GUSTAVO ROJAS PINILLA: UN GENERAL QUERIDO Y ODIADO EN COLOMBIA

Por Guillermo Romero Salamanca

En la vía principal del Cementerio Central en Bogotá, bajo una placa de mármol negro reposan los restos del general Gustavo Rojas Pinilla, el militar, ingeniero civil y político que convulsionó la mitad del siglo pasado en Colombia.

Museo Casa Cultural
http://canvas.pantone.com/gallery/21692843/Museo-Casa-Cultural-Gustavo-Rojas-Pinilla

Nació en Tunja el 12 de marzo de 1900 y falleció en Melgar, Tolima, el 17 de enero de 1975. Los políticos lo tildaron de dictador. El caricaturista Hernando Turriago Riaño, Chapete, lo llamaba como “Gurropín”, pero la clase baja lo idolatraba y lo respetaba.

Cambió la manera de vivir de los colombianos, al modernizarles sus vidas. Durante su mandato se hicieron realidad varias peticiones como la llegada de la televisión, el reconocimiento al Derecho al voto  a las mujeres. Dirigió mega obras como los aeropuertos Eldorado y el de San Andrés, el Hospital Militar de Bogotá, el Centro Administrativo Nacional y el puente de Cajamarca, Tolima. Fortaleció las Escuelas Radiofónicas de Sutatenza, creó el Sena, la Universidad Pedagógica de Tunja, despolitizó a la Policía, veló por los derechos indígenas y a la comunidad Wayuu de Riohacha les construyó un acueducto.

Creó el 24 de mayo de 1954, la Secretaría Nacional de Asistencia Social, Sendas. Allí entrega mercados y ropa, tenía guarderías para niños, organizaba los aguinaldos navideños para los más pobres, les daba ayudas a madres y organizaba construcción de casas de bienestar para los menos favorecidos. Sendas fue la semilla el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, ICBF, creado posteriormente durante el gobierno de Carlos Lleras Restrepo.

Al general Rojas, unos lo odian, pero otros tienen los mejores recuerdos de su gobierno.

Hijo del coronel Julio Rojas Jiménez, quien participó activamente en la Guerra de Los Mil Días. Inició su carrera militar en la Escuela de Cadetes, a los tres años fue ascendido a teniente cuando estaba en Manizales. Un año después, viajó a Indiana, en los Estados Unidos donde se graduó como Ingeniero Civil y así empezó su trabajo de construcción de carreteras y obras en el país.

En 1932 participó en la famosa guerra de Colombia contra Perú por los líos limítrofes, que a la postre, nuestro país cedió un importante terreno en el trapecio amazónico.

Organizó la fábrica de municiones en el país. En 1944 fue subdirector de la Escuela Superior de Guerra y en 1945, director de la Aeronáutica Civil.

En 1948 era el Comandante de la Tercera Brigada cuando ocurrieron los hechos del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán y por contener una rebelión en Santiago de Cali, el presidente Mariano Ospina Pérez le hizo destacados reconocimientos y al poco tiempo lo ascendió a general.

Biografías y vidas Gustavo Rojas Pinilla https://www.biografiasyvidas.com/biografia/r/rojas_gustavo.htm

El 3 de diciembre de 1949 fue nombrado Ministro de Correos y Telég

rafos.

Mientras tanto, el país se prendía por una guerra entre liberales y conservadores. Los liberales no participaban en las elecciones y los conservadores no sabían qué hacer con el gobierno. Nacieron grupos armados en los Llanos Orientales y las turbas enardecidas quemaron las sedes de El Tiempo, El Espectador y la Dirección Nacional Liberal, lo mismo que las casas de Alfonso López y Carlos Lleras Restrepo. La policía no ejercía mayor control.

El 13 de junio de 1953 Laureano Gómez fue destituido por un golpe comandado por Gustavo Rojas Pinilla. Lo respaldaron los dirigentes económicos, militares, políticos y religiosos con el fin de buscar a alguien que apaciguara el país que se prendía por todos los rincones.

Un año después la Asamblea Nacional Constituyente lo ratificó en el cargo, sin embargo al general de los tres soles le llegarían todo tipo de problemas hasta que asume una dictadura militar.

Comienza una etapa de censuras, de desmanes de orden público, cierra los medios de comunicación y los ataques llegan hasta a su propia familia como ocurrió en la plaza de toros Santa María, don abuchearon a María Eugenia, su hija y aplaudían a Alberto Lleras Camargo.

Vendrían los pactos de Benidorm donde Laureano Gómez y Alberto Lleras organizaron el llamado Frente Nacional para repartirse el poder cada cuatro años.

En la madrugada del 10 de mayo de 1957 Rojas renunció y nombró un gobierno militar de transición.

Se fue al exilio, pero en 1962 se organizó la Alianza Nacional Popular –Anapo—que lo veían como presidente nuevamente y en 1968 obtuvo numerosos escaños en el Congreso.

Para las elecciones de 1970 se presenta para enfrentarse a Misael Pastrana Borrero. El presidente Carlos Lleras Camargo censura a los medios de comunicación el día del conteo de votos y aunque hacia las 8 de la noche ganaba Rojas Pinilla, a las siete de la mañana resultó electo Misael Pastrana. Ese 19 de abril nació el M-19.

El general se retiró de las actividades políticas y el 17 de enero de 1975 murió de un infarto cardíaco en su finca en Melgar.

Sus nietos, ávidos del poder y del dinero fueron detenidos por corrupción en obras públicas en Bogotá, en el famoso carrusel de la contratación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *