En los últimos años, probablemente haya escuchado mucho sobre la dieta cetogénica. Si bien muchas dietas de moda se desvanecen con el tiempo, la dieta cetogénica se ha vuelto cada vez más popular. Algunas empresas y restaurantes incluso ahora ofrecen opciones “ceto-amigables”.

Pero la dieta cetogénica, dice la dietista registrada Sharon Jaeger, RD, tiene más que muchas otras dietas.

“Se considera una dieta médica o terapéutica”, dice. “Esto significa que es extremadamente beneficioso para las personas con ciertas condiciones, pero no es para todos”.

Jaeger nos da una mejor idea de qué es la dieta cetogénica, cómo funciona y si deberías, o no, considerar probarla.

¿Qué es la dieta cetogénica?

“La dieta cetogénica es esencialmente una dieta alta en grasas”, dice Jaeger, “por lo que sus comidas tienen un 60 % de grasas, alrededor de un 30 % de proteínas y alrededor de un 10 % de carbohidratos”.

A modo de comparación, la dieta occidental promedio es 30% grasa, 15% proteína y 55% carbohidratos.

Si bien la parte baja en carbohidratos de la dieta cetogénica puede sonar similar a la dieta Atkins, una dieta cetogénica tiene algunas diferencias.

Primero, la dieta cetogénica mantiene una mayor ingesta de grasas que Atkins. En segundo lugar, mientras que la dieta Atkins tiene fases, la dieta cetogénica es una dieta singular y consistente. Y, en tercer lugar, la dieta cetogénica tiene el elemento terapéutico, mientras que Atkins se centra principalmente en la pérdida de peso.

¿Como funciona?

La premisa de la dieta cetogénica es bastante sencilla.

“La dieta cetogénica cambia el uso de glucosa, que proporcionan los carbohidratos, al uso de cetonas, que produce la grasa, para obtener energía”, explica Jaeger.

Este cambio, también llamado cetosis, puede provocar estos cambios en su cuerpo:

  • Su metabolismo se acelera.
  • Se te va el hambre.
  • Tu masa muscular aumenta.
  • Su presión arterial y su perfil de riesgo de enfermedad cardíaca mejoran.

Con el tiempo, nuestros cuerpos se adaptan a ciertas situaciones, como pasar del metabolismo de los carbohidratos al metabolismo de las grasas cuando es necesario, utilizando la grasa como combustible para la energía, también cuando es necesario.

“Comer grasas no hace que suba la insulina, como lo hace comer carbohidratos o proteínas”, señala Jaeger. “Entonces, la dieta cetogénica no aumenta la insulina y no almacena grasa. En cambio, lo quemas, creando las cetonas que te dan una sacudida metabólica efectiva y eficiente”.

¿Qué alimentos puedes comer?

Recuerde, la atención se centra en las grasas con una mezcla de proteínas pero con pocos carbohidratos. Esto incluye:

  • Carnes, incluidas carnes rojas de alta calidad (bistec y jamón), pavo y pollo.
  • Huevos.
  • Aguacates y aceite de aguacate.
  • Otros aceites saludables, incluido el aceite de oliva virgen extra y el aceite de coco.
  • Pescados como el salmón, el atún y las vieiras.
  • Mantequilla y crema.
  • Frutos secos como nueces, linaza, pecanas y semillas de chía.
  • Verduras bajas en carbohidratos como el brócoli, la espinaca, la col rizada, los tomates y los pepinos.
  • Quesos sin procesar como cheddar, gouda, parmesano y queso de cabra.

El alcohol, el azúcar y las bebidas azucaradas, los frijoles y las verduras ricas en carbohidratos como las papas y las zanahorias están descartados. Incluso tendrá que reducir el consumo de frutas debido a los azúcares que pueden llevar.

Pero es esencial que primero consulte a un proveedor de atención médica antes de probar esta dieta. Pasar a una dieta cetogénica podría significar grandes cambios y las necesidades de cada persona son diferentes. Un médico o un dietista registrado es el mejor posicionado para ayudarlo a crear el mejor plan de dieta para su beneficio.

¿Es saludable la dieta cetogénica?

