Malos hábitos que dañan tus pies

Caminar al trabajo, sacar a correr al perro o simplemente ir de comprar son hábitos, que mal realizados o usando el calzado inadecuado pueden dañar nuestros pies.

Los médicos especializados de la Clínica New Life señalan que se puede considerar como una lesión de pie a cualquier cosa que produzca dolor, inflamación, limitación en los arcos del movimiento y, por ende disminución en la calidad de vida de la persona. Esto puede derivarse de traumatismos y de procesos metabólicos del organismo.

Nosotros somos sus peores enemigos…

Para el experto Chumacero las lesiones de pies más frecuentes son las derivadas por esguinces, torceduras de uno a dos grados, fasicitis plantar; que es la inflamación de la musculatura de la planta del pie, y que puede generar dolores tan intensos que imposibilitan a las personas para realizar sus acciones cotidianas. Muchos de estos daños a los pies proceden de malos hábitos de vida, y Chumacero te dice 5 de ellos.  ¡Descúbrelos!

  1. Uso de calzado inadecuado. En esencia tan sólo usar zapatos ya va en contra de la anatomía del pie, ya que contrae y limita el movimiento haciendo que determinadas zonas musculares se tensen. Recuerda, un mal calzado es aquel que no tenga soporte al arco ni al talón, además de que sea demasiado duro; los dedos deben moverse con libertad.
  2. Sobre uso de la extremidad.Los deportes de alto rendimiento como el atletismo, puede provocar dolor.
  3. Correr sobre la calle. Lo duro del pavimento puede generar lesiones si no se realiza un calentamiento previo.
  4. Una dieta baja en calcio.

De acuerdo con el experto las consecuencias de estas lesiones de pies pueden ir más allá del dolor; en casos graves se puede producir un acortamiento del músculo y perder de manera prolongada  el movimiento. Para evitar esto, el especialista recomienda lo siguiente:

  1. Reconocer cuando el organismo nos está diciendo que algo anda mal.
    2. Sumergir los pies en agua y agregar a ésta una cucharadita de sal y poco de vinagre.
    3. Hacer masajes con rodillos. Para ello puedes congelar una botella con agua.
    4. Estirar tus pies con una toalla. Colócala en la plata del pie y jala hacia arriba.

Si una lesión no sana en menos de 15 días, se puede hacer crónicas. Es por ello por lo que debes acudir con un especialista.

Textos y fotos: elmundoal instante.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *