Sudoración, taquicardia, ansiedad y pánico sienten muchas personas al estar frente a una obra de arte.

El síndrome de Stendhal es un trastorno que surge al estar en un entorno rodeado de obras de arte. Este síndrome se presenta especialmente en ciudades con un valor cultural y repleto de obras artísticas, como el caso de Florencia. Fue definido por primera vez por la doctora Graziella Magherini, del hospital Santa María Nuov, de Florencia. Así lo reseña el portal Infosalus.

En qué consiste el síndrome de Stendhal

El Síndrome Stendhal hace referencia a una serie de síntomas que se presentan al estar rodeados de objetos de gran valor artístico. Este síndrome se presenta en viajeros que visitan lugares turísticos y ricos en obras de arte, como Roma, Florencia, y otros lugares de Europa.

Se llama así porque, gracias al trabajo de la doctora Magherini, se logró asociar los síntomas de las personas con la obra literaria del escritor francés Henry-Marie Beyle, mejor conocido como Stendhal.

Este escritor francés del siglo XIX decidió emprender un viaje por Italia y dejó un registro en su obra. Allí él describió lo que sintió cuando estuvo frente a obras y esculturas en ciudades como Florencia, Milán o Roma.

Allí describió que, al estar frente a ciertas obras, como los frescos de la iglesia de la Santa Croce, sintió taquicardia, sudoración y otros síntomas que lo obligaron a salir inmediatamente para recuperarse.

Tipos de síndrome

De acuerdo con los estudios realizados por la doctora Mogherini durante las décadas de los ochenta y noventa, se puede identificar diferentes tipos de trastornos que provocan este síndrome.

Uno de ellos es el trastorno del pensamiento, el cual consiste en una distorsión o percepción en los sonidos, colores, o sensación de ser perseguido y sentimientos de culpa, además de ansiedad.

Por otro lado, los trastornos afectivos generan angustias depresivas, sentimientos de inutilidad e inferioridad, o lo opuesto: sensación de euforia y de superioridad o ausencia de la existencia de la realidad.

Por último, las obras de arte podrían producir angustia y pánico. De hecho, hay quienes llegan a enamorarse de las obras que ven, aunque también sucede lo opuesto: que tengan ganas de destruirlas.

Aunque el síndrome de Stendhal no representa un riesgo mayor para la salud, es importante que se consulte con un especialista cuáles pueden ser los alcances de los síntomas para poder desarrollar tu vida cotidiana con total normalidad.

Textos y fotos: elmundoalinstante.com

También puede leer: