Luego de veinte días de hospitalización, falleció víctima de Covid-19, monseñor Luis Adriano Piedrahita Sandoval, obispo de la Diócesis de Santa Marta y quien en sus sermones fue un crítico permanente de las desigualdades sociales.

El pasado 7 de octubre, el obispo oriundo de Palmira, Valle del Cauca, cumplió 74 años de vida y el pasado 22 de diciembre fue internado en la Clínica Avidanti de la capital del Magdalena luego de presentar síntomas y malestar en general.

Ese mismo día, el vicario de la Diócesis, monseñor Dairo Navarro comunicó que, tras dar positivo, había iniciado el tratamiento en principio en la Casa Episcopal. Días después, en un comunicado se manifestó que, a pesar de los altibajos de salud, “se estaba recuperando” y se pedía estar en oración.

En una de sus predicaciones había manifestado que, “el estado de pandemia nos ha dejado lecciones que son como caminos señalados por Dios”. Esto invita a reconocer la fragilidad humana en todas sus vertientes.

También desde San Mateo 13, 24 – 43, dejó claro que, “dicha fragilidad deja ver la limitación, la debilidad, la indefensión, la incapacidad e impotencia para afrontar la adversidad que supera nuestras previsiones y capacidades”. Así nos llamó a ser más humildes, menos prepotentes y arrogantes, a dejar de creernos menos dioses y más creaturas”. Por ello, según Monseñor, cada uno está en capacidad de aportar a un mundo nuevo, entrando en sintonía con Dios. Según esto, es importante revitalizar la vida comunitaria, fortalecer la responsabilidad social y la solidaridad.

Monseñor fue enfático al hacer un paralelo entre lo biológico y lo social: “Se habla de aplanar la curva de contagios por el coronavirus. Igualmente es necesario aplanar la curva de la pobreza, de la carencia, de las desigualdades sociales, de la inequidad, discriminación, polarización, indiferencia, del daño ambiental causado por la ambición en el uso de los recursos naturales”.  A su vez dijo que, “es urgente repensar el modelo de desarrollo para hablar de una casa común y de una sola familia, como nos decía el Papa, para que viajemos en la misma barca”.

En una de sus labores pastorales.

UNA VIDA AL SERVICIO DE LA IGLESIA

Monseñor Luis Adriano Piedrahita Sandoval nació en Palmira el 7 de octubre de 1946.

Cursó sus estudios de primaria en el Colegio Pío XII de los Padres Franciscanos, los de secundaria en el Seminario Menor de Cali y siguió los ciclos Filosófico y Teológico en el Seminario Mayor San Pedro Apóstol de la misma ciudad. Ya sacerdote, obtuvo la Licenciatura en Teología Moral en la Academia Alfonsiana de la Pontificia Universidad Lateranense de Roma.

Fue ordenado sacerdote el 29 de octubre de 1972, incardinándose a la Arquidiócesis de Cali.

En el ejercicio de su ministerio presbiteral ha desempeñado los siguientes cargos: Vicario Parroquial de la Parroquia Santa Ana el Cali (1972-1974), Párroco de la Parroquia La Santa Infancia en Cali (1977-1984), Párroco de la Parroquia San Juan Bautista en Cali (1984-1986), Párroco de la Parroquia Inmaculado Corazón de María en Cali (1986-1992), Párroco en la Parroquia de Cristo Resucitado, desde 1992 hasta 1999.

Acompañando a su comunidad.

Simultáneamente con estos oficios ha prestado también los siguientes servicios pastorales: Capellán del Colegio Sagrado Corazón (1977-1982), Profesor de Teología Moral en el Seminario Mayor Arquidiocesano (1979-1988), Auditor del Tribunal Eclesiástico Regional (1981-1984), miembro del Colegio de Consultores (1983-1988), Arcipreste del Arciprestazgo Nº 2 por tres períodos (1983-1984; 1986-1988; 1992-1994), Miembro del Equipo de Formadores del Seminario Mayor Arquidiocesano (1984-1986), Vicario Pastoral para la Zona Sur (1988-1990), Vicario Judicial Adjunto del Tribunal Eclesiástico Regional y Vicario Episcopal de la Zona Nº 3, cargos que ha desempeñado desde 1992 hasta 1999.

El 19 de Julio de 1999 Su Santidad Juan Pablo II lo nombró Obispo Titular de Centenaria y Auxiliar de Cali, recibió su ordenación episcopal el 8 de septiembre de 1999.

El 3 de Julio de 2007 Su Santidad Benedicto XVI lo nombró Obispo de la Diócesis de Apartadó.

El 5 de agosto de 2014 el Papa Francisco lo nombró obispo de la diócesis de Santa Marta. Toma posesión de la jurisdicción el 8 de octubre de 2014.

EN CUIDADOS INTENSIVOS TAMBIÉN MONSEÑOR UGO PUCCINI BANFI

Según informe de la oficina de comunicaciones de la diócesis de Santa Marta, el obispo emérito de esta jurisdicción eclesiástica, monseñor Ugo Puccini Banfi, permanece internado en la Clínica Medihelp de Cartagena por presentar síntomas de Covid-19.

La Diócesis pidió unirse en oración por la salud de monseñor Puccini, quien fuera obispo de Santa Marta de 1988 a 2014, fecha en que se retiró de su cargo al cumplir el límite de edad para ejercer esta responsabilidad. Así como también pidió por la salud del padre Luis Alfonso Valencia, párroco de Taganga.

También puede leer: