El expresidente de Estados Unidos, Barack Obama, en 2016 (izquierda) y en 2008 (derecha), durante su mandato – EPA

Han demostrado que el estrés afecta a las células madre de los folículos y provoca el blanqueamiento del pelo de ratones de laboratorio

Cuenta una historia apócrifa que, tan solo dos días después de ser presentada ante el Tribunal Revolucionario, en París, el cabello de María Antonieta sufrió un repentino cambio. La reina depuesta, víctima de los ardores revolucionarios, se presentó cansada y fatigada ante la guillotina. Su cabello, que antes blanqueaba con harina, había quedado lleno de canas en solo una noche.

Este prematuro blanqueamiento del pelo, que se conoce como síndrome de María Antonieta, se suele achacar al estrés y es fácil de reconocer en las fotografías de los presidentes de gobierno antes y después de asumir el poder. Sin embargo, no fue hasta este miércoles cuando los científicos han podido confirmar que, en efecto, el estrés blanquea el pelo.

«Todo el mundo cuenta cómo el estrés afecta a su cuerpo, en especial a la piel y al pelo –dijo Ya-Chieh Hsu, autora senior de un artículo que se publicó en la revista « Nature» e investigadora en la Universidad de Harvard–. Nosotros quisimos entender si esta conexión es cierta y cómo el estrés provoca esos cambios».

100.000 folículos en el cuero cabelludo

En el cuero cabelludo existen, por término medio, 100.000 folículos pilosos, las «raíces» de los pelos. Permiten que los cabellos crezcan a un ritmo de un centímetro cada 28 días durante un tiempo de hasta siete años, antes de caerse y regenarse. Y en cada folículo existe una pequeña reserva de células madre que se va perdiendo con el tiempo y cuya finalidad es generar melanocitos. Estos son los responsables de producir una combinación de pigmentos, determinada genéticamente, que le da su color al pelo de cada persona.

A medida que se envejece, estás células madre se agotan y los melanocitos van muriendo, por lo que los pigmentos comienzan a escasear y acaban naciendo pelos de color gris o blanco. Además, algunas deficiencias alimentarias o el vitiligo pueden blanquear el pelo.

Los investigadores estaban estudiando la respuesta al dolor de ratones de laboratorio cuando observaron que varios de ellos desarrollaban canas en poco tiempo. Intrigados, comenzaron una investigación para tratar de entender por qué. Después de exponer a estos animales ante varios agentes perturbadores, como una inyección para activar la respuesta de dolor y el estrés, confirmaron que el estrés afecta a las células madre que originan los melanocitos. Estas células se ven afectadas tan solo cinco días después de que los animales estén expuestos a los daños.

Los posteriores análisis han permitido comprobar que las terminaciones del sistema nervioso simpático, que controla por ejemplo los reflejos, liberan noradrenalina en las proximidades de las células madre que generan los melanocitos, disparando su diferenciación y agotamiento.

Esto implica que se podrá estudiar si es posible ralentizar o detener el blanqueamiento del pelo. Pero, mucho más allá de lo estético, lo más relevante es que esta investigación demuestra la existencia de un modo por el que el estrés podría afectar al funcionamiento de las células madre incluso en lo más profundo del organismo, fuera de nuestra vista, tal como han explicado en un artículo de análisis Christopher D. Deppmann y Shayla A. Clark, investigadores de la Universidad de Virginia. De hecho, esto podría explicar por qué el estrés acelera el envejecimiento y afecta al sistema inmune.

«Los futuros estudios tendrán que establecer si los mismos mecanismos ocurren en tejidos humanos», ha explicado a este periódico Ya-Chieh Hsu. «Tanto el sistema que produce los pigmentos como los neurotransmisores del sistema simpático son muy similares en ratones y humanos, así que tenemos bastante esperanza de que así sea».

De momento, los investigadores se centrarán en investigar cómo el estrés afecta a las células madre de la piel, para comprender mejor cómo los nervios interaccionan con estas.

Sea como sea, tener el pelo gris no es un problema. Entre los gorilas de montaña las canas son la marca distintiva de los líderes, los «espalda plateada». Para las personas, las canas parecen ser una señal de experiencia y liderazgo. Lo peligroso y lo que se debe evitar es la guillotina del estrés.

Textos y fotos: elmundoalinstante.com

También puede leer: