Convenio Marco para el Control del Tabaco –incorporado al cuerpo constitucional colombiano– de igual manera prohíbe estas tres acciones, la industria tabacalera está ubicando en los centros comerciales y en los eventos juveniles grandes stands para promover, patrocinar y publicitar los nuevos dispositivos electrónicos que sirven al consumo de tabaco”.

La OMS ha establecido que “las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en todo el mundo, y el consumo de tabaco y la exposición al humo de tabaco ajeno contribuyen a cerca del 12% de las defunciones por cardiopatías. El consumo de tabaco es la segunda causa de enfermedades cardiovasculares, después de la hipertensión arterial”.

“La epidemia mundial de tabaco causa cada año más de 7 millones de defunciones, 900.000 de las cuales corresponden a personas no fumadoras que respiran humo de tabaco ajeno. Cerca del 80% de los más de 1.000 millones de fumadores que hay en el mundo viven en países de ingresos medianos y bajos, que  soportan la mayor carga de enfermedad relacionada con este producto”.

 

Esperanza Cerón de Educar Consumidores. Foto Archivo personal.

La médica  Esperanza Cerón señaló que estas fuentes de consumo de tabaco están dirigidas a los más jóvenes y amantes de la tecnología, pues se pueden calentar y activar a través del computador, directamente. Son de diseño muy atractivo, similares a algunos celulares de alta gama, con colores muy vistosos y empaques de lujo, también orientados a las mujeres jóvenes.

“Algo delicado, pues está contribuyendo a anticipar  la edad de inicio en el tabaquismo  –que ha querido proteger la Ley 1335– y la inclusión de las mujeres en el tabaquismo, género que tradicionalmente ha fumado menos que los hombres. A la vez esta publicidad se está orientando hacia colegios y universidades”, dijo.

Educar Consumidores está en vías de denunciar ante autoridades sanitarias cómo estos dispositivos electrónicos  han comenzado a comercializarse sin tener la respectiva autorización de parte del Comité de Etiquetado y Empaquetado de Productos del Tabaco y su Derivados,  del Ministerio de Salud. 

Asegura Esperanza Cerón que las instituciones consideran el IQOS –dispositivo electrónico de Phillips Morris– como un producto de tabaco, por lo cual no se le puede hacer ni promoción,  ni patrocinio,  ni publicidad de ningún tipo. 

Ya hay evidencias científicas desde la OMS y la OPS  sobre los daños causados por el consumo a través de este producto, que contiene substancias cancerígenas como formaldehído, tolueno, plomo, cadmio y acetaldehído.