Monseñor Juan Carlos Cárdenas Toro, obispo de Pasto, aseguró en un comunicado de prensa que a las mil personas que han fallecido por Covid en esta región se suma la “otra pandemia”: la violencia irracional.

“La violencia que se ensaña con nuestra región, tiene su más reciente y cruel episodio con el asesinato de la niña Marbel Rosero, en Las Mesas, municipio de El Tablón de Gómez. Este y otros asesinatos no pueden sernos indiferentes”, indicó.

En este sentido expresó su cercanía de pastor a los padres y familiares de la joven y de las otras cuatro mujeres que han sido asesinadas durante la primera semana del año. Al celebrar la eucaristía con esta intención, pidió también por la paz de la región nariñense.

Al dirigirse a las personas que atentan contra la vida humana, les recordó que ésta es sagrada y les invitó al arrepentimiento y a cesar toda acción violenta.

El prelado pidió a las autoridades competentes garantizar la protección a la vida de toda persona, de manera especial a los vulnerados y vulnerables. “El pueblo espera de ustedes justicia, verdad y acciones eficaces de protección”.

Exhortó a sacerdotes, religiosas y religiosos a realizar jornadas de oración, a través de las redes sociales y sin provocar aglomeraciones, pidiendo por la paz y la reconciliación y el cese de todo tipo de violencia.

Finalmente, renovó su cercanía con las personas que han perdido a sus seres queridos por la pandemia. “No los olvidamos y rezamos diariamente por ellos y pedimos el consuelo para sus familias”. (GRS-Orbedatos).

También puede leer: