¿QUIÉN NO HA TARTAMUDEADO EN LA VIDA?

Por Guillermo Romero Salamanca

Cada 22 de octubre se celebra el Día Internacional de la Tartamudez.

Quizá el primer tartamudo que conocimos fue Porky, el famoso cerdito de dibujos animados de la Warner Bros y que al final de cada capítulo dice: “Eso es to…eso es to…eso es todo amigos!

Se calcula que en el mundo hay 60 millones de personas que tienen este trastorno del habla. “No es una enfermedad, sino que es una dificultad involuntaria en el dominio de la comunicación oral, que se caracteriza por interrupciones que vienen acompañadas de tensión y estrés”, explica el portal Salud y medicinas.

Gracias a una iniciativa de la Asociación Internacional de la Tartamudez, cada 22 de octubre se busca eliminar la discriminación social, “hacia las personas que tienen esta dificultad y promover oportunidades para que ellos logren alcanzar sus objetivos y aspiraciones”.

En el Día Internacional de la Tartamudez se busca eliminar la discriminación social hacia la gente que farfulla y promover oportunidades para que ellos logren alcanzar sus objetivos y aspiraciones.

De una u otra forma casi todos hemos tenido problemas de silabeo.

“Dependiendo del trastorno propio de la persona, explica la asociación, hay diversos tipos asociados a la tartamudez: en el desarrollo, que afecta más a los niños en la etapa de aprendizaje del lenguaje y de los sonidos. Los niños no son capaces de pronunciar los sonidos. Neurogénica: Se produce por problemas de comunicación entre el cerebro, los nervios y los músculos y psicogénica que se origina en el área del cerebro la cual es responsable del pensamiento y el razonamiento. Suele estar asociada a personas que padecen una enfermedad mental o que hayan presentado síntomas de estrés mental o angustia”.

TARTAMUDOS FAMOSOS

El primer gran tartamudo de la historia se encuentra tanto en la Biblia como en el Corán: Moisés, quien sería el gran líder que movilizó al pueblo judío para sacarlo de Egipto y llevarlo a la tierra prometida.

Cuando era niño, el gran orador griego Demóstenes tenía problemas del habla, incluso en una reunión un individuo fue ofensivo y le gritó: “¡Ponga el aire en sus pulmones y no en su cerebro!”. El joven no se amilanó y se puso a practicar metiéndose piedras en la boca y un cuchillo entre los dientes para mejorar su expresión y, con persistencia logró su meta: ser considerado como uno de los más excelsos conferencistas de la historia.

Otro, se llamaba Tiberio Claudio César Augusto Germánico, pero se le conoció simplemente como Claudio y fue emperador romano. Su familia, incluso, cuando era niño, no lo dejaba ver de la sociedad para que no le hicieran matoneo por su tartamudeo.

El líder inglés de la Segunda Guerra Mundial Winston Churchill tuvo en su niñez este tipo de problemas. Quizá por ello se encerraba y comenzaba a practicar sus discursos hasta convertirse en un gran panegirista.

Sobre el tartajeo del rey Jorge VI del Reino Unido se filmó “El discurso del rey” y muestra todo el proceso que debió seguir para hablar en público. El bisnieto de la reina Victoria debió dirigirse a su pueblo cuando le declaró la guerra a Alemania. Sus palabras se convirtieron en una pieza de la historia mundial.

El 3 de septiembre de 1939 el rey Jorge VI pronunció su discurso a toda su nación, tras la declaración de guerra de Gran Bretaña a la Alemania Nazi (1939). Foto YouTube.

Otros tartamudos famosos han sido James Earl Jones, Bruce Willis, Lewin Carroll, Scatman John, Anthony Hopkins, Marilyn Monroe –quien contaba que una vez en el rodaje de una película se le trabó la lengua y entonces le dijeron: “! Tú no eres tartamuda” y ella respondió: “Eso es que tú crees” –, Julia Roberts, Marc Anthony, Nicole Kidman, Samuel Jackson y el gran futbolista colombiano James Rodríguez.

“Este trastorno afecta de tres a cuatro veces más a los hombres que a las mujeres, comenta la Asociación Internacional de la tartamudez.

Si llega de madrugada a la casa, después de una juerga con vinos y amigos, no se preocupe si empieza a tartamudear después de una chorrera de preguntas de su consorte: ella lo comprenderá siempre.

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Mostrar Botones
Ocultar Botones