¿QUIÉN NO SE REÍA CON DON RAMÓN?

Por Guillermo Romero Salamanca

Don Ramón se encuentra con doña Florinda y después de un alegato, se defiende diciendo: “Mire señora. En primer lugar, ningún trabajo es malo, lo malo es tener que trabajar. En segundo lugar, no soy ropavejero, soy agente especializado en compra y venta de artículos para el hogar. Y, en tercer lugar, ¡a usted que le importa”.

Don Ramón era franco y sincero. “Es que no pude conseguir ninguna recomendación de mis patrones porque el último que tuve se murió hace 20 años …” O, después: “¿Tu eres bruto de nacimiento o ya naciste así?”.

O los consejos al Chavo del Ocho: “Mira Chavo te lo advierto, si le pegas a Quico con la resortera, te doy un premio”.

Resultado de imagen para don ramón televisa
En grabación de El Chavo del Ocho. Foto YouTube.

Don Ramón nunca estuvo en Colombia, pero todos lo conocían. Incluso sus frases se convirtieron en slogan de la vida diaria.

Su carcajada era estrambótica y cuando lloraba, lo hacía de verdad.

Su primera aparición en el espectáculo de Chespirito fue como Ingeniebrio Ramón Valdés Tirado Alanís, en “Los caballeros de la mesa cuadrada”.

Después lo vieron como Gustavo Racho –que era el papá de la vecina–, Súper Sam –una parodia al Tío Sam cuando salía con el Chapulín Colorado– pero también como enemigo del héroe de “no contaban con mi astucia” en personajes como el Tripaseca, el Rascabuches y Alma Negra.

Pero también era El Peterete, el caco que acompañaba al Chómpiras en sus aventuras por ser ladrones. Y desde luego, en su máximo personaje como “Don Ramón” en el Chavo del Ocho.

Cuando Florinda Meza comenzó a meter mano en la producción del programa, don Ramón se puso su sombrero y no volvió.

La vida no siguió igual para el elenco. Lo confirmó Carlos Villagrán, en una entrevista para el diario La Nación de Argentina en el 2016: “Sin Don RamónDoña Florinda se quedó sin tener a quien pegarle, la Bruja del 71 se quedó sin motivo de vivir. El Señor Barriga se quedó sin tener a quién reclamar el pago de la deuda. La Chilindrina se quedó sin papá, el Chavo sin su protector y el profesor Jirafales sin interlocutor para discutir”.

A don Ramón lo querían los televidentes, les gustaba sus risas y sus palabras, sobre todo sus lecciones de ortografía: “Chavito. Hache, o, ge, o…Ojo, Ojo, Chavito”.

Ramón Gómez Valdés del Castillo nació el Ciudad de México el 2 de septiembre de 1923 y falleció el 9 de agosto de 1988 y es considerado como uno de los mejores comediantes de México.

Pertenecía a una familia de artistas de cine y televisión y destacados por su humor. Hermano de Germán Valdés, Tin-Tan, Manuel El loco Valdés y Antonio Valdés, conocido como el ratón Valdés.

Después de actuar al lado de famosos personajes como Mario Moreno Cantinflas y Pedro Infante, conoció en 1968 a Roberto Gómez Bolaños y luego de varias conversaciones comenzaron a trabajar en el tema de un programa para televisión.

Don Ramón era muy amigo de Emilio Azcárraga, dueño de Televisa y además de ingresar cuando quisiera a los estudios, podía fumar mientras grababa.

Era muy amigo de Angelines Fernández, conocida como “la Bruja del 71” y cuando él falleció, le acompañó varias horas en la funeraria y en el sepelio.

Don Ramón no tenía problemas con el vestuario. Anduvo siempre con los mismos bluyines y las mismas camisetas playeras. Cuando alguien le pedía el sombrero azul, no tenía ningún problema en regalarlo. Compraba otro y listo.

Resultado de imagen para elenco del chavo del 8
Con el elenco del Chavo del Ocho. Falta Carlos Villagrán. Foto Televisa.

Muchas veces se salía del libreto y metía frases o diálogos que no estaban escritos como decir “yo le voy al Necaxa” y esto disgustaba a Florinda Meza, pero hacía reír a los demás compañeros de trabajo.

En 1987 viajó a Perú donde quiso organizar un programa e incluso ofreció varias entrevistas y grabó un comercial de unos famosos turrones.

Don Ramón tuvo dos debilidades en su vida: el cigarrillo y las mujeres. Se casó tres veces y como fruto de estas relaciones procreó 10 hijos.

En 1985 le redujeron el estómago en una tercera parte luego de una delicada operación para reducirle el cáncer que padecía. Sin embargo, no pudo recuperarse.

El 9 de agosto de 1988, murió de cáncer de estómago a la edad de 64 años.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Mostrar Botones
Ocultar Botones