Todavía no hay suficientes datos a largo plazo para decir que la dieta cetogénica es efectiva y segura durante un largo período de 20 a 30 años.

“Pero si tiene sobrepeso o es diabético, esta dieta puede ayudar a que su sistema salga de la crisis metabólica y lo ponga en un estado más saludable”, señala Jaeger.

Es importante comer alimentos reales, enteros y frescos cuando estás en la dieta cetogénica.

“Esto incluye vegetales sin almidón”, agrega Jaeger. “La comida congelada está bien, pero no debe procesarse”.

Entonces, ya sea que esté siguiendo la dieta cetogénica, la dieta mediterránea o una dieta baja en grasas, lo que más importa es la calidad de los alimentos que come.

¿Quién debería probar la dieta cetogénica?

La dieta cetogénica es el estándar de atención para la epilepsia resistente al tratamiento.

Si bien la ciencia exacta de lo que sucede no se comprende por completo, la dieta se ha utilizado durante un siglo para ayudar a aliviar los ataques epilépticos, especialmente en los niños. Se cree que una combinación de alto contenido de grasa y bajo contenido de azúcar tiene un efecto sobre cuán “excitable” es el cerebro y, por lo tanto, reduce las convulsiones.

Pero los médicos también están viendo sus beneficios en otras condiciones neurológicas. La dieta cetogénica puede ser una intervención poderosa, especialmente para personas con las siguientes condiciones:

  • Diabetes tipo 2. Un estudio encontró que seguir la dieta cetogénica durante un año revirtió la diabetes hasta en el 60 % de los participantes. Con una pérdida de peso promedio de 30 libras, redujeron o eliminaron drásticamente su necesidad de insulina y ya no necesitaron medicamentos hipoglucemiantes orales. La dieta ceto también es más fácil de mantener que otras dietas.
  • Obesidad clase III. Si su índice de masa corporal (IMC) es superior a 40, o si tiene resistencia a la insulina sin diabetes tipo 2, la dieta cetogénica también puede ser muy útil. Se puede usar como una estrategia a corto plazo para restablecer su metabolismo y no tiene que estar en él para siempre.

La investigación sugiere que la dieta cetogénica también podría ayudar a las personas con enfermedad de Alzheimer y autismo.

“Nuevamente, es vital trabajar con un médico o profesional de la salud que pueda tratarlo y seguirlo mientras sigue la dieta cetogénica”, enfatiza Jaeger.

Qué es una dieta keto o cetogénica y para quién es aconsejable

¿Quién no debería probar la dieta cetogénica?

“Nuestras respuestas a la dieta cetogénica son individualizadas”, dice ella. “Se basan en nuestra biología, nuestro metabolismo, nuestros números y la forma en que nos sentimos”.

Algunas personas pueden mantener la dieta durante décadas, mientras que a otras no les va tan bien.

Aquellos que no deberían probar la dieta ceto incluyen aquellos que:

  • Tener un trastorno alimentario.
  • Están en riesgo de enfermedades del corazón.
  • Tiene enfermedad renal.
  • Está embarazada o tratando de quedar embarazada.

La dieta cetogénica generalmente solo se explora en niños con epilepsia, diabetes tipo 2 u obesidad también. 

Cómo comenzar con un plan de dieta cetogénica

En primer lugar, consulte a un proveedor de atención médica. No solo pueden ayudarlo a diseñar un plan que funcione mejor para usted, sino que también pueden alertarlo sobre cualquier riesgo innecesario que podría enfrentar con estos cambios en su dieta.

Si se le da el visto bueno para probar la dieta cetogénica, investigue mucho para ver qué alimentos encajan y qué alimentos no encajan en el plan. Luego, considere la planificación de las comidas. Esto le brinda la oportunidad de asegurarse de obtener una buena variedad de alimentos para obtener tantos nutrientes diferentes como sea posible.

Planificar sus comidas con anticipación también asegura que no se exceda en ningún alimento, como la carne roja u otros alimentos que pueden tener un efecto perjudicial en su salud en grandes cantidades.

También puede leer:

http://www.pantallazosnoticias.com.co/los-beneficios-para-la-salud-del-agua-de-coco/

Please follow and like us:
Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial