Por Guillermo Romero Salamanca

No son ni serán las últimas acusaciones contra el papa Francisco. Desde el mismo momento de su elección, el 13 de marzo del 2013, los tradicionales enemigos de la Iglesia, sin escucharlo, sin conocerlo comenzaron a lanzar acusaciones de toda índole. Lo tildaron hasta de amigo de los regímenes militares en Argentina. Le investigaron su vida personal, emocional, sentimental y sus pensamientos.

Nada encontraron, pero lo atacan por cualquier cosa. Le han puesto en sus labios declaraciones que no ha dicho, frases que nunca ha pronunciado, escritos que jamás ha redactado. Pero todo obedece a un grupo de enemigos de la Iglesia que, por tradición, ha deseado su destrucción desde los primeros siglos.

Resultado de imagen para Andrea Tornielli

Andrea Tornielli, vaticanista, periodista del periódico “La Stampa” y responsable del sitio web “Vatican Insider”, colabora con varias revistas italianas e internacionales. Es el autor del bestseller, escrito con el Papa Francisco, El nombre de Dios es misericordia. Foto edizpiemme.it

El periodista Andrea Tornielli, de lastampa.it, escribía hace unos días que los ataques son permanentes. “La clamorosa decisión del diplomático vaticano de violar el juramento de fidelidad al Papa y el secreto profesional representa el enésimo ataque contra Francisco desplegado organizadamente por los mismos ambientes que hace un año trataron de llegar a una especie de “impeachment” doctrinal, después de la publicación de la Exhortación “Amoris laetitia”. Aquella estrategia no funcionó”.

Este año, aprovechando el viaje del Papa Francisco a Irlanda y con una planeación mediática por un grupo de periodistas que desean ser famosos, crearon un escándalo con la publicación del dossier de monseñor Carlos María Viganò, ex nuncio de la Santa Sede en Los Estados Unidos, en el cual se va lanza en ristre contra el Papa a quien pide hasta su renuncia.

El documento contiene una serie de acusaciones contra posibles encubrimientos del Papa Benedicto XVI con el cardenal estadounidense de 83 años Theodore McCarrick, emérito de Washington, que habría tenido relaciones homosexuales con seminaristas adultos y sacerdotes, en la década de los ochenta. Ante esos hechos, este mismo Pontífice no solamente le pidió la dimisión, sino que lo expulsó de la Iglesia.

Se regodearon los periodistas de marras porque el público sólo lee titulares y los llamados memes salen a relucir en redes sociales.

Hasta afamados corresponsables cayeron en la trampa. Pero, como eso les da rating, procedieron a seguir con una nueva historia contra el Papa Francisco. Después sacan libros que pretenden vender a como dé lugar.

Rodrigo Ayude, periodista y teólogo describe la situación en la cual han metido al Papa Francisco. Foto pastoralsantiago.org

“Es un hecho contrastable que la publicación del documento contaba con una estrategia de comunicación estudiada, para aprovechar la atención mediática del viaje papal a Irlanda”, escribía el periodista y teólogo Rodrigo Ayude.

“Era previsible que el interés de los medios no estuviera tan directamente centrado en el Encuentro Mundial de las Familias como en el modo en que Francisco afrontaría la maltrecha reputación de una Iglesia irlandesa como consecuencia del duro calvario de los abusos sexuales. Ese foco mediático confirió al dossier Viganò un contexto favorable para generar lo que en periodismo suele llamarse ‘una tormenta perfecta’”, agregó el escritor.

“El dossier se publicó al mismo tiempo en varios portales de Internet (LifeNews, Infovaticana, La Verità, National Catholic Reporter y en los blogs de algunos periodistas), en diferentes lenguas (italiano, español e inglés) y a una hora preestablecida, traducido y listo para difundirse. Esos sitios web comparten una línea editorial crítica contra el pontificado de Francisco, como se puede verificar con una rápida lectura a sus archivos de noticias”, anunció el experimentado periodista, especializado en escándalos contra el Pontífice.

«Creo que el comunicado de Viganò habla por sí solo, y ustedes tienen madurez profesional para sacar conclusiones», les dijo el Papa a los periodistas durante el vuelo de vuelta a Roma desde Irlanda y los invitó a leer el informe de 11 páginas divulgado por el ex nuncio apostólico en Estados Unidos.

El daño estaba hecho. Se había creado un escándalo, involucrando a la Iglesia, a los católicos del mundo entero y al mismo Papa.

Van por la frase del filósofo y escritor inglés Francis Bacon en su obra “De la dignidad y el crecimiento de la ciencia: “Calumniad con audacia; siempre quedará algo”.

El Papa y la Iglesia saben que vendrán nuevos ataques, incluidos los mediáticos, con falsas noticias y con oración se preparan a diario.

Resultado de imagen para el papa orando

Todos los días el Papa Francisco pide orar por él. Sabe de los múltiples ataques a que está expuesto. Foto Santa Sede.