Las condiciones comerciales del sector industrial de Colombia volvieron a mejorar al final del tercer trimestre de 2019, respaldadas por el incremento adicional de los nuevos trabajos y el sólido repunte de la producción. La otra nota positiva vino dada por el fortalecimiento de la confianza empresarial con respecto a las perspectivas de crecimiento.

En otro orden de cosas, mientras que las empresas reaccionaron a la subida de las ventas incrementando el número de trabajadores, el volumen de compras de insumos se contrajo en septiembre. Por su parte, la inflación del costo de los insumos avanzó, si bien los precios subieron en menor medida.

El Índice General de Gestión de Compras (PMI™) del sector industrial colombiano de Davivienda, ajustado por factores estacionales, registró 50,9 puntos en septiembre y permaneció en territorio de expansión por tercer mes consecutivo. Asimismo, el PMI subió desde los 50,3 puntos de agosto, lo que señala una sólida mejoría de la salud del sector.

REPUNTE DE LA DEMANDA

Un factor contribuyente al repunte de la cifra principal fue la recuperación del crecimiento de los nuevos pedidos. En este sentido, aquellos participantes en la encuesta que se beneficiaron de mayores flujos de nuevos trabajos indicaron que las iniciativas de mercadeo resultaron fructíferas. También se destacó el repunte de la demanda, el lanzamiento satisfactorio de productos y la ampliación de la cartera de clientes. En cualquier caso, el ritmo general de subida de las ventas fue tan solo marginal.

También durante septiembre, los industriales incrementaron sus volúmenes de producción, animados por el aumento de los flujos de pedidos, la expansión a nuevos mercados y las iniciativas encaminadas a reforzar los inventarios. Aunque moderado, el ritmo de crecimiento de la producción se aceleró con respecto al mes de agosto.

Los nuevos proyectos y las medidas adoptadas para cumplir los objetivos de producción respaldaron un incremento adicional de las plantillas laborales en todo el sector de la fabricación de Colombia al final de tercer trimestre. Si bien moderada, la dinámica de creación de puestos de trabajo fue la más rápida en un año.

Por su parte, el aumento del número de trabajadores permitió a los industriales avanzar en los negocios pendientes en septiembre. Con todo, el ritmo de agotamiento de los pedidos en curso fue tan solo marginal.

GASTOS POR PROBLEMAS DE LIQUIDEZ

En cuanto al gasto, los desembolsos destinados a las compras de insumos se vieron afectados por los problemas de liquidez, las existencias de materiales suficientes en algunas fábricas y el escaso volumen de trabajos por terminar. En términos generales, la caída de las compras de insumos fue moderada.

En cuanto a los inventarios, las tendencias fueron divergentes. Por un lado, los de bienes terminados aumentaron gracias a las previsiones de crecimiento positivas y los trabajos en nuevos diseños, si bien el ritmo de acumulación fue leve. Por otro lado, los inventarios de materias primas y productos intermedios se redujeron por quinto mes consecutivo en septiembre.

La inflación de los costos de los insumos se aceleró al final del tercer trimestre, coincidiendo con la debilidad del peso colombiano. En respuesta a ello, las empresas volvieron a incrementar sus precios de venta. A pesar de ello, la tasa de inflación de los precios fue moderada y se suavizó hasta tocar el nivel más bajo en tres meses.

El lanzamiento planificado de productos, las iniciativas encaminadas a impulsar las ventas, los proyectos futuros y   la esperanza de que el entorno económico mejore reforzaron la confianza empresarial en relación con el panorama de la producción a 12 meses. Así, el nivel agregado el sentimiento positivo subió desde la lectura de agosto y superó el promedio de largo plazo.

También puede leer: