Piden cuidar el patrimonio genético colombiano para evitar la fuga de datos

La investigación genética sigue avanzando en Colombia de la mano de Ascires Sistemas Genómicos, la mayor compañía española especializada en secuenciación de ADN, que desde 2013 está impulsando la formación en esta materia entre especialistas y estudiantes del país. En este orden de ideas, hace unos días se llevó a cabo en Bogotá, la mesa de debate: “Big Data clínico. ¿Somos los colombianos dueños de nuestro futuro biomédico?”, un encuentro pionero donde se debatió sobre el estudio y preservación del patrimonio genético colombiano, en el que intervinieron expertos provenientes de las universidades de Los Andes, del Rosario, Javeriana y Nacional.

Esta labor formativa, inédita hasta ahora en Colombia, se enmarca en la apuesta de Ascires Sistemas Genómicos de generar valor en los países de Latinoamérica donde está presente. El objetivo es hacer más accesibles las pruebas genéticas a la población, incorporar las nuevas tecnologías a la práctica clínica y promover la formación continua de sus especialistas. El resultado de este modelo de colaboración es acabar con la pérdida de información que supone externalizar las pruebas genéticas a laboratorios europeos y norteamericanos, facilitando que los profesionales locales analicen el ADN in situ.

“En Colombia falta mucho conocimiento sobre el acervo genético de la población y las particularidades del ADN colombiano, porque hasta el momento esta información la tienen las empresas extranjeras, que son quienes han realizado la mayoría de los análisis genéticos de sus ciudadanos. Nosotros tenemos la convicción de que los especialistas de la región deben ser quienes realicen estos procesos y creen las bases de datos genéticos de su país.”, afirma la doctora Mayte Gil Borja, directora de Ascires Sistemas Genómicos en Latinoamérica.

“Uno de los elementos más importantes de una sociedad es su ADN, porque eso determina la aplicación de la medicina del futuro. Por eso, queremos contribuir a que Colombia sea dueño de su acervo genético, porque será la manera de que pueda ofrecer a sus pacientes la mejor y más innovadora medicina personalizada y de precisión. Esto supone impulsar un cambio cultural, académico y de desarrollo en el país”, explica la experta.

También puede leer:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *