La cuarentena ha dejado cosas positivas, sobre todo, para la naturaleza que se ha visto gratamente beneficiada: en China la caza de animales marítimos y terrestres ha tenido una desaceleración importante y hasta la prohibición del consumo de muchos de ellos. En los canales de Venecia hubo avistamiento de delfines, acontecimiento que también pasó en Cartagena y Santa Marta en Colombia. En el Golfo de México las playas están inundadas por flamencos rosados.

“Estos eventos han despertado la necesidad de cambiar algunos de hábitos de las familias. Y, aunque cada vez es más común escuchar la importancia de reciclar, ahorrar agua, disminuir los residuos y evitar los plásticos de un solo uso, existen otros métodos igual de significativos que pueden contribuir al cuidado ambiental”, dice Óscar Ospina, gerente de marketing y estrategia de Baterías MAC.

Realizar el mantenimiento a su debido tiempo

Cuando el vehículo tiene acumulada una serie de averías que no son revisadas a tiempo, se genera un sobre esfuerzo que impactará negativamente el medio ambiente, además del bolsillo porque tendrá que pagar más dinero para repararlo. De ahí la importancia de hacer el mantenimiento a tiempo y seguir el calendario indicado al hacer la compra. Además, se debe ser riguroso con la revisión de cada una de las partes: si la presión del aire de las llantas no es el que se indica en el manual de vehículo, se genera fricción y un desgaste de gasolina dando como consecuencia una alta generación de gases negativos para la calidad del aire.

Compartir carro puede ser la mejor opción para que los trayectos en la ciudad sean mucho más cómodos, económicos y amigables con el medio ambiente,

Tubos de escape y catalizadores limpios

El tubo de escape o exhosto, juega un papel importante en la admisión, compresión y combustión del motor para procesar la gasolina y generar la potencia que el carro necesita. En este ciclo, se desarrolla CO2 y el sistema de escape capta la mayor cantidad de sustancias nocivas, evitando que una gran cantidad llegue al ambiente. Si este no está en óptimas condiciones, habrá fugas y una mala combustión que producirá humo. Además, se pegarán residuos reduciendo su área de expulsión, disminuyendo la capacidad del vehículo.

Batería de calidad

La batería es la energía del carro, parte de la potencia del mismo depende de esta imprescindible herramienta. De allí la importancia de tener una de calidad que permita de forma eficiente el proceso de combustión, hasta la activación de los demás accesorios como radio, aire acondicionado, limpia parabrisas, entre otros, sin generar un esfuerzo adicional que termine en un desgaste y sobreesfuerzo emitiendo mayor cantidad de gases tóxicos. “Se aconsejan baterías libres de mantenimiento y con tecnología Cycle Plus, que ayudan a confiar en tener las partes de mejor calidad y a disminuir los costos de las revisiones”, agrega Óscar Ospina.

Compartir carro

Un conductor que va solo en su vehículo y recorre 1.000 km, emite aproximadamente 250 kilos de dióxido de carbono. Esto quiere decir que, si 100 autos recorren la misma distancia, son cerca de 25.000 los kilos de CO2 que están siendo emitidos a la atmósfera. Por eso, si varios de esos solitarios conductores decidieran compartir su carro con otras personas, el impacto de las emisiones de carbono en el ambiente sería mucho menor, al haber menos autos en las vías.  No en vano, autoridades como la Secretaría de Ambiente de Bogotá, asegura que la mayor fuente de dióxido de carbono al año es el transporte terrestre, emitiendo el 60,15% de la cifra total, es decir, más de 4 millones de toneladas de CO2. Algo parecido puede ocurrir en otras ciudades.

Por estas y más razones, el compartir carro puede ser la mejor opción para que los trayectos en la ciudad sean mucho más cómodos, económicos y amigables con el medio ambiente, pues contribuyen a mejorar la calidad del aire, la calidad del tráfico y, en general, la calidad de vida de las personas. (GRS).

También puede leer: