En casa de Julio Verne. Visita a mi héroe. Entré a la casa del novelista Julio Verne en Amiens, para decirle que por la lectura de sus libros me convertí en trotamundos.
Verne y Emilio Salgari, me motivaron a descubrir mundos. Ingresé a esta enorme casa del barrio Henriville y sentí que pagó el viaje.
Amiens también alberga la catedral gótica más alta y grande de Francia.
La mansión rinde homenaje a la vida y obra de Julio Verne, nacido en Nantes, donde estuvimos de visita la semana pasada. Tiene cuatro pisos y torreón, y se puede apreciar un cuarto acondicionado perfectamente como cabina de mando de un barco, con timón, brújula y objetos, donde Verne se inspiró para escribir más de 30 libros de viajes extraordinarios. En la biblioteca conserva parte de sus 12.000 volúmenes, apuntes, y un enorme mapamundi pintado en el piso, que le servía para orientarse en sus viajes imaginarios. La casa está decorada con jardines, estatuas, afiches de sus presentaciones y colecciones de sus obras. Se recrean algunas de sus novelas: 20.000 leguas de viaje submarino, Viaje al centro de la Tierra, La vuelta al mundo en 80 días, y La isla misteriosa. En el escritorio se muestran libros, notas y copias de cartas firmadas por él. El último piso es el desván donde guarda carteles y juegos, donde cobran vida sus recuerdos y revive su pasión por el teatro. Julio Gabriel Verne murió en Amiens en 1905. Salí de la casa del maestro de la ciencia ficción con la emoción de haberle hecho un homenaje a uno de los escritores que me motivó a recorrer el mundo y contar mis impresiones de viaje. Gracias Julio.

Enrique Córdoba frente a la casa de Julio Verne.

También puede leer: