Terapia de choque

Por Esteban Jaramillo Osorio.

Un trabajador de la salud tiene hoy un valor superior el de Messi, Ronaldo, Mbappé, Neymar, Benzema, o James. Todo cambió. La individualidad pasó a ser solidaridad, por esa mano invisible que nos une, dándole prioridad a otros héroes y, sobre todo, a la vida.

Los pensadores, a lo largo de la historia, afirmaron siempre que “el fútbol fue lo único que el rico no pudo robarle al pobre”.

Hasta que llegó el virus asesino y nos situó en otros escenarios, en otra realidad, demostrando que todos somos iguales sin importar diferencias ni habilidades.

Como cosas raras de una crisis, volviendo al planteamiento inicial, no son los médicos especialistas los encargados de lanzar proclamas pidiendo disciplina y solidaridad, en las campañas del gobierno frente al pueblo. Lo son otros de menor calibre, o inferior aceptación, como medida populista. (Caso Mondragón).

Hay deportistas que calan profundo en la comunidad, que tienen eco en las gentes. Que podrían ser los portadores de esperanza, al igual que cantantes, religiosos, compositores, artistas, pensadores o especialistas. Líderes con peso y receptividad.

Sobre el fútbol, Infantino, presidente FIFA, Coherente…  Aterrizado. Lo mismo Domínguez en Conmebol. Con planes de choque como respaldo interno, para defender el juego y el espectáculo. El fútbol por el fútbol y no el mundo por el fútbol.

Contrastan esas posiciones con las de los dirigentes nuestros, con el billete en la cabeza, especulando sobre la hora del regreso, intentando escapar con ello al derrumbe económico inevitable.

La crisis apunta a que por lo menos 25 equipos, de no conseguir una financiación inmediata, tendrán en peligro su sobrevivencia.

Al fútbol no solo lo tiene al borde del abismo el coronavirus. También, en ciertos casos, la descomposición de valores como la avaricia, la insensibilidad y el capitalismo desbordado.

También puede leer:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *