El aislamiento por coronavirus tiene una sombra muy alargada. Está siendo un verdadero drama a nivel mundial y, además de tener consecuencias gravísimas que se han traducido en miles de pérdidas, también ha traído a la población inseguridad, ansiedad, miedo e incertidumbre.

Es verdad que hemos aprovechado el tiempo haciendo muchas recetas en casa, actividades con niños, estamos teletrabajando y convirtiendo nuestra casa en un espacio más seguro y confortable para el día a día pero cuando la desescalada traiga consigo algunos pequeños placeres de la vida que es poder volver a reunirnos con nuestros seres queridos, eso sí, con la máxima precaución en esta llamada “nueva normalidad”.

¿Cómo van a celebrarse los encuentros en casa? Sin duda serán una gran alegría, pero también un quebradero de cabeza para muchos ya que ¿de qué manera podemos recibir en casa a los nuestros con seguridad?, ¿qué precauciones conviene tomar?

Los zapatos en la entrada

Seguramente ya has adquirido el hábito de los asiáticos (y de muchos occidentales) de dejar los zapatos en la entrada en estas últimas semanas. El sentido común dicta que sigas tomando esa medida para evitar contagios por Covid-19, así que, ya sea que vengan invitados a casa o que hagas tú la visita, recuerda dejar siempre los zapatos en la puerta para evitar riesgos. Así además evitas dejar suciedad de la calle en el suelo que siempre es mucho más higiénico. Puedes ofrecer calzado de estar en casa como zapatillas o sandalias a tus visitas o bien unos calcetines para que estén cómodos. En muchos establecimientos que acaban de reabrir al público utilizan babuchas desechables que también pueden ser una opción.

La limpieza de manos

Nada más llegar es conveniente utilizar gel hidroalcóholico en la misma puerta de casa y posteriormente acceder al baño para lavarse adecuadamente las manos con jabón durante al menos 15 segundos. Puedes dejar el desinfectante de manos en la entrada para que tus invitados lo utilicen al entrar o llevarlo tú misma en el bolso si vas a realizar la visita. Una correcta limpieza de manos es uno de los gestos más importantes para evitar la propagación del virus.

Se acabaron de momento los abrazos, los estrechones de manos, los dos besos o los estrujones. Es una pena y está en nuestro ADN grabado a fuego pero tenemos que intentar evitarlos a toda costa porque son una fuente de contagio probada y que hay que evitar a toda costa. Tu salud y la de tus seres queridos está en juego así que cuídalos más que nunca y deja los abrazos y los besos para más adelante, puedes empezar a practicar el arte de la palabra y decirles lo mucho que los quieres y los has echado de menos, pero deja el contacto físico fuera de la ecuación.

¿A quién puedo recibir/visitar?

Tenemos muchas ganas de ver a nuestros seres queridos, pero es fundamental seguir protegiendo a nuestros mayores y a las personas enfermas. Las autoridades competentes han recomendado limitar las visitas a la población de riesgo (mayores y enfermos), salvo que sean imprescindible, para evitar riesgos. Recuerda que seguimos conviviendo con el virus y que pasar de fase no significa que ya no esté entre nosotros, sino que los hospitales no están tan desbordados. Siendo responsables y cuidándonos los unos a los otros esperemos que esta pandemia sea historia más pronto que tarde.

Aunque se permitan reuniones de hasta 10 personas ten en cuenta el sitio donde se van a reunir y el espacio con el que cuenta para poder mantener distancias. Lo ideal sería hacer reuniones de menor número de personas si el espacio es cerrado y de pequeño tamaño. En caso de hacer reuniones con hasta 10 personas en las que no sea posible mantener la distancia de seguridad, sera necesario utilizar mascarillas para evitar que se siga propagando el virus.

Protege tu casa

Si vas a recibir gente en casa puedes blindarla para evitar que el virus se asiente si es que algún invitado es portador del mismo. Cubre tus sillas y sofás con fundas o telas que puedas lavar a 60º en la lavadora una vez que los invitados vuelvan a sus domicilios.

Otra buena idea es, si vas a poner algo para comer y beber, proteger la mesa con un mantel desechable de papel, servilletas de papel, vasos y cubiertos desechables, así podrías deshacerte de todo el material con el que han estado en contacto los invitados de un plumazo al finalizar el esperado encuentro.

Recuerda que no es recomendable compartir así que olvídate de las fuentes con picoteo y platos de los que todos puedan coger. Opta por platos o recipientes, individuales, aunque sean snacks o aperitivos, es mucho más higiénico y una garantía más para evitar contagios.

Después de la visita toca desinfección del hogar, ventila bien la casa y limpia a conciencia las zonas en las que se ha celebrado la reunión. Suelo, manillares, pomos, sillas, mesas… una correcta desinfección de tu domicilio te va a asegurar que sea una zona segura y libre de virus.

¿Es buena idea sacar el móvil?

El móvil es una fuente de contagio rápido ¿por qué? Porque está en contacto con superficies y con las manos constantemente. Intenta mantenerlo desinfectado y no andar sacándolo y apoyándolo en mesas o estanterías porque es una vía de contagio que muchas veces no se tiene en cuenta. Hace muchas semanas que no ves a los tuyos, deja el móvil guardado durante su visita y pide a tus invitados que hagan lo mismo para no poneros en riesgos innecesarios. Si su uso es imprescindible por alguna razón, utilízalo, desinféctalo y vuelve a guardarlo. Tener varios móviles sobre las zonas que estás compartiendo no es seguro, no lo olvides.

Esperemos que toda esta situación de emergencia sanitaria se termine pronto y que las medidas de seguridad se puedan relajar, mientras tanto, sigue cuidándote y cuidando de los tuyos, protegeros es lo mejor que puedes hacer por ellos. Es responsabilidad de todos que podamos volver a una nueva normalidad más parecida a la que todos conocíamos.

Textos y fotos: elmundoalinstante.com

También puede leer: