Por Guillermo Romero Salamanca

Zinedine Zidane, el director técnico del Real Madrid no es bien recibido en Colombia por dejar en la banca a James Rodríguez, mientras estuvo en la línea titular y el deportista, ante los continuos rechazos, buscó otros rumbos y ahora milita en el Bayer Munich.

Infinidad de “memes” se vieron en las redes sociales y hasta más de un inculto le trató mal a su progenitoria.

Lo cierto es que aunque Zidane es embajador de buena voluntad de la Unicef, es ganador de una Copa del Mundo, una Eurocopa, una Liga de Campeones, tres veces nombrado como Mejor Jugador del Mundo, un balón de oro y una decena de galardones más y es un técnico terco.

A pesar de ser francés de nacimiento, Zidane, también posee la nacionalidad argelina pues sus padres son oriundos de dicho país.

Cuando tenía cuatro años querían que fuera ciclista, pero después cambió ese deporte por el judo hasta alcanzar el cinturón verde. Como era bastante orejón, su mamá le dejaba el cabello largo para evitar el matoneo.

Sin embargo vio a Enzo Francescoli y su dominio del balón y comenzó a entrenar. Su admiración por el uruguayo es tal, que el nombre de su primer hijo es Enzo. Siempre tuvo un afiche de Francescoli en su cuarto y lo conoció en 1996 cuando jugó la final de la Intercontinental ante el River del príncipe.

Zidane comenzó en primera división el 20 de mayo de 1989 con el Cannes ante el Nantes, tenía menos de 17 años y jugó 12 minutos de partido.

El 17 de agosto de 1994 se estrenó con la selección de su país. Francia perdía 0-2 ante la Republica Checa. Zidane entró al campo por Martins y faltando pocos minutos para el final anotó 2 goles. Fue un encuentro apoteósico.

El cazatalentos Jean Varraud fue a verlo cuando jugaba con el Septemes para conseguirle una prueba con el AS Cannes. “Ese día Zizuo jugó de central y tuvo un partido para el olvido, pero la fe de Varraud en él era tanta que decidió ir a verlo una segunda vez y allí se convenció y lo llevó al Cannes por una semana donde, finalmente, ficharía con dicho club”, relata AS.

Otro de sus recuerdos fue cuando la UEFA le sancionó con cinco partidos después de agredir con un cabezazo al jugador del Hamburgo Jochen Kientz, el 24 de Octubre del 2000.

Abandonó el fútbol luego de darle un cabezazo al italiano Materazzi en el mundial del 2006.

Luego determinó convertirse en director técnico y en su formación trabajó al lado de Marcelo Bielsa, como asistente de Carlo Ancelotti e incluso estuvo un par de días con Guardiola mientras se encontraba entrenando al Bayern Munich.

Para hacerse entender de sus jugadores, habla cinco idiomas: francés, italiano, español, árabe y bereber.

En sus ratos libres le gusta navegar y pescar. Pero sobre todo, lo que más le encanta es ganar.