Una vez que abres una botella de vino comienza la cuenta regresiva, el vino es una sustancia viva que requiere de condiciones determinadas para conservarse mejor y evitar su pronto deterioro

El vino es una de las bebidas alcohólicas más consumidas y es que se trata de un producto natural que se obtiene de la fermentación del mosto o jugo de las uvas, es conocido como un infalible acompañamiento que marida a la perfección con muchas delicias gastronómicas. Existen numerosas y deliciosas variantes de vino, que han dado lugar a una interesante y basta cultura vinícola, si el vino es una de tus bebidas favoritas vale la pena que conozcas los cuidados que requiere para conservarse en buen estado, también es importante saber sobre su tiempo de vida óptimo.

Los errores más comunes cuando almacenamos el vino:

Para empezar, es importante entender que el vino es una bebida delicada y debido a esto es importante considerar algunas medidas para que sus cualidades organolépticas no sean alteradas por factores externos. Esto se debe a que en cuanto se abre una botella de vino inicia el proceso de oxidación, esto hace que el vino “despierte” y se aviven sus sabores y aromas es por ello por lo que una de las costumbres más comunes en la cultura del vino mover la copa con el vino recién servido para provocar la oxigenación.

  1. La importancia del correcto almacenaje

Este es un aspecto que resulta clave, uno de los principales errores que comentemos al abrir una botella de vino y que creemos que es una buena manera de conservarlo, es refrigerarlo inmediatamente. Esto afecta enormemente la calidad del vino, es importante que consideres conservarlo a temperatura ambiente 16ºC es perfecto, cuando lo exponemos a temperaturas más bajas estamos promoviendo que madure rápidamente y esto afecta aspectos vitales como la calidad, el sabor y el aroma del producto.

  1. Una botella abierta necesita condiciones especiales

Una vez que abras una botella es importante que la conserves en una zona seca y fresca y deberás de vigilar que la posición en que la conservas sea vertical ya que de esta manera se disminuye el contacto del aire con el vino y se evitarán las oscilaciones de la botella. Esto es muy al contrario de las técnicas de almacenaje para botellas cerradas, las cuales deberán de estar en una posición horizontal para minimizar el intercambio de gases entre el exterior y el interior del recipiente.

  1. La humedad puede ser un gran enemigo

Vigila muy bien el espacio en el cual almacenas las botellas de vino, los especialistas aseguran que la humedad puede alterar los compuestos del vino. Revisa bien la zona y elimina cualquier resto de humedad, ya que es considerada una de las principales razones del envejecimiento prematuro en los vinos.

  1. El corcho es el mejor tapón

Este es uno de los tips infalibles de conservación de una botella de vino que ya fue abierta siempre deberás taparla de nuevo con su propio corcho, la razón es simple este material es uno de los mejores aislantes de líquido que existen. La corteza de alcornoque es capaz de contener y optimizar la conservación de vino, mientras aporta el mínimo de oxigenación que necesita para madurar.

  1. Cuidado con la luz

Es importante evitar que las botellas de vino estén en contacto con la exposición directa al sol, el ambiente ideal es un espacio fresco y seco. Los rayos UV tienden a modificar el sabor y el aroma del vino y lo transforman en uno parecido al óxido. Evita guardarlo en algún espacio de la cocina ya que es un área con una mayor temperatura.

  1. Un buen tip, conserva el vino en una botella más pequeña

Una grandiosa alternativa cuando no te has terminado una botella de vino es transferir el resto a una botella más pequeña, utiliza un embudo y contempla botellas de vidrio de 375 ml intenta llenarlo lo máximo posible de modo que quede un dedo de distancia entre el líquido y el tapón. Limitar el espacio ayuda a evitar la oxigenación y el vino se conservará mejor y por más tiempo.

¿Cuánto duran los vinos una vez abiertos?

Siempre y cuando sigas los consejos anteriormente mencionados y contemples un buen corcho para taparlos su tiempo de vida será de 2 a 3 días. Según su variante se estiman los siguientes tiempos de conservación:

  • Vino blanco y vino rosado: Hasta 3 días.
  • Vino tinto joven:Este vino se oxida con mayor lentitud que el vino blanco, puedes conservarse bien hasta por 1 semana. Recuerda cuantos más taninos tenga el vino más durará la botella abierta.
  • Vino tinto envejecido o ligero(con menos taninos): Máximo 3 días, en algunas ocasiones es menos aproximadamente 2 días.
  • Vino espumoso:De dos a tres días siempre y cuando tengas un buen tapón para taparlo y evitar que se le vaya todo el gas.

Textos y fotos: elmundoalinstante.com