UN PRESIDENTE LLAMADO GUILLERMO LEÓN VALENCIA

Por Guillermo Romero Salamanca

El domingo 4 de noviembre en el centro de Manhattan en Nueva York, de un infarto agudo al miocardio murió a los 62 años el abogado, político, diplomático y presidente de Colombia entre 1962 y 1966, Guillermo León Valencia Muñoz.

Guillermo León Valencia
En 1970, terminó su embajada en España, su último cargo público. De regreso en Colombia, respaldó al candidato conservador Belisario Betancourt para las elecciones presidenciales del 19 de abril de 1970. Foto Colombia.com

El hijo del también político Guillermo Valencia y de doña Josefina Muñoz llegó al concejo de Popayán a muy corta edad y luego fue senador y después lo mandaron como embajador a España.

Cuando subió al poder el general Gustavo Rojas Pinilla se convirtió con Alberto Lleras Camargo en uno de sus principales opositores e impulsó movimientos huelguísticos para quitarle el gobierno.

En Benidorm, España, se reunieron Alberto Lleras Camargo y Laureano Gómez y determinaron crear el Frente Nacional con el fin de gobernar al país con cuatro años liberales, cuatro conservadores, volvían los rojos y terminaban los azules. Eran 16 años de poder absoluto que se repartían estos líderes. Entonces, después del gobierno de Alberto Lleras le sucedió Guillermo León Valencia, un presidente que encontró al país en medio de una violencia política que llevó a la muerte a más de 500 mil personas.

Para buscar la gobernabilidad, muy ágilmente, Guillermo León Valencia repartió los cargos entre liberales y conservadores y de esta forma apaciguó odios que se extendían por el país.

El mundo se encontraba también enfrascado en una guerra fría. Estados Unidos y la URSS buscaban aliados en el mundo. No se permitía la expansión de comunismo, por un lado y el capitalismo por el otro. Vendedores de armas hicieron sus negocios en países tercermundistas y Colombia no podía quedar por fuera.

Guillermo León Valencia organizó entonces la “Operación Soberanía” y atacó lo que se llamaban “repúblicas independientes” en Marquetalia, Río Chiquito, Tierradentro, Guayabero, El Pato en el Cauca, Huila y Tolima donde se refugiaban los grupos insurgentes del momento.

Con servicios de inteligencia y ataques frontales bandoleros famosos como Sangre negra, Efraín González, Venganza, Chispas, Desquite fueron dados de baja en medio de los despliegues periodísticos más famosos de la época.

Guillermo León Valencia fue un presidente práctico, le gustaba ir de cacería, era explosivo en sus discursos, usó un corto bigote y dejó centenares de anécdotas que se comentaban en los mentideros políticos y en las mismas calles. Estuvo a punto de pegarle un tiro a su ministro de Guerra, Alberto Ruiz Novoa cuando le renunció.

Es famosa su metida de patas cuando saludó al terminar un discurso de bienvenida al presidente francés Charles de Gaulle, le gritó: “! ¡Viva España!

Los periodistas Juan Carlos Iragorri y Julián Mosquera recolectaron en el libro “Tiros de Guillermo León” decenas de sus anécdotas como las siguientes:

DESCENDENCIA.
Un ciudadano de Popayán furioso con Valencia por motivos de una controversia política, le dijo: “Es que usted se cree autorizado para humillar a las gentes, porque desciende de próceres… Pues sepa que yo también desciendo de próceres”. “Lo que pasa mi querido amigo”, respondió Valencia, “es que usted descendió demasiado”.

EL TURCO.

Gabriel Turbay acusaba al Partido Conservador de la muerte de militares liberales… Valencia sin decir nada y con mucha calma les dijo a todos… “Déjenlo… que él es turco y rebaja”.

PENA DE MUERTE.

El país vivía épocas de violencia. Un periodista le pregunta a Valencia: “No cree usted, Doctor, que en Colombia debería establecerse la pena de muerte”.
“No”, replicó Valencia “Creo, en cambio, que deberían abolirla”.

LÓPEZ PUMAREJO

Le dijo a Valencia “Mira Guillermo porque no te abasteces mejor intelectualmente leyendo o viajando a la Sorbona o a Cambridge o a Oxford … para tomar cursos importantes porque para ser presidente se debe poseer muchos conocimientos”.

Valencia le respondió… “Eso es relativo… mira que mi Padre es el hombre más culto que ha producido la República, y a duras penas logró ser dos veces candidato”.

Resultado de imagen para guillermo leon valencia
Como miembro del Partido Conservador, ocupó varios cargos públicos desde Concejal de Popayán hasta Presidente de la República. Foto Radio Nacional de Colombia.

ESCLAVOS.
Valencia dijo… “Dicen que Colombia ya no tiene esclavitud… pero hay esclavos que a pesar de sus libertadores todavía sienten nostalgia de las cadenas”.

CUARTO.
Ya viudo Guillermo León se tomaba unos tragos con unos amigos y uno de ellos le dijo… “Guillermo porque no te vuelves a casar… por ejemplo con Maruja… mira que es una mujer muy distinguida que por desgracia es viuda por tercera vez”.
Cuando oyó esto Valencia respondió… “Imposible amigos… Yo soy un mal cuarto”.

MATRIMONIO O SIMILAR.

Se hablaba de las solteronas y Guillermo dijo… “En un clasificado del periódico el Relator de Cali decía: “Señora de muy buena familia, con excelente patrimonio moral y económico, desea contraer matrimonio o cosa similar”.

EL REPORTERO

Un reportero deseoso de entrevistar a Valencia se acercaba y se acercaba con la grabadora a tal punto que Valencia le dijo: “¿Usted me quiere sacar una declaración, o me quiere sacar las amígdalas?”.

GUERRA A ESTADOS UNIDOS

Un periodista queriendo ser chistoso le pregunta a Guillermo León… “Doctor Valencia … ¿Por qué no le declaramos la guerra a los Estados Unidos?”.
Y Guillermo León dijo… “¿Y qué hacemos si ganamos?

TRES CARABELAS

El Embajador de España asistió a Valencia para entregar tres buques españoles que habían comprado para la Flota Mercante Grancolombiana y le preguntan qué opina de los buques.

Guillermo León respondió: “Yo no sé nada de barcos… pero lo que sí sé es que deben ser buenos, porque Colón descubrió América en tres carabelas de fabricación española y aún se conserva una de ellas en Barcelona”.

 


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Mostrar Botones
Ocultar Botones