El número de nacimientos múltiples ha aumentado considerablemente en los últimos años. Siendo un colectivo tan numeroso es necesaria mucha información y creemos que sería adecuado tener UN DÍA MUNDIAL DE LOS NACIMIENTOS MÚLTIPLES y proponen el 26 de septiembre, día de San Cosme y San Damián, santos gemelos, para celebrarlo.

Por Lina María Torres

“¿Eres cuatrilliza?”, es la pregunta cotidiana –acompañada con una cara de asombro– con la cual terminas acostumbrándote después de 26 años. Algo que hace parte de mi cotidianidad, es sorprendente para los demás.

En la Clínica Palermo de Bogotá, el 15 de marzo de 1992, los hijos de Lilia García y Jairo Torres: Lina María, Myriam Yaneth, Francisco y John Jairo.

Sí, con mis dos hermanos y hermana, somos parte de esos casos especiales, poco comunes, nacidos de un solo tacazo como dice mi papá. Se preguntarán, ¿son parecidos entre ustedes?, ¿son unidos?, o ¿sienten algo cuando a sus hermanos les ocurre algo?

Resulta que, aunque estuvimos juntos desde nuestro primer segundo de vida, somos total y completamente distintos, porque los dedos de la mano no son iguales, expresión repetida por mi mamá cada vez que le preguntábamos porqué consentía más a uno que a otro.

Podría escribir párrafos enteros, describiendo a cada uno de mis tres hermanos, pero no sería objetiva, desde mi posición como hermana mayor –por un minuto de diferencia, pero aun así la mayor–, así que mejor podría contarles, mi experiencia como cuatrilliza.

Evidentemente, tuvo sus ventajas crecer con niños con la misma edad, pero también sus contras. ¡Siempre tenía con quien jugar, hacer travesuras, y nunca estaba sola, sumado a eso, tuve tres mamás! No era tarea fácil, cuidar 4 bébés, cambiar pañales, alimentarlos, cuidarlos, en fin, así que, junto a mi mami, estaban mis tías Myriam y Claudia, grandes mujeres que, hasta el día de hoy, siguen acompañando mi camino.

Los primeros años de estudio. Trataban de uniformarlos, pero…Foto Archivo personal.

Pero no todo era color de rosa, quién dijo que era fácil ganar la atención, ¿“luchando” con los otros tres? y en eso si que era una experta. Me cuenta mi mamá, que yo lloraba de manera inconsolable, esperando mi turno para mi biberón, que siempre encontraba la manera para lucirme, así que, como podrán imaginar la hija rebelde, extrovertida, e impulsiva, soy yo.

No solo era ganar la atención de mis papás, era ganar privilegios y burlarme de mis hermanos por hacerlo. De niños, estudiamos en colegios distintos, colegio de monjas para nosotras, y de curas para ellos. Supongo que, tanto para mis hermanos como para mí, no era agradable las continuas preguntas, de los vecinos y demás allegados a la familia, ¿quién es el más juicioso?, ¿el más inteligente?, ¿quién hace?, ¿quién no?, ¿quién?

Ninguno es más que el otro, distintos pero complementarios.

A los curiosos les contesto: no, no siento cosas cuando a mis hermanos les pasa algo, y no, no somos unidos, no compartimos gustos, ¡ni siquiera amigos! Pero eso no quita, que ame a mis hermanos con cada centímetro de mi alma, cada uno tiene sus virtudes y sus defectos. Crecer con ellos forjó mi carácter, ver la manera como mis padres lograron sacarnos adelante a los 4, profesionales, con todo y lo que eso implica. Nacer con mis hermanos, no nos hizo un único ser, pero en definitiva siempre seré parte infaltable de los cuatrillizos Torres García.

Los cuatrillizos profesionales. John Jairo, contador público; Miryam Yaneth, ingeniera química; Francisco, Ingeniero de Transporte y Vías y Lina María, Profesional en Gobierno y Relaciones Internacionales. Foto archivo personal.